Destacadas de CiudadOriental.comSociales

Luis Alberto nos visitó en Ciudad Oriental… y de esto conversamos

Por Robert Vargas
Recibimos en la sede de Ciudad Oriental la grata visita de nuestro amigo Luis Alberto Tejeda, a quien vimos rebosante de optimismo, como siempre. Nunca ha sido de otra manera.

Es todo un caballero y un trabajador incansable, siempre con un nuevo proyecto empresarial en ejecución o planificándolo.

Su visita, originalmente sería de unos “diez minutos”, pero se extendió casi una hora.

Conversamos de política, de la situación del país, de lo que acontece en su Partido de la Liberación Dominicana y, sobre todo, del impacto de la pandemia del nuevo coronavirus, de las muertes que ha provocado la Covid-19 y de su percepción sobre el avance de esta enfermedad.

Cuando llegó, cruzó ágil la pequeña puerta en la verja perimetral y, ágil como siempre se aproximó hasta la pequeña galería.

La clásica taza de café con nuez moscada no podía faltar. Cinthia y yo lo recibimos exactamente con las mismas atenciones que él nos recibe en sus oficinas o en la casa de su madre, allí en Alma Rosa.

Sobre política tratamos distintos temas, tanto los referentes al municipio Santo Domingo Este, como a lo que acontece en el PLD.

Como se trató de una conversación privada y no pregunté si podía publicarlo, no lo haré.

Pero sí les comentaré de que él está extremadamente preocupado por el avance del coronavirus. Él teme padecer un nuevo contagio. Ya padeció de Covid-19 y no quiere volver a vivir esa experiencia.

Está súper asombrado del comportamiento que tiene la población en las calles donde mucha gente no quiere ni siquiera usar mascarillas.

-“Hermano Robert, yo que ando por tantos campos puedo decir que es increíble lo que estoy viendo. Esto, en caso de seguir así, no va a parar en nada bueno”, me comentó.

Luis Alberto es un empresario con miles de empleados distribuidos en todo el territorio nacional.

Unos trabajan en sus empresas inmobiliarias, de combustibles, comunicaciones, de acero, constructora, de producción lechera, en los invernaderos o en las agencias de loterías, entre otras.

Como empresario, él conoce a la perfección el impacto que ha tenido la pandemia en la economía.

Y, mientras esta se desarrolla de forma implacable, ha reforzado sus sentimientos de solidaridad y de respeto a la amistad sincera.

-“Hermano Robert, en estas navidades quise venir personalmente a expresarle mi aprecio y gratitud”, me dijo mirándome directo a los ojos. Así le habló también a Cinthia.

Se trata de una amistad que se ha consolidado con el paso del tiempo, desde antes de él estar en política, y mucho tiempo antes de ser diputado y aspirante a alcalde.

Cinthia se proponía comentarle del seguimiento que le da a su esposa Noemí en las redes sociales, donde ella, doctora en medicina al fin, da consejos de nutrición, entre otras cosas.

No fue posible desarrollar otros temas porque se aproximaba el toque de queda y quería llegar temprano a su casa.

Cuando se marchaba, un grupo de jóvenes que estaba a unos 30 metros lo saludaron de manera efusiva. Él avanzó hacia ellos con firmeza y decisión y los saludó a todos con apretones de manos.

-“Luis Alberto, se ve que tú haces falta”, le comentó uno de los jóvenes y él les sonrió, como de costumbre.

Esa sonrisa refleja que ciertas aspiraciones no han sido abandonadas.

Su visita la agradecemos y valoramos en su justa dimensión puesto que, con esto del coronavirus, nadie sabe si es la última vez que nos vemos.

En estos tiempos de crisis sanitarias hemos aprendido a valorar cada día más las amistadas sinceras y la de Luis Alberto, es una de esas amistades que valoramos inmensamente.

Compartir:
Botón volver arriba