ASDEDestacadas de CiudadOriental.com

Si Usted aspira a ser regidor en el ASDE, le recomiendo conocer algunas cosas que aquí les explico

Por Robert Vargas
Tengo muchos años cubriendo la fuente del Concejo de Regidores del Ayuntamiento de Santo Domingo Este. De hecho, soy el periodista de este municioio que mejor conoce a los regidores.

Con ellos intercambio impresiones en la Sala Capitular, en los pasillos del Palacio Municipal, en sus despachos, por teléfono, etcetera.

Desde la gestión de Domingo Batista hasta la actual de Manuel Jiménez, los he visto actuar a todos. Unos son brillantes, otros excelentes, alguos muy buenos o buenos y un puñado, simplemente, mediocres.

Generalmente, cuando toman un turno en las sesiones ya tengo una idea de lo que tratarán y me doy cuenta cuando están usando unas palabras para refeirse a otros conceptos muy distintos de los que están utilizando.

Desde fuera se les ve muy distinto a como en realidad son. Algunos, muy pocos, han sido verdaderos perversos y estos se evidencian por sus acciones. Otros, son geniales promotores de iniciativas. No todos son iguales.

Recuerdo que una vez la mayoría de los regidores se pusieron de acuerdo para aprobar un proyecto de ordenanza que aumentaba los arbitrios.

Una regidora me explicó que la mayoría votó a «a cambio de 15 mil pesos y un teléfono BlackBerry».

Otros han levantado sus manos para aprobar proyectos impopulares y, a  alguno más, lo he visto desplomarse en su asiento, llorando, al sentirse traicionados por sus colegas.

Regidores del PRM anuncian responderán a Manuel Jiménez «golpe por golpe» + Vídeo

Ahí hay de todo. Pero es necesario mirar los detalles para evitar llegar a conclusiones erroneas.

Los regidores son  el ala normativa del Ayuntamiento.

El ejecutivo es el Alcalde. Este es quien maneja todos los fondos y le pone la mano a cada centavo.

Si algún regidor se involucra en acciones reñidas con las leyes en el ejercicio de sus funciones, generalmente lo hace en contubernio con la Administración, aunque esta pretenda lavarse las manos.

En la Administración no son ningunos santos.

Ahí se instalan verdaderos demonios que se hacen pasar por angelitos, pero que están implicados en aciones perversas que podrían llevarlos a prisión si existiera una justicia que no sea tuerta.

Pero ese es otro tema.

Es moneda corriente la versión de que los regidores del ASDE son los mejores pagados del país.

Vamos a responderle a esto que «Sí» y que «No».

Es posible que, mirándolo desde fuera, algunos dirigentes políticos se animen a ganar la nominación por su partido.

Pero sucede que, cuando ese político va al barrio y le propone ideas y proyectos, la mayoría de la gente lo mira con cierto desdén si no ve que lleva en las manos algunos regalos.

Es más, tan pronto el político o comunitario hace públicas sus aspiraciones, comienzan a llegarles solicitudes para la compra de planchas de zinc; una batería o neumáticos para el vehículo; un tratamiento de un cáncer; el pago del alquiler de la vivienda; el regalo del cumpleaños… y un largo etcetera.

Y, si alguna de las seguidoras está embarazada, es frecuente, que el aspirante deba cargar con los gastos del embarazo y hasta el parto.

En la política local ya se ha hecho costumbre que, quien no da dinero y regalos, no gana ni siquiera la nominación. Y luego que la gana, entonces tiene que repetir el ciclo. ¡Eso es insoportable!.

Aún así, son muchos quienes se aventuran a tratar de ser «representantes» de la comunidad y se involucran en gastos exesivos de fondos que nunca, en base a su sueldo, recuperarán.

He visto a más de uno tomando préstamos, que luego pasan cuatro años pagando.

Siempre le digo a mis amigos políticos actuales, no a los de antes que luchaban por un ideal, que no comprometan su patromonio personal, porque, en caso de hacerlo, sus hijos, esposa y otros dependientes nunca se lo perdonarán.

  • Le gente quiere que los regidores sean honestos, pero les piden, les piden y les piden hasta la saciedad y, si no les dan, los amenazan con no darle su voto en las próximas elecciones, sin importar que haya sido el mejor regidor con las mejores propuestas.

