Desde la izquierda, Paulino Sem, Rodríguez Marchena y Gustavo Montalvo

El Ministro de las Fuerzas Armadas y el DNI no hicieron su trabajo o el Canciller puso de mojiganga al gobierno

Por Robert Vargas
El reciente roce entre entre los gobiernos dominicano y venezolano, que saltó a la vista con la “conferencia de prensa sorpresa”  en el Palacio Nacional del portavoz del presidente, Roberto Rodríguez Marchena, sobre lo que dijo el canciller de Venezuela, (que no de Nicolás Maduro), puso en evidencia algunos detalles que mucha gente han pasado por alto y no se ha detenido a analizar (o no han querido)  para poner las cosas en su lugar.

Una de ellas es el deficiente trabajo del Ministerio de las Fuerzas Armadas y del DNI y la otra que el canciller dominicano, Miguel Vargas Maldonado, pudo haber puesto de mojiganga al mismísimo presidente Danilo Medina, a quien llevaron a hacer un papelazo que lo dejó mal parado al enfrentar al canciller Jorge Arreaza, pretendiendo desmentir a este sobre los contactos que había tenido el gobierno bolivariano con el de República Dominicana.

Voy a tratar de darme a entender.

Observen con detenimiento la foto que acompaña esta nota.

¿Qué ven en ella?

En primer plano está el escudo de la República Dominicana. Y detrás tres hombres. Al fondo, la bandera nacional. Esto significa que quienes hablan, lo hacen desde un lugar en que las palabras que salen de allí son oficiales. Es la voz del gobierno dominicano.

El hombre de la izquierda, vestido de uniforme militar, es el Ministro de las Fuerzas Armadas de la República Dominicana, Teniente General Rubén Darío Paulino Sem. Allí debió estar el canciller Vargas Maldonado, que debería ser la persona para tratar asuntos diplomáticos y no Paulino Sem, que es un hombre que ocupa una función que entra en acción cuando la diplomacia tiende a fracasar.

¿Cuál mensaje quiso enviar el gobierno de Medina al hablar, por boca de Roberto Rodríguez Marchena?

¿Para qué colocó allí al Ministro de las Fuerzas Armadas y al Ministro Gustavo Montalvo?

Presumo que lo hizo para respaldar su afirmación de que desde República Dominicana no se está conspirando contra el gobierno bolivariano y, si alguien se atreviera a hacerlo, entonces los militares dominicanos actuarían para impedirlo con el respaldo del gobienro (Montalvo) (Es solo una interpretación de la foto).

Ocurre que Paulino Sem representa los oídos, los ojos y los músculos del Poder Ejecutivo. Claro, los oídos y ojos los tienen el Departamento Nacional de Investigaciones, (DNI), policía política del gobierno, que debe coordinarse cada día, por necesidad y obligación, con el Ministro de las Fuerzas Armadas para decirle tempranito al presidente como marcha el país en materia de seguridad.

Sin embargo, a juzgar por la confirmación posterior a esa rueda de prensa del canciller Vargas Maldonado de que Venezuela sí se puso en contacto con él, podríamos afirmar que, cuando eso ocurrió, al DNI y a todos los organismos de inteligencia de las FFAA se le taparon los oídos y cerraron los ojos y no se percataron de lo que estaba ocurriendo en la cancillería dominicana, en sus propias narices.

Como consecuencia, Rodríguez Marchena, en nombre del presidente Medina, la emprendió contra Arreaza al decir que:

-“…. es falso que el gobierno de Nicolás Maduro se haya  puesto en contacto con nuestro país por ninguna vía, ni para alertarnos sobre ninguna situación, ni con ningún otro motivo. La única información que tenemos es la aparecida en los medios de comunicación”, dijo Rodríguez Marchena.

Horas más tarde, Vargas Maldonado, desde Israel, ponía en ridículo al gobierno de su país al admitir que Arreaza y el gobierno bolivariano sí habían hecho contacto con él varios días antes.

De eso, Paulino Sem ni el DNI se percataron y, si lo sabían, no se lo dijeron al presidente para prevenirlo sobre el contenido de sus declaraciones.

En consecuencia, pudiera ser que las gentes que son músculos, oídos y ojos del Ejecutivo dominicano no han estado en lo suyo o que, simplemente, el canciller Vargas Maldonado actuara desde la Cancillería como lo hace en su Partido Revolucionario Dominicano, (como si fuera algo de su propiedad), y no informara oportunamente de lo acontecido al presidente Medina, que es su jefe.

Así las cosas, habría que conocer quienes fueron los que pusieron al presidente de mojiganga al ponerlo a dar declaraciones que luego fueron desmentidas por el canciller Vargas Maldonado, dejándolo mal parado ante la opinión pública y con un “puñetazo en el estómago” de manos del gobierno constitucional de Venezuela, que sí dijo la verdad cuando habló de que se puso en contacto con el gobierno dominicano.

Tengo la percepción de que si el Ejecutivo dominicano hubiera sido informado a tiempo del contacto entre el gobierno bolivariano y el canciller dominicano, esa declaración de prensa de esta semana en el Palacio Nacional habría tenido otro contenido.

Finalmente, permítanme hacerle una pregunta inocente….¿Estará por ahí ocurriendo algo más de lo que no se han percatado los oídos, los ojos y los músculos del Ejecutivo dominicano?


 

Vea también

Roberto Rodríguez Marchena: hemos provisto de mayor seguridad y protección a las familias dominicanas

San Cristobal. -El portavoz del Gobierno, Roberto Rodríguez Marchena, manifestó que las políticas de empleo, …

Waldys Taveras

PRM entre la plutocracia del Luisismo y el Militantismo politico de Hipólito

Por Waldys Taveras La plutocracia  de Luis Abinader Uno de los líderes del P.R.M. y …

Comentarios: