Los Palmeros Viven
Los Palmeros Viven

Vídeos – ¡Los Palmeros Viven!

Por Robert Vargas
Aquellos niños y niñas, junto a su maestra, ya están entrenados. Ella les hace un conteo: “¡Uno, dos y tres! y los chiquillos gritan fuerte. sonrientes y al unísono: “¡ Los Palmeros Viven !”.

Todos conocen la historia de aquellos cuatro jóvenes revolucionarios que el día 12 de Enero del año 1972 murieron con la cara al sol y los fusiles en las manos, como los valientes.

Se saben a la perfección los nombres de sus héroes: Amaury Germán Aristy, Virgilio Perdomo Pérez, Ulises Cerón Polanco y Bienvenido Leal Prandy (La Chuta).

De hecho, la escuela en la que estudian lleva por nombre “Los Palmeros” en honor a “los muchachos” de los Comandos de la Resistencia que plantaron resistencia a miles de soldados y policías puestos al servicio de la dictadura de Joaquín Balaguer.

Curioso, los verdugos que ordenaron matarlos pretendieron borrar de la faz de la tierra el ejemplo de “Los Palmeros” y ahora resulta que los olvidados por la historia son ellos, no estos cuatro chicos convertidos en hombres libres.

Ayer, día 12 de Enero de 2017, volvió a repetirse la escena, con estudiantes nuevos y con viejos revolucionarios que, a pesar de los años y de que el invierno sobresale en sus cabezas, mantienen el mismo espíritu indomable de sus años de primavera y  el ardor de sus veranos.

Ocurrió a orillas de la autopista Las Américas, a poca distancia de aquella vieja casona donde se dieron los primeros combates entre las tropas gubernamentales y Los Palmeros.

Esa casona es hoy una escuela que lleva por nombre “Los Palmeros”, no el nombre de ninguno de los que los persiguieron.

Ironía de la vida.

Junto a la autopista Las Américas está el monumento que fue construido en su honor y, al fondo, quizás a unos 200 metros, o menos, está la cueva desde la cual dos de los revolucionarios disparaban sus fusiles causando estragos entre los agresores.

Para poder vencerlos, el Ejército, la Policía, la Marina y la Fuerza Aérea usaron miles de hombres.

Fueron tantos los hombres que usaron, que dejaron la capital sin seguridad policial y los muchachos del liceo Juan Pablo Duarte y de la escuela Paraguay, se hicieron  a las calles sin encontrar a su paso a las fuerzas policiales.

El miedo se apoderó aquel día de la dictadura de Joaquín Balaguer enfrentado a solo cuatro hombres que llevaban las frentes llenas de estrellas.

Por eso la desproporción de las fuerzas.

Hasta Estados Unidos envió un avión para ubicarlos y poder abatirlos.

Aquella cueva histórica aún está preservada.

Desde dentro de ella brotan dos enormes y fuertes árboles que parecen ser sus custodios, con sus hojas al sol siempre moviéndose libres como el viento, como libres son Los Palmeros.

Ayer ocurrió lo que nunca había sucedido en ese lugar: Doña Manuela Aristy, madre de Amaury convocó a un homenaje para un hombre que nunca participó de las lucha sosciales, que no fue perseguido, torturado, encarcelado ni desterrado: el ex líder de Santo Domingo Este, ex alcalde Juan De los Santos.

Ella pidió un minuto de aplauso en su memoria y todos aplaudieron con entusiasmo, más de un minuto.

Fue Juancito quien colaboró en forma activa para que fuera construido el monumento a Los Palmeros.

Nadie aplaudió a los asesionos, a los verdugos.

Pero todos llevaron en su mente la imagen de los chiquillos y la maestra gritando “¡Vivan Los Palmeros!”.

Un día los ideales de “los muchachos” se harán realidad.

Los puños en alto de  los chiquillos y la maestra así lo hacen entender.

 

Videos de Ciudad Oriental en Youtube
Videos de Ciudad Oriental en Youtube

Vea también

Luis Abinader dice en Brisas del Este que servicios de salud deben ser gratis en hospitales públicos + Vídeo

Por Robert Vargas El pre candidato presidencial por el Partido Revolucionario Moderno, (PRM), Luis Abinader, …

En el “Carreteo 27” hablaron de “tomar las armas”, “darle pa´bajo” al gobierno y le hicieron un llamado a policías y militares

Por Robert Vargas El denominado “Carreteo 27”, que fue una protesta contra las frecuentes subidas …

Comentarios: