ASDE

Bernarda Aracena «se coló» entre los regidores, pero no se atrevió a entrar a la Sala Capitular

Por Robert Vargas
La perremeísta Bernarda Aracena se vistió de blanco y «se coló» entre los regidores del Ayuntamiento Santo Domingo, como si fuera una regidora de pleno derecho, pero no se atrevió a entrar a la Sala Capitular. En caso de haber ingresado a ese recinto, las consecuencias pudieron ser imprevisibles.

Esto ocurrió el pasado jueves cuando el alcalde Alfredo Martínez leyó las memorias de su gestión en un acto en la recepción del Palacio Municipal.

Su presencia en el lugar disparó las alarmas entre los concejales, algunos de los cuales no podían explicarse porqué Aracena estaba junto a ellos, pero disimularon para que el público no se percatara de la crisis que estaba a punto de estallar.

Aracena es una dirigente del Partido Revolucionario Moderno, (PRM), que mantiene una disputa con el reformista Nepomuceno Abad por ocupar la curul vacante tras el asesinato, en septiembre del año 2016, del regidor perremeísta Catalino Sánchez.

Por ese asesinato fueron condenados por un tribunal los hermanos Benny y Rafael Lara, quienes aseguran que son inocentes y han apelado la sentencia en su contra ante la Suprema Corte de Justicia.

Rafael Lara es el suplente de Catalino Sánchez, pero no puede asumir el puesto por estar condenado a prisión, aunque esta condena aún no es definitiva.

Mientras tanto, Aracena y Abad mantienen el pleito en los tribunales a la espera del fallo del Tribunal Constitucional.

Sin embargo, la perremeísta se ampara en su interpretación de una setencia del Tribunal Superior Electoral para defender su decisión de ocupar la curul.

Bernarda Aracena, en el centro

Hace varios meses ella fue expulsada de la Sala Capitular por la entonces presidente del Concejo, Ana Tejeda, quien respondió así a una comunicación del TC sobre el cumplimiento de una resolución de ese tribunal que declaraba en estado de fallo el pleito puesto en sus manos.

Desde entonces, el alcalde Alfredo Martínez  ha mantenido Aracena en la nómina del Concejo de Regidores pagándole cada mes 220 mil pesos, que es el sueldo que corresponde a un concejal, pero ella no se atreve a entrar a la Sala Capitular, puesto que si lo hacía se generaría una crisis que involucraría directamente al PLD, al PRM, al PRSC y al alcalde.

¿Qué sucedió el 16 de agosto pasado?

Ella llegó, estacionó su vehículo en el estacionamiento de los regidores y entró vestida de blanco al Palacio Municipal, donde ocupó un asiento en la parte asignada los concejales.

Esto incomodó a varios de los allí presentes, quienes exigieron al maestro de ceremonias que leyera los nombres de todos los regidores que estaban sentados sin mencionar el nombre de Aracena. El los complació. Si hubiera mencionado a Bernarda Aracena, varios regidores se proponían levantarse y marcharse del lugar.

Como reacción, el regidor por el PRM José Sánchez se ensañó contra una de las empleadas del Concejo y originó una situación bastante incómoda, que pudo parar en los tribunales.

Ciudad Oriental ha conocido que un ejecutivo del Ayuntamiento trata de mediar para que Sánchez le pida disculpas a la empleada, tenida como altamente eficiente y discreta en el Concejo de Regidores.

El asunto no se quedó ahí

Ante la posibilidad y la decisión que tenía Aracena de ingresar a la Sala Capitular, donde la Presidente saliente rendiría las memorias de su gestión del último año, las tensiones aumentaron.

Si Aracena entraba, Tejeda podía ordenar que fuera sacada del recinto.

Y, si Alfredo Martínez presionaba para que inresara, entonces Tejeda es posible que considerara la opción de abandonar la Sala Capitular y, en la elección del bufete directivo podría provocarse una crisis más porque Tácito Perdomo, (del PRSC), el regidor de mayor edad, no asumiría la presidencia temporal que le correspondería.

Como consecuencia, el inicio de la sesión tardó más tiempo de lo previsto y el alcalde entró cuando se estuvo seguro de que Aracena no ingresaría a la Sala.

De por medio estuvieron intensas negociaciones para evitar un escándalo, sobre todo, ese día que en la Sala Capitular estaban presentes periodistas, camarógrafos y fotógrafos de los medios nacionales.

El regidor Robert Arias, del PRM, le ha dicho a Ciudad Oriental que con el nuevo bufete del Concejo, Aracena podrá entrar al recinto en calidad de regidora.

Solo que existe el problema del fallo del TC pendiente y podrían brotar problemas legales cuyas consecuencias podrían ser también imprevisibles.

Mientras tanto, Aracena, quien ha sido una fiel colaboradora del alcalde Martínez, a pesar de ser «opositora», continúa cobrando el sueldo de 220 mil pesos mensuales de un regidor que le paga el síndico de los fondos de los contribuyentes.

Lo que no está claro es qué hará el alcalde Martínez si el TC da ganacia de causa al reformista.

Podríamos estar en presencia de un conflicto judicial inédito, cuyos resultados se verían solo después que El Cañero no sea alcalde, puesto que está demostrado que ningún funcionario peledeísta de su nivel va a prisión mientras esté en el poder.

La próxima sesión del Concejo dirá si el presidente Luis Flores se atreverá a ingresar a Aracena a la Sala Capitular y a afrontar posibles dificultades futuras en los tribunales, con todo lo que esto implica.

El Cañero, mientras tanto, necesita el voto fiel de la perremeísta Bernarda para aprobar futuros proyectos.

 

Compartir:
  • 62
    Shares
Botón volver arriba