ASDEDestacadas de CiudadOriental.com

Manuel Jiménez le mintió al municipio y a los regidores; después se vio obligado a “recular” + Vídeo

COVID-19 República Dominicana

Confirmados:
259,260
+623 Nuevos
Fallecidos:
3,402
+5 Nuevos
Recuperados:
217,286
Activos:
38,572
Actualizado el: 14 abril, 2021 - 5:49 PM (-04:00)

Por Robert Vargas
Ya van dos. La primera vez que el alcalde Manuel Jiménez mintió a los regidores y al municipio ocurrió la semana pasada.

Si el regidor Luis Flores, de la Fuerza del Pueblo, no está atento, Jiménez habría logrado hacer pasar como verdad, algo que no lo era.

En esa ocasión el alcalde le mandó a decir al Concejo de Regidores que el Ayuntamiento de Santo Domingo Este había tenido algún tipo de protagonismo con el préstamo de unos 42 millones de pesos a comerciantes del mercado de Ciudad del Almirante, junto al Consejo de Promoción y Apoyo para la Micro, Pequeña y Mediana Empresa, ( PROMiPYME)

Luis Flores le salió al paso y lo desmintió allí mismo, en la Sala Capitular. El ASDE no tuvo nada que ver con esos préstamos que son propiciados y auspiciados por el gobierno a través de la PROMiPYME.

La emisaria de Jiménez, que es la Secretaria General del ASDE, Jehimy Estefany Núñez Pérez, tragó en seco y su jefe no quedó bien parado.

La segunda vez

El otro caso que se perfila como una mentira más de la alcaldía ocurrió también el jueves de la semana pasada.

De nuevo la Secretaria General, Núñez Pérez, fue la portavoz de Jiménez ante los regidores y, al iniciar sus palabras, sin inmutarse dijo una mentira de la que, minutos más tarde no tuvo más alternativa que desmentirse, allí mismo, donde estaba sentada, delante de todos los regidores.

Según la funcionaria, la alcaldía, gracias a su eficiencia administrativa, logró reunir recursos con los que aumentar los sueldos a a más de mil empleados del ASDE.

Eso mandó a decir Jiménez. Ella lo llevó pos escrito.

Sin embargo, la mayoría de los regidores comenzaron a mostrar evidencias sobre la falsedad del supuesto aumento de sueldos.

Fueron tantas las pruebas y alegaciones que, al final, claramente acorralada, Núñez Pérez no tuvo otra alternativa que admitir que “no hubo aumento”, y doró un poco la píldora alegando que de lo que se trató fue de un “reajuste”.

Por tanto, la experiencia sugiere que cuando Jiménez afirme algo, debe ser tomado con pinzas puesto que no se sabe si está diciendo verdad o mentira.

Y esto no es muy bueno para un político que, eventualmente, podría aspirar a la Presidencia de la República.

Compartir:
Botón volver arriba