Destacadas de CiudadOriental.comOpiniones

Denuncia auspician desacatos judiciales desde los tribunales penales de Santo Domingo

Autor Jacobo Colón

Colaborador. Abogado; experto en Derecho Penal. Email <[email protected]>
En mis tiempos de estudiante de derecho vivía alarmado por una práctica del régimen balaguerista apoyada y dirigida por la Policía Nacional donde más de un dirigente de izquierda u otras personas señaladas como “enemigos del gobierno” fueron víctimas de los desacatos judiciales.

Estos en sí no eran “desacatos judiciales” sino más bien decisiones judiciales contravenidas por la Policía Nacional y apoyadas por las autoridades del Ministerio Público y del gobierno de turno, pero muchos pensarán que esas son cosas del siglo pasado.

Lo difícil de creer, lo imposible de concebir es que en pleno siglo XXI y en la época del internet, redes sociales, en una etapa donde se habla de derechos fundamentales, garantías procesales, presunción de inocencia y la libertad como regla del proceso penal esas cosas estén sucediendo.

Aunque no somos proclives a escribir sobre casos que como abogado manejamos creemos que cuando esos mismos casos pueden afectar a muchos ciudadanos que hoy guardan prisión de manera injusta y antojadiza, no podemos guardar silencio.

Los desacatos del pasado eran auspiciados por la Policía Nacional, otras veces por el Ministerio Público y hasta por algún juez, contrario a estos alguien a quien represento es víctima de un desacato escenificado por la Secretaría de la Cámara Penal del Juzgado de primera Instancia de Santo Domingo.

No escribí mal, tengo un imputado que tiene dos meses guardando prisión de manera irregular por un desacato auspiciado y dirigido por la Secretaría de la Cámara Penal, esta funcionaria judicial insiste en certificar una situación que no se corresponde con la realidad.

Veamos en detalle de qué se trata.

Sucede que en el mes de mayo del año en curso el Cuarto Tribunal Colegiado de la Provincia Santo Domingo emitió una sentencia que ordena la libertad a 3 personas imputadas de la comisión de un ilícito Penal, esta decisión se hace definitiva cuando transcurra el plazo que tienen las partes para poder ejercer el recurso de apelación.

Manuel Mateo Calderón
Manuel Mateo Calderón

La Corte Interamericana de Derechos Humanos Vs Tribunal Constitucional de RD

Esta sentencia ordena la libertad de tres imputados, LMH, LGSO y RDV, libertad que en los Tribunales de la Provincia debía de producirse en caso de que la sentencia no fuera apelada por las partes del proceso, en este caso, el ministerio Público y la compañía A.D.

Resulta que el imputado RDV, persona a la cual represento y bajo nuestra orientación llegó a un acuerdo con la compañía A.D, víctima del proceso, resarciendo los daños causados y esta le firmó un desistimiento de la querella interpuesta en su contra, por lo que procedió a excluirlo de la apelación que hiciera en contra de LMH y LGSO.

La compañía A.D no apeló la decisión en contra del imputado RDV y por lo tanto las autoridades judiciales deben ordenar su inmediata puesta en libertad, cosa que en más de 2 meses no ha sucedido.

¿Cuál entonces es el problema? La secretaria no sabe leer.

Para que la Jueza de Ejecución de la Pena pueda poner a RDV en libertad se necesita una certificación de no apelación emitida por la Secretaría de la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de Santo Domingo.

¡Y ahí está el desacato!

En tres ocasiones la secretaria suministra una información incorrecta, a medias y no acorde con los documentos depositados para tales fines; se ha hecho imposible conseguir la bendita certificación que exprese la verdad de lo acontecido, todo porque la secretaria no puede darse cuenta que en dicha apelación fue excluido el imputado RDV.

En varias ocasiones le hemos solicitado dicha certificación, sólo tendría que leer el encabezado del recurso depositado por la compañía A.D para darse cuenta que solo dos personas están incluidas en dicho recurso.

Ya tenemos tres certificaciones que solo dicen, “HA SIDO OBJETO DE RECURSO DE APELACION” cuando lo que solicitamos es que se nos certifique si RDV está en ese recurso de apelación ¿Es eso mucho pedir?

La falta de darle prioridad a una información tan importante que tiene por objeto la vida de un ser humano nos dice mucho de la poca sensibilidad y falta de servicio de cómo se manejan algunos actores del sistema judicial. Jacobo Colón

¡Hay que humanizar la función judicial!

Hay un imputado, un ser humano en una especie de limbo jurídico, no será llevado a la Corte de Apelación cuando se les conozca el recurso a los otros dos imputados, pero tampoco será puesto en libertad contradiciendo una decisión de los Jueces.

La negligencia de una secretaria de la cámara penal tiene a un ser humano privado de su libertad de manera injusta muy a pesar de existir una decisión judicial definitiva.

Definitivamente, estamos reinaugurando la época del desacato judicial auspiciado desde los mismos tribunales penales de Santo Domingo.

Compartir:
Botón volver arriba