Destacadas de CiudadOriental.comPoder Ejecutivo

El gobierno tiende a perder el control sobre las multitudes; propone ampliar estado de emergencia otros 45 días

COVID-19 República Dominicana

Confirmados:
196,591
Fallecidos:
2,461
Recuperados:
145,115
Activos:
49,015
Actualizado el: 20 enero, 2021 - 1:34 AM (-04:00)

Por Robert Vargas
Agobiado por los temores a un rebrote masivo de la pandemia del nuevo coronavirus, el gobierno del presidente Luis Abinader ha solicitado al Congreso Nacional que le permita ampliar el estado de emergencia durante otros 45 días en momentos en que se percibe que las autoridades tienden a perder el control sobre las multitudes.

Ayer, el Poder Ejecutivo dirigió una comunicación a la Cámara de Diputados con su solicitud, la tercera desde que asumió el gobierno el pasado día 16 de agosto.

Lo ha hecho a pocos días de vencer el actual período de emergencia y cuando grandes multitudes desafían la autoridad y salen a las calles en masa a realizar fiestas y a ingerir bebidas alcohólicas de forma desenfrenada sin ningún tipo de distanciamiento social.

Bajo la administración de Abinader se ha acentuado la indisciplina social, las violaciones al toque de queda, y los reclamos para que esta medida de confinamiento nocturno sea eliminada argumentando que con su aplicación se violenta el derecho al libre tránsito.

Estos actos de indisciplina han sido protagonizados en los barrios populares por miles de vecinos y en sectores de clase media y alta por multitudes que no hacen caso a las disposiciones oficiales.

A esto se le suma el desenfreno y desafío protagonizado por artistas, jugadores famosos de béisbol y hasta por algún senador del Partido Revolucionario Moderno, oficial, que se ha metido directo en un cuartel a reclamar la liberación de una persona que violentó el toque de queda.

Mientras esto ocurre en los barrios, el Gobierno ha autorizado la realización de un concierto en el imponente anfiteatro de Altos de Chavón al artista Ricardo Montaner, según promocionan en la televisión, a la que vez que se popularizan las denominadas “fiestas clandestinas“.

A todo esto se le agrega que los denominados “drinks” han vuelto a concentrar a miles de personas, ahora bajo la denominación de “comedores” que sirven “comida para llevar”, pero que en la práctica son ahora más ruidosos y masivos que antes.

De su lado, los dueños de colegios privados han iniciado una campaña, respaldadas por ciertas ONGs, para que sean autorizadas las clases presenciales, más por el interés de acumular ganancias económicas que por la educación de los niños.

Todo esto da forma, poco a poco, a un cóctel explosivo que, unido a las celebraciones de las fiestas de Navidad y Año Nuevo pueden derivar en que la pandemia del coronavirus se vuelva incontrolable y el país sea puesto de rodillas.

El gobierno, mientras tanto, luce impotente ante la situación o, simplemente, ha preferido “dejar a hacer” para ver hasta dónde puede llegar sin que la crisis sanitaria le explote en las manos.

Compartir:
  • 7
    Shares
Botón volver arriba