Justicia

Imponen 30 años dos hombres asesinaron domestica en Las Caobas

COVID-19 República Dominicana

Confirmados:
240,201
Fallecidos:
3,118
Recuperados:
192,651
Activos:
44,432
Actualizado el: 2 marzo, 2021 - 10:49 PM (-04:00)

Por Julio Benzant
Santo Domingo Este.  El Primer Tribunal Colegiado de la provincia Santo Domingo, condenó a 30 años de reclusión mayor a dos hombre encontrados culpables en el asesinato de una trabajadora domestica y robar en una vivienda en el sector Las Caobas, en Santo Domingo Oeste.

Las penas les fueron impuestas a Enrique López Figuereo (Ricky) y Francisco Liriano Pérez (Guido) de 27 y 28 años, respectivamente, por el asesinato de Mercedes Minerva Ramírez Ramírez, de 55.

El suceso ocurrió el 20 de enero del 2009, en la calle Tierra número 25  del residencial Galaxia en el sector de las Caobas, en Santo Domingo Oeste.

Los dos condenados amordazaron y acuchillaron a la señora y cargaron con prendas, electrodomésticos, dos computadoras laptops, dos relojes, un litro de bebida alcohólica y dinero de la residencia.

imputadoviolento0Fueron apresados luego de poder ser rastreado a través del imei de un teléfono celular robado en la residencia.

Las investigaciones policiales estuvieron encabezadas en la ocasión por los coroneles Milton de León Peña y Adolfo Sánchez Pérez, quienes estaban adscritos al Departamento de Investigaciones Criminales (Dicrim) de la Dirección Santo Domingo Oeste.

La señora Ramírez Ramírez, era doméstica de la casa del teniente coronel Ricardo López.

El condenado López Figuereo (Ricky), es hijo del coronel López, propietario de la vivienda  donde ocurrió el suceso y empleador de la domestica asesinada.

El hijo del oficial, residía en Maquiteria, en este municipio, y visitaba con frecuencia la residencia de su padre, razón por la cual la doméstica le abrió la puerta.

Explican que luego de que ella le abrió la puerta, López Figuereo dejó entrar a Liriano Pérez, que luego amordazaron a la señora Ramírez Ramírez y la asesinaron de múltiples heridas de arma blanca.

El coronel López, que estaba adscrito a la Autoridad Metropolitana del Transporte (Amet), fue el querellante contra su hijo en el proceso judicial.

“Yo solo espero que este tribunal aplique justicia, que ese hecho reprochable que cometió”, dijo el coronel al ser cuestionado por el tribunal sobre que esperaba de los tres jueces.

imputadoviolento1Los dos hombres sentenciados habían sido condenados el 14 de abril del 2010 a 30 años de prisión por el Segundo Tribunal Colegiado de la provincia Santo Domingo, entonces presidido por el juez Víctor Mejía Lebrón.

Esta sentencia fue recurrida en la Corte de Apelación de la provincia Santo Domingo, tribunal que ordenó la realización de un nuevo juicio.

La defensa de los condenados, liderada por el abogado Sandy Antonio W. Abreu, solicitó la libertad de los dos procesados, por haber perimidos los plazos legales para ser procesados.

Esta solicitud fue rechazada por el tribunal presidido por la jueza Eudelina Salvador, al entender que los 28 aplazamiento judiciales del nuevo juicio, fueron “estrategias dilatorias” de las defensa de los imputados.

Los dos hombres fueron encontrados culpables violentar los Artículos 265, 266, 295, 304, 379, 382 y 385 del Código Penal Dominicano, que sancionan la Asociación de Malhechores, homicidio y el robo.

La fiscal adjunta Mariana Álvarez, desmontó la presunción de inocencia y demostró responsabilidad penal de los dos procesados.

La sentencia establece que los dos procesados cumplan la condena en la penitenciaría nacional de La Victoria.

Ambos imputados estaban en libertad, y el tribunal ordenó el inmediato cambio de la medida de coerción por prisión preventiva, antes el inminente peligro de fuga.

Esta situación generó la ira de los procesados, los que esposados, trataron de agredir a este reportero.

La acción violenta de los condenados fue impedida, tras la seguridad militar y policial del Palacio de Justicia empeñarse a fondo para someterlos a la obediencia.

El siguiente video detalla el incidente:

Compartir:
Botón volver arriba