Destacadas de CiudadOriental.comPolíticaVideos

Vídeos – Así coinciden todos contra la corrupción y la impunidad

Por Robert Vargas
Cuando la marcha contra la corrupción y por el fin de la impunidad cruzaba junto a la sede de la guardia presidencial que cuida al presidente Danilo Medina, en el Palacio Nacional, me coloqué en el centro de la avenida 30 de Marzo, a pocos pasos del lugar donde fue asesinado el coronel Rafael Fernández Domínguez, cuando participaba del contragolpe que pretendía retornar a Juan Bosch al poder, tras este ser derrocado dos años antes, en 1963.

El de Bosch se reputa como el gobierno más honesto que  ha tenido la República Dominicana y, al contrario, los gobiernos del Partido de la Liberación Dominicana, que él fundó, son considerados algo así como los campeones de la corrupción y la impunidad.

Pocos creen ya en la honestidad del gobierno de Danilo Medina.

Marcha contra la impunidad
Marcha contra la impunidad

Incluso, muchos peledeístas amigos me comentan que están asqueados por la corrupción actual que parece haber «roto el saco».

Sin embargo, no vi por allí a ningún peledeísta, excepto a Fernándo Fernández.

Su «lucha» contra la corrupción tiene otro estilo.

Nada que ver con protestas en las calles.

Su «rebeldía» existe hasta que los designan en algún cargo gubernamental.

Marcha contra la impunidad
Marcha contra la impunidad

Por eso prefieren guardar silencio por temor a no ser tomado en cuenta.

Claro, hay excepciones, como el caso de mi amigo Jacobo Colón, quien grita a los cuatro vientos su indignación por la impunidad y la corrupción en el gobierno de su partido.

Bueno, la cuestión es que allí, donde les mencioné, me detuve con la cámara de vídeo encendida, en medio de la multitud que descendía alegre y firme en sentido Norte-Sur por la avenida 30 de Marzo.

Grabé a todo aquel que quedaba en el campo de visión  de mi cámara.

Lo hice casi durante una hora corrida, hasta que tuve que cortar la grabación para ir al parque Independencia para ver el acto final.

En todo el tiempo que permanecí grabando no vi a ningún peledeísta.

Esto significa, me dije a mi mismo, que los peledeístas rechazan esa protesta porque es «política», como si  ellos no son políticos y como si cada cosa que hacen estuviera «alejada de la política».

Lo que sucede, seguí pensando, que ellos creen que su política es la buena y la de los otros es mala.

De todas manera me planté para ver la marcha en toda su extensión, viendo pasar manifestantes a  mi derecha y a mi izquierda. Los grabpe de frente.

Por eso me encontré cara a cara con líderes de Santo Domingo Este y nacionales.

También con religiosos y ateos, y activistas comunitarios.

A todos les hice más o menos la misma pregunta.

Les pregunté su parecer por el resultado de la marcha, la que voceros del oficialismo consideraban que fracasaría y estaría matizada por la «violencia» como parte de una estrategia con la que pretendían meter miedo a la población para que no asistiera.

El efecto logrado fue el contrario.

¿Cuántas personas fueron?

No lo sé.

Lo que sí puedo decirles es que nunca en mi vida yo había visto una manifestación con ese carácter tan grande y compacta.

Todos parecían estar unidos en un mismo propósito: reclamar que se ponga fin a la corrupción y a la impunidad, algo difícil de lograr, sobre todo en un gobierno en el que se considera que el país está dividido entre peledeístas y corruptos, solo que ahora mucha gente tiene otro criterio.

Por lo pronto, les dejo algunas de las cortas entrevistas que hicimos a participantes .

Se podrá o no estar de acuerdo con sus respuestas, pero ellos salieron a decir sus verdades y merecen ser escuchadas.

Aquí les van… (El último vídeo, al fondo, les muestra casi una hora continua de la marcha, sin edición en la avenida 30 de Marzo. Servirá de ilustración a los oficialistas que  dicen que «no fue mucha gente»).

 

Compartir:
Botón volver arriba