ASDEDestacadas de CiudadOriental.com

Los regidores planean agarrar por “el pichirrí” a Manuel Jiménez, si este se atreve a ir a la sesión de este viernes

Por Robert Vargas
Las apariencias sugieren que el alcalde Manuel Jiménez tiene miedo de ir a las sesiones del Concejo de Regidores para no tener que verse cara a cara con los concejales quienes, de un tiempo a esta parte, están más desafiantes y no les tiembla el pulso para enfrentarlo directamente en cualquier escenario. Ya lo hicieron en el Palacio Nacional.

Cuando Jiménez asumió el cargo de Alcalde, sorprendió a todos los conocedores de la vida en la Sala  Capitular al asistir a todas las sesiones.

En esto se diferenciaba del ex alcalde Alfredo Martínez quien nunca asistió a ninguna sesión, excepto a aquella en la que tomó posesión del cargo y cuando tenía que presentar las memorias anuales de su gestión.

Al principio, Martínez delegó su asistencia a las sesiones del Concejo en quien fue su primer Secretario General, Juan López.

Sin embargo, cuando este renunció al cargo, nombró como Secretario General del Ayuntamiento a Freddy Santana, un profesional de la ingeniería que tuvo en el puesto un pobre desempeño y parecía que estaba allí sin estar.

Cuando las cosas se ponían difíciles, entonces El Cañero enviaba a su asistente Nélsido Luna, quien siempre mostró dominio de los temas.

Pero Alfredo Martínez no iba a las sesiones.

Antes que El Cañero, era el ex alcalde Juan de los Santos quien parecía tenerle miedo a los regidores y, por tanto, no iba a las sesiones.

Video de archivo

Él delegaba su representación en Juan López, un verdadero “monstruo” ante quien, sus sucesores, parecen enanos.

De hecho, Juancito tenía miedo de que los regidores le hicieran pasar un mal momento.

No hay que olvidar que en su primer mandato algunos regidores llegaron a amenazar con usar pistolas en la Sala Capitular y varios dirimieron sus contradicciones convirtiendo en proyectiles las copas de cristal en las que les servían agua.

Desde entonces, jamás a los regidores le han vuelto a brindar agua en copas de cristal.  Si tienen sed, deben tomar el agua “a pico de botella”.

Video de archivo

Sin embargo, después del año 2012 y en medio de una crisis brutal entre la Alcaldía y los regidores, Juancito se armó de valor y fue hasta la Sala Capitular. Perdió el miedo y, desde entonces, jamás faltó a las sesiones.

Ahora, parece que el actual alcalde Manuel Jiménez es quien le teme a las reacciones de los regidores.

Desde hace algunos meses, él delega sus funciones en su asistente personal Jean Carlos Simanca, y en su Secretaria General, la bella Jehimy Estefany Núñez Pérez.

Sin embargo, hasta este momento, ninguno de los dos parece que le dan “ni por los tobillos” a Juan López ni a Nelsido Luna.

Están allí, aparentemente, solo para tomar notas y decirle al síndico lo que sucede en la Sala.

Simanca también hace de “lobista” en algunos temas.

Para este viernes, el Presidente del Concejo de Regidores, Franklin Marte, ha convocado una sesión extraordinaria con carácter de urgencia con un solo tema en agenda: conocer un recurso de reconsideración a la resolución que estableció una compensación de 22 mil pesos mensuales en favor de los concejales.

Lo que no está claro es si Manuel Jiménez tendrá el valor suficiente como para dar la cara y enfrentarse a los concejales, quienes consideran que este les ha lanzado “un cubo de M…” al presentarlos a ellos como los autores de la iniciativa y ocultarle al país que él estuvo detrás del polémico proyecto, según dicen prácticamente todos los regidores.

Vídeo de archivo

Todos los concejales están convencidos de que fueron víctimas de una presunta “trampa” del alcalde y ahora están listos para ir “a la guerra sin cuartel”.

Si Jiménez va a la sesión de este viernes, a partir de las 9:00 AM, tendrá la oportunidad de responder en directo y de inmediato lo que allí se dirá y se decidirá.

Si no va, entonces le dejará el escenario solo a los regidores y a sus enviados, quienes no parece que tengan suficiente capacidad para enfrentar a los indignados concejales.

Por lo pronto, y como una señal de que los regidores están dispuesto a devolverle el golpe a Manuel Jiménez, no fue incluido en la agenda del día el solicitado estado de urgencia municipal, puesto que los regidores están convencidos de que el alcalde lo que quiere es tener las manos libres para realizar otra transferencia presupuestaria y tener fondos disponibles para pagar los servicios de un grupo de camiones que contrató sin licitación en diciembre pasado.

Además, los regidores, como reacción a la ofensiva de Jiménez, podrían obligar a este a respetar la legalidad y, si lo logran, entonces el sindico estará metido en el peor lío de su corta historia como alcalde.

Lo interesante de este caso es que se trata de dos poderes enfrentados y que Manuel Jiménez no puede cancelar a ninguno de los regidores. Está obligado a convivir con ellos.

Tampoco hay que olvidar que Jiménez menospreció los aportes de los regidores del PRM en su victoria al revelar que ganó con los votos de una gran cantidad de dirigentes del Partido de la Liberación Dominicana.

Otro detalle interesante es que  los concejales han buscado asesoría legal y creen tener elementos suficientes para apretarle el pichirrí al síndico quien parece que ha cometido graves errores, los cuales la mayoría de los regidores ya no están dispuestos a dejar pasar.

Pero, lo mejor es esperar llegar al río para cruzarlo. Esperemos para ver lo que sucederá este viernes y ver si la estrategia de confrontación elegida por el alcalde le da resultado.

¡Ah! Es bueno que se sepa que a la Sala Capitular no pueden entrar las tropas que acompañan a Manuel Jiménez en algunos lugares.

-“La Sala Capitular será un escenario de debates como nunca lo ha sido”, dijo a Ciudad Oriental un regidor que expresó su deseo de tener a Manuel Jiménez frente a frente.

A lo mejor, “la montaña pare un ratón”. Sin embargo, todo es posible.

Compartir:
Botón volver arriba