Cuando un político gana en las elecciones el cargo de regidor en el ASDE, se asegura un sueldo mensual de RD$220.000; cuotas de combustibles y bonos para regalarlos a sus seguidores en Navidad, Reyes, y la apertura del año escolar.

Parece mucho… Pero, ¿Realmente lo es?

Veamos, de los RD$220.000 de sueldo, en realidad, tras los descuentos de ley, le quedan unos 168 mil pesos.  Y, como de «mantener el nuevo status social», los bancos corriendo y les prestan dinero para que compren «una jeepeta», que deberán pagar durante los cuatro años de gestión. Si sus electores los ven desplazarse en un «carrito viejo», entonces no los respetarán.

También sucede que el día de pago, sus despachos están a reventar de compañeros que van en busca de 500, 1000, y hasta más dinero. Les llevan recetas de medicinas; y le reclaman hasta lo que necesitan para celebrar el cumpleaños de la novia o del novio.

Al final, los RD$168.000 se vuelven «sal y agua», y entonces los regidores se ven en la necesidad de buscar dinero de sus cuentas particulares derivados, generalmente, de los negocios que tenían antes de ser regidores.

En consecuencia, con  esa dinámica, al finalizar el período para el cual fueron electos, terminan con menos capital que con el que llegaron. Con deudas por montones.

Y lo mismo sucede con los boletos de combustibles: los compañeritos saben el día que les serán entregados los tickets de combustibles y llegan temprano al ASDE a buscar «los suyos», aunque no tengan ni una bicicleta.

Pero, la política local es así. es como si fuera un vicio y los regidores, pagan las consecuencias.

Recuerdo que, entre los regidores del ASDE había uno que era propietario de una colchonería. Cuando salió de allí, estaba quebrado y ha tenido que dedicarse a rehacer su negocio y, creanme, levantarse no es fácil.

Alguno más, era un próspero empresario emprendedor a partir de su profesión de arquitecto. Terminó quebrado.

Otro, era el dueño de una próspera surtidora. Terminó cargando botellones de agua para pagar las deudas.

A uno más lo veo sentado en el Concejo participando en los debates, mientras negocia con los suplidores para que le lleven mercancías. No quiere volver a ser como antes-

Recuerdo a aquel concejal que, al finalizar su gestión el 16 de agosto del 2006, llegado el mes de septiembre no tenía dinero con qué pagar el alquiler de la vivienda.

Y, lo peor de todo es que, sin importar lo bueno o mal regidor que sea, cuando termina su mandato y ya no los pueden exprimir más, entonces, aquellos que se decían que eran su fieles e incondicionales seguidores, le dan la espalda y buscan a otros para sacarles el jugo.

Y aquí está, la guinda del pastel

Cuando un empleado cualquiera de una empresa pública o privada es desvinculado, le corresponde que le paguen sus prestaciones laborales con las que ayudarse durante algunos meses.

Sin embargo, los regidores pueden permanecer uno, dos, tres, cuatro, cinco y tantos períodos como fuere necesario en el cargo y, al final, cuando no son reelectos, se marchan para su casa «con una mano delante y otra detrás».

Para los regidores no hay prestaciones laborales, ni planes de retiro; no hay pensión para ellos.

Por ejemplo, en la gestión actual, hay algunos que son regidores desde el 16 de agosto del año 2006 y, cuando se vayan del cargo dentro de dos años, se irán sin pensión alguna y sin prestaciones laborales. En poco tiempo serán olvidados por quienes ahora los animan a «seguir adelante», aunque esten enfermos.

Lo único que le aporta a estos regidores el cargo es algo de prestigio social. Pero, ese prestigio, es aniquilado por mercenarios de la comunicación que son incapaces de fajarse a buscar los votos para ellos mismos convertirse en regidores.

Por eso, considero positvo que los regidores y aspirantes a regidores, cuiden su patromonio familiar, no abandonen sus negocios particulares, y no le regalen lo suyo a vividores, aunque se vistan de «comunicadores», cuando en realidad son verdaderos chantajistas.

Cuando la lucha sea por ideales, entonces, otro gallo cantará. Y hablaremos en otros términos.

Compartir:
  • 25
    Shares
Botón volver arriba