Destacadas de CiudadOriental.comOpiniones

Danilo Medina ha sido más astuto que Salvador Jorge Blanco

COVID-19 República Dominicana

Confirmados:
239,009
Fallecidos:
3,093
Recuperados:
190,295
Activos:
45,621
Actualizado el: 27 febrero, 2021 - 11:04 PM (-04:00)

“En la práctica, la política de choque fiscal aplicada por el presidente Danilo Medina tiene para la clase media y los trabajadores en general los mismos efectos devastadores que la receta dada al país por Jorge Blanco”.

Por Robert  Vargas 
Nunca olvido aquel día cuando, al regresar a mi casa procedente del liceo donde trabajaba en mi condición de maestro, percibí la ansiedad entre todos a quienes vi en el trayecto.

Muchos estaban pegados a la radio, mientras otros corrían en distintas direcciones  claramente excitados.

Por allá algunos neumáticos ardían en medio de la vía y vecinos lanzaban escombros en la vía.

No habían policías para contener a la multitud.

Era el caos y la violencia desenfrenada por todas partes.

Corría el mes de abril de 1984, para más exactitud, el día 23.

Si hubiera sido como ahora, antes de salir del plantel educativo me habría enterado al instante de que las masas se habían desbordado por todas partes.

No había internet, ni redes sociales, ni teléfonos móviles inteligentes.

Nada de eso, solo teléfonos fijos, la radio y la televisión.

La reina era la radio, cuando esta todavía era la radio de verdad, con servicios informativos verdaderos, no como los de ahora, que en gran medida solo son instrumentos de dominación de un sector.

Aquel día, las unidades móviles de Radio Popular crearon sensación.

El efecto contagioso de la introducción de su boletines informativos, sus tambores, la música y la voz penetrante de Pedro Pérez Vargas hacían una combinación perfecta para informar y transmitir a los escuchas lo que sucedía por todas partes.

Le ganaron en agilidad y penetración al servicio informativo de Radio Comercial, Noti-Tiempo.

Radio Popular hizo su parte hasta que se lo permitieron.

El presidente en ese momento era el perredeísta Salvador Jorge Blanco  quien, para controlar la situación dio la orden de que el ejercito saliera a las calles a asesinar personas.

Hasta hoy no existe una cifra exacta de cuántos dominicanos fueron asesinados por orden de Jorge Blanco, pero algunos hablan de más de 200 muertos, otros dicen que son menos.

De todas maneras fueron demasiados.

¿Por qué el sorpresivo, repentino, violento y masivo estallido social?

Varios días antes, en Semana Santa, Jorge Blanco había aprovechado que la República Dominicana se había entregado por entero a las vacaciones nacionales de Semana Santa para aplicar el devastador plan económico auspiciado por el Fondo Monetario Internacional consistente  en la creación de impuestos (el ITBIS), y la subida generalizada de los precios de los alimentos y los combustibles.

Cuando el país concluyó sus vacaciones se encontró con que todos los dominicanos vivíamos en una nación totalmente distinta.

La política de choque de Jorge Blanco mostró en carne viva hasta donde son capaces de llegar las élites.

Tras aplicar su política de choque económico, entonces envían al ejército a asesinar ciudadanos.

Eso le costó al PRD las elecciones del año 1986.

Fue tan brutal, sanguinario y criminal lo que hizo Jorge Blanco en abril de 1984, que el 16 de mayo, Joaquín Balaguer, el mismo hombre que había encarcelado y torturado a miles de opositores, que había enviado a cientos al exilio y  sembrado de muertos el país (1966-1978), regresó al Palacio Nacional con el lema de “Balaguer es la paz”.

Allí, en el Palacio Nacional habitado por el espíritu del dictador Rafael Leonidas Trujillo, Balaguer permaneció otros diez años y el PRD no pudo regresar al poder hasta el año 2000.

Danilo Medina aprendió la experiencia de los errores de Jorge Blanco

En la práctica, la política de choque fiscal aplicada por el presidente Danilo Medina tiene los mismos efectos devastadores que la receta dada al país por Jorge Blanco.

Sin embargo, no se ha producido un estallido social como la de los días 23,24 y 25 de abril y Medina no ha tenido que enviar el ejército a las calles.

