Destacadas de CiudadOriental.comOpiniones

Víctor Martínez ejemplo de perseverancia

Por José Bujosa Mieses
Si en república dominicana se premiará la perseverancia no me cabe dudas que le seria otorgado ese reconocimiento a Víctor Martínez.

Este humilde líder comunitario dominicano, nacido y criado en el barrio de Villa Consuelo, con residencia en los Estados Unidos, en el condado de Rhodes Island viene reclamando durante 61 años a los gobernantes de turno su intervención para dar con el paradero de los restos de su padre y dos hermanos asesinado el 5 de junio de 1961 por Ranfis Trujillo.

Desde ese infausto día Martínez no ha descansado en lograr el hallazgo de los restos sepulcros de   sus familiares sin encontrar respuestas de los gobiernos e instituciones destinadas a esclarecer crímenes como este.

Como doliente viene sufriendo a lo largo de esos años la indiferencia e indolencia de quienes están en la obligación de responder y/o atender crímenes de estados como este en los que perdieron la vida tres soldados dominicanos pertenecientes al Ejército Nacional.

Martínez, cuando se enteró del triple asesinato de su padre Tte. Jose Manuel Nuñez (Padre) y de sus hermanos, los sargentos Wenceslao Taveras (Martín) y Jorge Taveras era apenas un adolescente quien desde ese infausto acontecimiento inició la búsqueda que lo condujera al hallazgo de sus familiares.

‘’La Venda Transparente’’ 

En medio de esta terrible pesadilla, el 20 de febrero del 2014 vio en la revista ‘’La Venda Transparente’’ del profesional de la fotografía Raifi Genao las imágenes de tres cadáveres, desnudos, al lado uno del otro arrojados a la playa por las aguas del mar Caribe.

Ansioso por conocer que los cadáveres publicados en la referida revista se correspondían con los de sus familiares, inicio un experticio la imagen llegando a la conclusión en un 99% que eran los de su padre y hermanos.

Desesperado por conocer donde, cuando y como el fotógrafo había localizado la dantesca imagen se comunicó con él y este, según Martinez, de manera displicente escucho su lamento    sin ofrecerle una respuesta satisfactoria a sus interrogantes.

La conversación finalizó con la promesa de que en otra llamada telefónica él podía darles respuestas a inquisidoras preguntas. Momento que jamás se produjo porque Genao nunca jamás le respondió sus insistentes llamada. 

Opiniones de personas vinculantes a Genao revelan que este localizó la imagen en el archivo fotográfico del Palacio Nacional, cuando era fotógrafo al servicio de la presidencia durante el gobierno de Don Antonio Guzmán.

Ante la poca colaboración encontrada en Genao, Martínez no ha dejado de perseverar en conocer el lugar donde aparecieron los cadáveres insepultos arrojados por las aguas del mar Caribe según se observa en la foto.

Como un Quijote    

Como un Quijote cabalgando en su Rocinante en busca de encontrar la verdad sobre el destino de los restos de sus familiares, Martínez no ha cesado en expresar, por los cuatro vientos, el trauma que le ha acompañado durante 63 años.

En su viacrucis vuelve apelar a su perseverancia clamándoles al presidente Luis Abinader que designe una comisión de las Fuerzas Armadas y el Ministerio de Cultura para que por primera vez se inicie una investigación que revele el destino final de los restos de sus familiares. Tan confiado esta de que llegará el día en que se producirá el hallazgo esperado que ya tiene construido un panteón en el cementerio Cristo Salvador con tres lapidas con los nombres de su idolatrado padre y hermanos.

Se recuerda que los tres militares pertenecían a la escolta del General Pupo Román, jefe del Ejercito, en el momento que se produjo el magnicidio contra el sátrapa.  Y como este fue parte de los conjurados fue detenido por los cuerpos de seguridad del régimen y sometido a crueles torturas que concluyeron con su muerte. El mismo día, 5 de junio 1961, que fueron fusilados los familiares de Víctor Martínez por ser de la escolta del yerno de Trujillo.

El crimen no prescribe

Como el crimen no prescribe, Martínez no ha cesado en reclamar la colaboración del Estado Dominicano y sus organismos correspondientes en el esclarecimiento de este triple asesinato. Su perseverancia lo ha motivado a la publicación de un libro intitulado: ‘’ Víctor Martínez Panteón Abierto’’.

Martínez reside en Rhode Island, Estados Unidos, país al cual emigró luego de participar en la Guerra del 24 de abril de 1965 y desde donde ha logrado desarrollar un ferviente liderazgo entre la comunidad dominicana de esa ciudad.

Asimismo, su trabajo comunitario se conoce en el barrio de Villa Consuelo donde fundó la escuela profesora Mariana Matas donde se imparte docencia gratuita a niños (as) del primer nivel educativo. En reconocimiento a su perseverante lucha en defensa de la memoria histórica la Fundación Amaury Germán Aristy develó recientemente un banco en el Parque Memorial Los Palmeros con los nombres de sus familiares asesinados y desaparecidos.

Cuando en el país se establezca el Premio a la perseverancia, no hay dudas que Víctor Martínez será el primer nominado.

Compartir:
Botón volver arriba