La Fundación Joselito hace feliz a una familia de Mandinga a la que construye su vivienda + Vídeo

Por Robert Vargas
Vicenta Valentino Castro estaba feliz, y con ella su mamá, su papá y sus cuatro nietos. También los vecinos. No era para menos, al menos los chicos por primera vez vivirán de ahora en adelante en una vivienda digna… ¡Con inodoro incluido! ¡Se acabó el tiempo de la letrina!

Esto podrá parecer poco para quienes tienen más que eso, pero para Vicenta y los suyos es algo de verdad grandioso.

Ella me lo hizo notar anoche cuando la visité en su hogar y le pedí permiso para ingresar. Lo primero que me mostró fue el sanitario. Esto significa que para ella ese detalle represante un salto adelante enorme en su calidad de vida.

Esto ocurrió no lejos en el campo, sino ellí mismo, en una de las múltiples calles Primera que tiene el sector de Mandinga, en Villa Faro, a poca distancia de la estación de Bomberos de la barriada.

A Vicenta se le llenaron los ojos de ternura cuando le agredeció “a Joselito” y a sus emigos empresarios por su nuevo habitat.

Antes, aquello era una casucha construida con trozos de tablas viejos y de latón oxidado impropio para ser habitada por personas.

Para la familia, la situación vino a peor cuando murió el esposo de Vicenta. Las penurias aumentaron.

“Pero un día….”, como diría el de aquellas radionovelas, pasó por allí Juan Carlos Echavarría, el presidente de la Fundación Joselito, y quedó impactado por lo que vio.

Se puso “manos a la obra” y buscó la colaboración de algunos empresarios más.

En dos meses le construyeron la casa, le donaron unos muebles para la pequeña sala, una cama doble para los chicos y hasta una nevera.

Sin embargo, eso no era suficiente.

Los vecinos del entorno tenían problemas para descargar las aguas residuales.

Joselito llegó con sus maquinarias, les construyó un pozo séptico, hizo trampas de grasa y un filtrante y, por si fuera poco, encementó el callejó que sirve de “parte frontal” a todas las viviendas del  lugar.

Vista así las cosas, se entiende perfectamente porqué estaban tan alegres anoche todos los vecinos, incluso los que viven un poco más lejos.

Joselito no fue solo, sino que estuvo acompañado de su bella esposa Yubelkis, la misma que hace varios meses dijo que en la Fundación Joselito “lo bueno estaba poor llegar”.

Varios empresarios que aportaron para la pobra también estuvieron presentes.

Para coronar la obra, los esposos Joselito y Yubelkis sirvieron la cena no solo a Vicenta, su mamá, su papá y sus nietos, sino a todos los vecinos, chicos y adultos.

Después que todos cenaron, les obsequiaron pollos y teleras.

-“Esta ha sido nuestra navidad más feliz”, le comentó Vicenta a Ciudad Oriental.

Más felices estaban Joselito y Yubelkis al entregar la vivienda número 63 que ha construido para personas necesitadas en distintos lugares de Santo Domingo Este y otros lugares del país.

El vídeo que acompaña esta nota les muestra todo lo que allí sucedió.

Vea también

Joselito inició 2019 con fuerza su trabajo en busca de una diputación en por la Circ. 1 de SDE

Por Robert Vargas Juan Carlos Echavarría se está revelando como un político de este tiempo, …

Fundación Joselito dona útiles deportivos al Club Fuego Olímpico

El empresario Juan Carlos Echavarría, presidente de la Fundación Joselito, ha donado útiles deportivos al …

Comentarios: