Destacadas de CiudadOriental.comPolítica

Katy Báez afronta su prueba de fuego en el PRM + Vídeo

Por Robert Vargas
La prueba de fuego. -Para Katy Báez su participación en la carrera por la nominación a la Alcaldía de Santo Domingo Este tiene retos que afrontar muy distintos a los de sus otros tres competidores por el mismo puesto, a saber, Dío Astacio, Adán Peguero y Manuel Jiménez.

Astacio es un pastor evangélico, experto en marketing, que sabe vender gofio en el desierto,  hielo en Alaska, o fósforos en el infierno. Él sabe colocarse ante una multitud y dales un discurso durante horas. Y, además, ya pasó por la experiencia de ser candidato a síndico al frente de su propìo proyecto.

Peguero tiene amplia experiencia en negociaciones y en un activismo «en las alturas» y con los compañeritos de la base con el que se hizo Presidente del PRM en Santo Domingo Este en su primer intento. Este «muchacho» está acostumbrado a ir contra corriente y a pelear desde abajo hasta alzarse con la victoria, a la que no se llega sin tener fracasos. Tiene la forma de hablar que le gusta a los peñagomistas y «priva» de ser moreno.

Jiménez es un político veterano, (el más veterano de todos)  tres veces diputado, locuaz y con un enorme poder de convencimiento. Está acostumbrado a actuar ante grandes multitudes y a conversar con pequeños grupos. No hay en él miedo escénico. Posee ideas políticas e ideolgógicas cultivadas durante décadas, desde los tiempos de la dictadura ilustrada de Joaquín Balaguer.

Peguero es un centrista. Y Astacio es un derechista simpatizante de Donald Trump, que no duda en rechazar cualquier alianza con Jiménez por considerarlo «ultra izquierdista», lo que muestra al pastor con un pensamiento extremadamente conservador.

De su lado, Katy Báez es una novata en la política, aunque en las elecciones del año 2016 fue candidata a la Vice Alcaldía junto a Domingo Batista, que era el candidato a Alcalde de SDE.

Aquella vez, sin embargo, Katy iba de segunda; sin muchas posibilidades para desarrollar ideas propias y sin equipo.

Ahora, en el año 2019, ha tenido el «atrevimiento» de ir a por lo grande, con escasa experiencia para afrontar a las multitudes que andan en busca de un líder.

Ella, junto a su esposo Joaquín Hilario, han sabido desarrollar una empresa que iniciaron con 400 pesos y una maquinilla y hoy tiene cientos de empleados, mientras diversifican sus inversiones.

Katy está más enfocada al mundo empresarial, aunque tiene una fundación con la que cumple su parte de responsabilidad social.

Esta vez ella está de lleno en polìtica compitiendo con veteranos, aguerridos, curtidos en buenas y malas artes.

Katy está aprendiendo mediante uno de los métodos más duros y dolorosos: «ensayo y error».

Aún así, se atreve.

Ella conoce que el mundo solo pertenece a los atrevidos. A nadie más.

Por eso se atreve a combinar su trabajo empresarial, con el del activismo político y se ha rodeado de una gran cantidad de jóvenes que le han comprado su discurso, el que ella les da en pequeños grupos.

Exactamente no se cuentas horas dedica cada día a sus proyecto político, pero son muchas.

Recientemente le comenté a Joaquín, su esposo, sobre esto y él rió de buena gana.

-«Yo estoy para respaldarla y apoyarla», me dijo.

Ayer la vi ingresar al Club Flamboyán acompañada de una ruidosa multitud para participar en un acto en el que Hipólito Mejía respaldó a los pre candidatos de su corriente H20 en el PRM.

Ya Katy Báez no es una desconocida, al contrario.

Ella es una realidad en la política de Santo Domingo Este y dentro del PRM específicamente. Tiene en sus manos una cuota del pastel y cualquier salida que se busque es necesario contar con ella.

Se trata de la novata que se abre camino por sí misma y con su grupo de colaboradores.

En su discurso, con la timidéz del novato,  le habló a la multitud de lo que haría si fuera electa alcaldesa, se cuidó de no herir sensibilidades y, nada tonta, se puso a las órdenes de su líder, Hipólito Mejía.

Se trató de su prueba de fuego dando un discurso delante de tanta gente, entre estos, Mejía, a quien todos querían impresionar.

 

Compartir:
  • 6
    Shares
Botón volver arriba