Destacadas de CiudadOriental.comIdeologías

“Mensajeros de Dios” en un ambiente cargado de hipocresía y simulaciones en el ASDE + Vídeo

COVID-19 República Dominicana

Confirmados:
196,591
Fallecidos:
2,461
Recuperados:
145,115
Activos:
49,015
Actualizado el: 20 enero, 2021 - 3:04 AM (-04:00)

Por Robert Vargas
Antes de cada sesión del Concejo de Regidores del Ayuntamiento de Santo Domingo Este, algún “mensajero de Dios” se levanta de su asiento para hacer una oración y desear todo lo bueno para el municipio y los concejales.

En realidad, pocos creen en lo que hacen y, por lo bajo, algunos admiten que esas oraciones son simples y puros actos cargados de hipocresía y simulación con los que se pretende esconder algunas acciones nada santas.

Por regla general, quienes hacen sus oraciones son regidores evangélicos. Nunca lo hace un católico.

Se ha convertido en una norma que quien presida el Concejo llame a alguien a que suba para hacer su oración de la jornada para colocar la sesión “en las manos de Dios”.

Si el Presidente no convoca a hacer esa oración, a algún miembro del concejo se le ocurre gritar: “¡La oración!”.

Y entonces sube un cristiano o cristiana.

En la gestión pasada, como el PQDC tenía entre los regidores a dos pastores, eran estos quienes se dedicaban a esa tarea.

Como un día faltaron los dos pastores evangélicos, seguidores del pastor Dío Astacio, entonces subió a “orar” el regidor Manuel Soto Lara, quien dio una oración que todo el mundo disfrutó, aunque este concejal no sea considerado un “enviado del señor”. Sin embargo, él se anduvo sin dobleces y supo poner el dedo sobre la llaga.

De lo que sí se puede estar claro es que, tras esas oraciones “al todopoderoso”, están escondidas sórdidas negociaciones y abundantes acciones tipificadas por los mismos concejales como “corruptas”.

Sin embargo, todos están tranquilos porque Dios está dispuestos a perdonarlos cuantas veces sea necesario.

¿Cinismo o sinceridad? Regidores del ASDE se “perdonan” sus ofensas del año 2018

Compartir:
Botón volver arriba