Destacadas de CiudadOriental.comOpiniones

La sentencia Juniol y la culpa sistémica

Por Valentín Medrano Peña

“Quise mucho a Junior y él lo sabe. Amo a la justicia y he sido crítico a favor y en contra. Una y otra cosa no están divorciadas. Las críticas a una sentencia bien dada por los jueces de redes sociales, medios y abogados hechos en patios, no son justas y es la peor INjusticia”. (Twit).

Los jueces no fabrican pruebas. El Ministerio Público y el país con acceso a los tribunales penales, usuarios y abogados, saben que para un juez es cuesta arriba otorgar descargos, suelen procurar cualquier vía para condenar, pero no siempre es posible, aveces es imposible condenar a pesar del deseo de concluir en ello.

Los jueces están presionados, los jueces suelen cursar sus periplos hacia su lugar de trabajo abriéndose pasos entre carteles y presioneros que piden una específica decisión, dicen pedir a justicia, pero hablan de una específica justicia sin y avizorar otra probabilidad. Justicia para ellos es hacer lo que ellos quieren.

Los jueces ven en sus televisores y escuchan en sus radios de vehículos unos opinadores que asumen la condición de otro tipos de jueces que sancionan desde su desconocimiento y basados en conjeturas, en sus propios enunciados y elucubraciones, estos individuos de forma irresponsable presionan en una dirección, igual ocurre en los juicios con likes y comentarios de WhatsApp, Twitter y Facebook.

A pesar de esta presión, que también viene de su propia institución, la que llama a una prudencia cómplice que tienda a beneficiar a la acusación, los espacios geográficos no cambian esta realidad. Todo atenta contra el imputado, incluso la comodidad de no ser ajado y vituperado como juez en redes sociales y medios que casi nunca ocurriría si ceden ante la procurada condena. ¡Hágase justicia aunque caiga el cielo!

La absolución de una parte de los imputados en el caso del malogrado abogado y periodista Juniol Ramírez no podía ser diferente. Nada más que elucubraciones, nada más que conjeturas, nada más que suposiciones y claro está, la presión mediática, mantuvieron a esos imputados unidos a un proceso del que si bien no eran del todo ajenos, en lo absoluto eran penalmente responsables. Y lo único responsable en este proceso es esta sentencia absolutoria del Segundo Juzgado de la Instrucción del Distrito Nacional que dio a casa quien lo que le corresponde y quiéranlo o no los opinadores, se le hizo justicia a Juniol.

Es muy cómodo siempre hacer silencio, un silencio irresponsable, pero no sería yo. Por eso me refiero y clamo comprensión que no espero obtener de fanáticos, sobre lo correcto de la decisión manada del colegiado distrital, y permitir, aún bajo críticas, aún con votos disidentes, que la justicia pueda ser imparcial e independiente, y prohijar, compromisos de todos, jueces primeros, que las decisiones judiciales sean respetadas y cumplidas procurando una aproximación sistemática a una verdadera justicia penal.

Compartir:
Botón volver arriba