ASDE

Regidores aprueban pagos contratos con graves indicios de irregularidad

Por Robert Vargas
El Concejo de Regidores del Ayuntamiento Santo Domingo Este, (ASDE), aprobó ayer pagar dos contratos por casi 19 millones de pesos con graves indicios de irregularidad que, en caso de no ser corregidos, podrían ser motivos de que más de un concejal y otros funcionarios sean enviados a prisión, en caso de que sea lanzada una investigación en profundidad.

Durante la sesión del Concejo realizada la víspera, quedó al descubierto la forma rocambolesca en que la mayoría de los concejales lograron ponerse de acuerdo para autorizar los pagos de dos contratos que, según demostró el regidor Daneris Santana, del Frente Amplio, estaban afectados de irregularidades que riñen con la ley de compras y contrataciones del Estado.

No solo eso, sino que uno de los regidores, vinculados por «lazos familiares» a  uno de los  beneficiarios de los contratos, participó en los debates del tema, abogó por su aprobación y, definitivamente, se implicó en la votación y votó a favor de que sean hechos los pagos en abierto desprecio a la ley que se lo prohíbe.

Pinturas como esta están en los distinto sniveles del Palacio Municipal, fueron compradas de grado a grado, según el regidor Soto Lara
Pinturas como esta están en los distintos niveles del Palacio Municipal, fueron compradas de grado a grado, según el regidor Soto Lara

La advertencia de que podrían  «ir presos» la hizo el regidor Danilo Mesa, mientras su colega reformista Tácito Perdomo dijo que a su edad, 70 años, no quería ir de nuevo a prisión «y menos por una cosa así».

Se trata de los contratos números 100-2016 y 101-2016 concertados por la entonces alcaldesa Jeannette Medina (por el ASDE) y sus beneficiarios iniciales, Javier Marino Sánchez Benítez y Dionisio Antonio Blanco Nina, por montos respectivos de  RD$8,326.000.00 y RD$10,669.000.00, en total, RD$18.995.000.00

Estos últimos se comprometían a entregar e instalar en el Palacio Municipal al menos 240 obras artísticas para decorar la edificación.

Los problemas comenzaron a quedar al desnudo cuando fue comprobado que la adquisición de esas obras no estaba incluida en el presupuesto de ingresos y gastos del ASDE para este año.

El 18 de agosto pasado, el Contralor Municipal, Pascual Disla Vásquez le envió una comunicación escrita a la Presidenta del Concejo de Regidores, Ana Tejeda, en la que le explicaba su «desacuerdo con estos expedientes lo que basamos en el literal w del artículo No. 154 de la Ley 176-07, ya que dicha compra no está contemplada en el Presupuesto de Ingresos y Gastos del presente año 2016».

Él recomendó que esos expedientes fueran conocidos por el Concejo de Regidores, para que fueran estos quienes decidieran la suerte de los dos contratos.

No obstante esas observaciones, el Contralor y la Comisión Permanente de Finánzas se pusieron de acuerdo para buscar una forma en la que justificar el pago.

En base a alegaciones no claras, ayer la Comisión Permanente de Finánzas, con el tampoco claro respaldo del Contralor, dio su visto bueno y pidió que los regidores lo aprobaran para que los beneficiarios recibieran los casi 19 millones de pesos, esto a pesar de que el regidor Manuel Soto Lara, que percibe algo sospechoso, le tiene colocado un acto de oposición a pago.

El asunto se agravó más cuando el regidor Danilo Mesa se percató de que existían otras irregularidades en la justificación para los pagos de los contratos que, en principio, estaban consignados a las compras de muebles para el edificio, y no para obras de artes, que entran en un renglón distinto en la Ley de Compras y Contrataciones.

Como el gasto de esos 19 millones de pesos en obras de arte no estaban en el presupuesto de este año, entonces Mesa sugirió una «coordinación» presupuestaria para salvar la situación y lograr que los artistas reciban la paga por su dinero.

