Destacadas de CiudadOriental.comSalud

¡Sálvese quien pueda… y quiera! Gobierno RD fracasa en la gestión de la pandemia del nuevo coronavirus

Por Robert Vargas
República Dominicana ha llegado al punto del “¡Sálvese quien pueda!”, con el inocultable fracaso por las autoridades, de la gestión de la pandemia del nuevo coronavirus y la mortal enfermedad Covid-19, que ha provocado en el país caribeño al menos 3,628 defunciones.

Ese fracaso comenzó a gestarse el año pasado, cuando apenas iniciaba la pandemia, en RD solo se conocía un caso de Covid-19, y las actuales autoridades eran oposición.

En ese momento, la entonces diputada perremeísta Josefa Castillo se burló del tratamiento que le daban las autoridades a la Covid-19 y expresó su escepticismo ante la versión  oficial del primer caso importado de la enfermedad.

Con su postura, Castillo alimentó la desconfianza en la población sobre la necesidad de aumentar la vigilancia y el cuidado para prevenir la intensificación de la pandemia localmente.

Poco después, en una evidente práctica de “biopolítica“, el médico siquiatra perremeísta Hector Guerrero Heredia, convertido en un “influencer” de la radio restó importancia a la Covid-19 y argumentó que no existía tal virus que soportara el calor del verano.

En la misma línea se inscribió el actual Director del Servicio Nacional de Salud, Mario Lama, quien atribuyó a las anteriores autoridades supuestas intenciones de dar uso político a la pandemia.

Incluso, en Santo Domingo Este, el alcalde perremeísta Manuel Jiménez restó importancia a la pandemia y llegó a destacar que en República Dominicana mueren más personas por dengue y accidente de tránsito que por la Covid-19.

Esa conducta frente a la pandemia alimentada desde la oposición, que regateaba al gobierno de Danilo Medina la extensión del estado de emergencia, se profundizó tras la llegada al gobierno del presidente Luis Abinader, en agosto del 2020.

Abinader y su Gabinete de Salud, en poco tiempo comenzaron a desmontar lo logrado por sus predecesores: entregaron por completo el país al mercado.

Así, abrieron los restaurantes, los gimnasios, las iglesias, los parques, las discotecas, los colmadones, todo el turismo y animaron a la población a irse de vacaciones en masa.

A esto lo acompañaron con la disminución de las restricciones de la movilidad y se hicieron los desentendidos ante el no uso de las mascarillas y el irrespeto al distanciamiento social.

Se inventaron un extraño toque de queda a partir de cierta hora y, de ahí en adelante, tres y cuatro horas de “libertad de transito”.

Mientras relajaban con desparpajo todas las medidas que tendían a cuidar de la salud de la colectividad, le decían a esta que tenían que “cuidarse”, pero más nada. En los hechos ocurría todo lo contrario.

Aquellos vientos, trajeron estos lodos

La irresponsabilidad, ineptitud o incapacidad de las actuales autoridades, ha derivado en una crisis sanitaria que impulsa al sálvese quien pueda.

Desde que llegaron el Gobierno, cerraron sus oídos al clamor de los médicos para que fueran endurecidas las restricciones y, al contrario, decidieron llamar a los chicos para que regresaran a clases.

Ahora, la situación es tan grave, que en los hospitales prácticamente se agotaron las camas y las unidades de cuidados intensivos.

La desesperación se apodera de los médicos y el resto del personal paramédico, que no es suficiente para afrontar la demanda de los servicios sanitarios de una población a la que las autoridades actuales enseñaron a desafiar las medidas sanitarias desde cuando estaban en la oposición.

El dramático llamado del reputado médico José Joaquín Puello para que los dominicanos no visiten a sus madres en el Día de las Madres para evitar nuevos contagios revela la gravedad de la crisis.

Puello ha revelado que los médicos están cayendo vencidos por el estrés y la fatiga luego de trabajar hasta 12 horas continuas en medio de decenas de pacientes en estado crítico, muchos de los cuales ven morir sin poder hacer nada.

No hay camas, no hay respiradores, no hay UCIS. Solo existe desesperanza y hedor a muerte,

La única esperanza es que la población acceda a vacunarse-

Mientras tanto, cada día aumentan las cifras de contagiados y muertes.

Ante la incapacidad del gobierno para afrontar la crisis sanitaria derivada de la pandemia, solo queda decir “¡Sálvese quien pueda!…. y quiera”.

COVID-19 República Dominicana

Confirmados:
319,254
+886 Nuevos
Fallecidos:
3,773
+4 Nuevos
Recuperados:
261,222
Activos:
54,259
Actualizado el: 23 junio, 2021 - 1:34 PM (-04:00)
Compartir:
Botón volver arriba