Como consecuencia de la política económica aplicada por el gobierno se han producido protestas por aquí y por allá, pero no con  la intensidad de ese histórico abril, pero Medina ha mostrado disposición de aplastar con las armas cualquier protesta masiva que pudiera salirse de control.

¿Dónde ha radicado la diferencia?

Jorge Blanco actuó “a lo bruto”.

Danilo Medina, le ha colocado “un poco de aceite”.

Con Medina han sido subidos el ITBIS, los precios de todos los productos alimenticios, de todas las medicinas, de todos los combustibles, de los peajes, de la energía eléctrica, del dolar… ¡De todo!

Y, sin embargo, el país parece anestesiado, no logra reaccionar.

Esa parálisis ante el aplastamiento no es casual.

Es el resultado de una “perfecta” política de comunicación que intoxica a la población  y le hace creer que viven en un mundo paralelo al real.

Además, Medina no ha aplicado su paquete fiscal de golpe, sino que lo ha hecho “chin a chin”, y diciéndole al pueblo “no te preocupes es para tu mejoría, no te va a doler”.

¡Y rian!

Él no es ningún estúpido. No olvida que durante sus primeros meses de gobierno el país fue sacudido por protestas sociales y la policía asesinó a un estudiante universitario peledeísta que protestaba contra un anunciado paquete fiscal. Ahora, Medina ha preferido  sorprender cada día más a la gente; hacer sin decir y para ello cuenta con el respaldo de una multitud de periodistas y comunicadores de a tanto por palabras.

Así, durante varias semanas consecutivas Medina ha subido los precios de los combustibles que tienen una altísima carga fiscal, subidos los precios de los peajes y de los marbetes de los vehículos y, en los colmados y supermercados los precios de los alimentos no paran de subir, lo que también sucede con las medicinas y la prima del dolar.

Los presupuestos familiares de desploman y la gente hace toda suerte de líos para llegar al fin de mes, metiéndose cada día en más problemas con las tarjetas de crídito y los prestamistas.

Mientras esto ocurre, Medina sigue subsidiando o exonerando el combustible a Falcondo, a  la Barrick y otras grandes empresas, a la vez que niega  una subida salarial hasta para los mismos policías que él usará para reprimir las protestas sociales.

También da tratos especiales a multimillonarios importadores y contribuye a que los miembros de la logia se  hagan cada día más ricos.

Medina también se ha propuesto que los transportistas subsidien a las empresas y al gobierno, que se niegan a subir los salarios de sus empleados, pero reclaman que los pasajes están por debajo del mínimo.

Así, en medio de la brutal crisis que se abate sobre los dominicanos, Medina y su brillante equipo de comunicación, han logrado que la población  deje de ver y de buscar las reales causas del problema que le afecta y ha dirigido su atención hacia los transportistas quitándole el subsidio de los combustibles y, de paso, colocando a un amplio coro de comunicadores y medios a tergiversar lo que realmente sucede.

Ha logrado, incluso, que con su política de comunicación mucha gente se olvide de los precios de los alimentos, de los altos costos de los colegios privados, de los elevados precios de la medicina, de lo caro y malo del servicio eléctrico, de la corrupción, de la criminalidad y todo lo demás.

Lograron que un sector de la población  se ensañe contra los transportistas quienes se verán obligados a subir los precios de los pasajes y las tarifas del transporte de carga.

Así, lanzará a la población contra los transportistas mientras el gobierno sigue subiendo impuestos, devastando la economía familiar y llevando a la quiebra a pequeñas y medianas empresas.

Medina, mientras tanto, pretenderá lavarse las manos y, llegadas las fiestas de Navidad, todo se habrá terminado, incluso la posible imposición de una Junta Central Electoral que sea capaz de ayudarle a tragarse otro tiburón podrido.

Hasta ahora, todo le ha salido a pedir de boca a Medina y a su equipo.

La pregunta es si podrá mantener engañado a todo el mundo todo el tiempo.

Y, si la gente despertara ¿Qué sucederá? ¿Usará el método de Jorge Blanco?

 

 

Compartir:
  • 43
    Shares
Botón volver arriba