Sin embargo, Daneris Santana, que se mantuvo siempre pendiente del debate, insistió en reclamar que alguien le mostrara en el Presupuesto el capitulo  en el que estaba consignado esa inversión, lo que nadie pudo hacer por una razón simple: esa adquisición no fue contemplada en el presupuesto de este año.

En algún momento, los debates derivaron hacia la forma en que fue hecha la licitación para la contratación de los artistas y Mesa dijo que la misma fue colocada en el portal del ASDE y en el de la Dirección de Contrataciones Públicas, con lo que quedaba resuelta la parte de la pubilicidad de la cuestión.

Mesa alegó que el Ayuntamiento no era culpable de que los demás artistas plásticos no se enteraran de esa licitación al no entrar al portal del ASDE en busca de posibilidades de negocios.

De repente, Santana, como si fuera un mago sacando palomas de un sombrero, dejó a todos con la boca abierta al mostrar copia de un cheque (por concepto de avance)  por casi 1.5 millones de pesos emitido a favor de uno de los artistas, Javier Marino Sánchez Benítez , varias semanas antes de que el anuncio de la licitación fuera colocado en el portal.

El cheque, luego fue anulado, pero quedó claro que había una irregularidad puesto que se consideró pagar un avance por la obra antes de que esta fuera licitada.

Al darse cuenta de las irregularidades, el regidor del PQDC Isaías Daniel Batista Jiménez, miembro de la Comisión Permanente de Finánzas, retiró su firma del informe, con lo que, solo quedaron cuatro firmándolo.

En total, esa comisión tiene siete miembros.

Los debates continuaron y varios regidores, consciente de las irregularidades, sugirieron que se buscara la forma de que se le pudiera pagar a los artistas para evitar que alguno de estos cometa suicidio.

Sin embargo, cuando ya se disponían a votar, el regidor Daneris Santana hizo una sorpresiva reclamación, que el concejal Alfredo Pichardo intentó evitar.

Pichardo entró a la discusión reclamando el «cierre de los debates» porque eso «ha sido suficientemente discutido».

La intervención de Pichardo provocó que Santana casi saltara de su asiento e hiciera una petición con cierto aire de dramatismo.

Exigió que algún regidor que tuviera relaciones de familiaridad con los beneficiarios del negocio de las pinturas con el ASDE se abstuviera de participar en los debates y hasta de votar.

Él no identificó al regidor que tenía esa presunta relación familiar con alguno de los beneficiarios y se produjo la votación, con 19 votos a favor.

Luego Ciudad Oriental supo a quién se refería Santana : nada más y nada menos que al regidor Alfredo Pichardo, el mismo que pidió el cierre de los debates.

Pichardo también votó de manera entusiasta por que le sean pagados los 19 millones de pesos a los artistas a pesar de las irregularidades comprobadas.

¿Cuál relación guarda Pichardo con el negocio de las pinturas?

El, directamente, ninguna.

Sin embargo, en el expediente del caso hay dos documentos claves: dos contratos de cesión de créditos de los artistas a favor de Pedro Arturo Pichardo González, hermano del regidor Alfredo Pichardo, quien sería el beneficiario final de gran parte de lo adeudado por el ASDE en el negocio de las pinturas.

La ley 340-06 establece que no podrán contratar con el Estado «los parientes por consanguinidad hasta el tercer grado, o por afinidad hasta el segundo grado, inclusive, de los funcionarios relacionados con la contratación cubiertos por la prohibición, asi como los conyuges, las parejas en unión libre, las personas vinculadas con análoga relación de convivencia afectiva o con las que hayan procreado hijos y descendientes de estos».

Así las cosas, las apariencia sugieren que en estos contratos para la adquisición de las pinturas no todo está claro.

La comisión de licitación, cuestionada por varios regidores, estuvo integrada por el Secretario General del ASDE, Juan López; la Directora de Planeamiento Urbano, Miguelina Santana y el ex Consultor Jurídico, José Sugilio.

Compartir:
Botón volver arriba