ASDEDestacadas de CiudadOriental.com

Eucaristía auspiciada por el ASDE confirma soledad prematura del poder afecta a Manuel Jiménez + Vídeo

Por Robert Vargas
Ante «los ojos de Dios» ha quedado confirmado hoy que el alcalde de Santo Domingo Este, Manuel Jiménez, está afectado por una acelerada y prematura soledad del poder.

Jiménez se ocupó de auspiciar una eucaristía que fue oficiada por monseñor Benito Angeles, en la imponente Parroquia Stella Maris, sede de la Vicaria Episcopal Territorial Santo Domingo Este, cuya terminación fue asumida hace varios años por el ex alcalde Juan de los Santos con fondos del municipio.

El acto religioso fue convocado para las 8:00 AM «en punto», pero casi 30 minutos después no había iniciado.

Sentado en primera fila estaban el alcalde, su esposa, la Vice Alcaldesa Angela Henríquez; el Presidente del Concejo de Regidores Franklin Marte y el Director del la Industria Nacional de la Aguja, Paúl Almánzar Hued, quien fue el único funcionario de fuera del ASDE que lo acompañó.

Detrás de Jiménez, estaba sentado su fiel asistente Jeancarlos Simanca y su guardaespalda, un joven oficial de la Armada que es como su sombra.

Junto a estos estaban otros nueve regidores, que, al final de la homilía sumaron 17, de 33 que tiene el Concejo.

En la otra fila de bancos se sentaron oficiales del Cuerpo de Bomberos de Santo Domingo Este y funcionarios de la Administración del ASDE.

Detrás, todos los bancos estaban vacíos. Sin público, sin  calor humano.

Ese tipo de situaciones, por lo general, se presentan cuando un gobierno está a punto de finalizar, pero este no es el caso, puesto que hoy se celebra apenas el primero de los cuatro años de gestión para los que fue electo Manuel Jiménez.

Benito Ángeles, que estaba de pie en medio de las dos filas de bancos esperando para iniciar el acto litúrgico, ya no aguantó más y, a las 8:30 AM hizo un ademán y el coro comenzó a cantar y él a caminar hacia el púlpito.

Mientras tanto, allí estaba Manuel Jiménez, sin pueblo, sin nadie que quisiera expresarle su respaldo y solo acompañado por un grupo de regidores, otros escasos empleados del ASDE, unos bomberos y Paúl Almánzar. Nadie más.

Eso es extraño en una gestión que se inauguró hace apenas un año tras aplastar Jiménez, de manera convincente, a su rival Luis Alberto Tejeda.

Esta soledad prematura del poder confirma además que, aunque Manuel Jiménez diga lo contrario, él va perdiendo prestigio y popularidad entre la población y que esta parece que lo percibe de manera negativa.

Cuando Juancito y Domingo Batista eran alcaldes, la situación era totalmente distinta.

Compartir:
  • 42
    Shares
Botón volver arriba