Destacadas de CiudadOriental.comOpiniones

Las incoherencias de un Alcalde.

Por Jacobo Colon
Los falsos políticos
acostumbraron a los ciudadanos a escuchar sus propuestas e ideas cuando están en campaña buscando el voto, pero luego actúan alejados de sus promesas desde que asumen la posición para la cual fueron electos.

Decir y hacer se tornan distantes una vez consiguen el fin anhelado, ya no importa lo que dijeron que harían, se sienten con la libertad de hacer lo que mejor les convenga.

Son tan desvergonzados que aun habiendo engañado de manera clara y burda a los votantes son capaces de presentarse de nuevo requiriendo nueva vez ser favorecidos.

Mienten, desnaturalizan, traicionan, son incoherentes.

Nos vamos a referir a las incoherencias o artimañas de un Alcalde, el cual alzó su voz de protesta por la construcción de una parada de guagua ubicada en el parque del este, su oposición radical lo llevó a organizar marchas y caravanas e incluso asistir a los tribunales con el único fin de impedir esa construcción que según sus palabras era ilegal y por lo tanto debía ser demolida.

Pero desde que el aspirante protestón llega al frente de la administración municipal, esa construcción de la cual decía “Debía ser destruida” no le parece bien su demolición, sino que debería ser aprovechada por el mismo Alcalde para “beneficios municipales”

En la oposición la parada de autobuses del parque del este debía ser derribada, cuando gana debe ser conservada y utilizada, eso es ser incoherente.

Todo indica que sacó provecho político de las huelgas, protestas y sometimientos judiciales.

El fin no era el medio ambiente y la conservación intacta de ese importante pulmón ambiental, más bien representaba popularidad de cara al proceso electoral.

El candidato falsea, dice cosas para ganar adeptos, por ejemplo, cuando el Alcalde de Santo Domingo Este era aspirante fue a un programa de televisión, más específicamente Carivisión, canal 26, programa Visión RDN, siendo entrevistado por el periodista Ariel Lara.

Manuel Jiménez, el alcalde incoherente, le dijo al país, al municipio y al periodista que lo entrevistó lo siguiente:

“Alfredo Martínez viola la ley 176-07, otorgando publicidad a programas del Distrito Nacional, en mi gestión toda la publicidad será para desarrollar los programas y comunicadores del municipio” ¡Solo del municipio!

¿Pero qué ha pasado con la publicidad una vez llegó a ocupar la posición tan anhelada y que lo llevo a realizar esta promesa?

Escuchamos y vemos publicidad del Ayuntamiento Santo Domingo Este en las más importantes emisoras de radio y canales de TV de la nación dominicana.

¡Ubicadas en el Distrito Nacional!

Hace unos meses fuimos testigos del traslado al Municipio del Staff de un importante programa matutino, hicieron un programa especial, el cual cuesta millones de pesos su realización, mucho dinero para el que decía que eran ilegales esas promociones.

Esos montos superan con creces las migajas dejadas caer al piso para los comunicadores y paginas digitales de Santo Domingo Este.

¿Acaso dejaron de ser ilegales una vez llegó Manuel Jiménez a la alcaldía?

Si cuando Alfredo Martínez eran legales mintió de manera descarada al decir que eran ilegales dar publicidad a emisoras del distrito nacional, y si no mintió entonces quien está violando la ley es el alcalde Manuel Jiménez.

Mas Incoherencias de un Alcalde.

Parece que son dos Manuel Jiménez, uno el candidato que se postuló y otro el que asumió a partir de febrero 2020.

El Manuel candidato exigió en más de una ocasión el cumplimiento de la ley 176-07 sobre lo concerniente al presupuesto participativo, se unió a las juntas de vecinos en el pedido de cumplimiento este instrumento legal y constitucional.

En diferentes ocasiones habló de su importancia y de cómo el presupuesto participativo contribuye a la eficiencia, a mejorar la calidad del gasto y a la transparencia en el manejo de los fondos municipales, esas eran sus palabras y pensamientos antes de ser Alcalde.

¡Oh sorpresa de la vida!, de decir esto, de prometer de manera solemne su cumplimiento según lo establece la ley, a ser el alcalde que menos obras ha realizado utilizando este instrumento legal, es mucho decir, creemos que es la incoherencia y el engaño en grado superlativo.

¡El único alcalde que no cumple con el presupuesto participativo de todo el país!

La incoherencia en grado sumo.

Pero las incongruencias del alcalde son las más absurdas, nos prometió obras de infraestructura que ningún ayuntamiento podría cumplir, su costumbre de prometer lo que no puede cumplir es cuasi patológico.

Ofreció un nuevo mercado en los Mina, un gran edificio de extensión de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, un hospital general de salud, etc, incluso tuvo la cachaza de prometernos el mejor estadio de béisbol de todo el caribe, con los estándares de equipos de grandes ligas.

¿Dónde están esas obras?

Las contradicciones de lo que dijo Manuel Jiménez y lo que ha hecho son centenares, no tendríamos espacios para escribirlas todas, debemos seguir en otras entregas.

Prometer obras sabiendo que no se tiene la capacidad económica para realizarlas es ser incoherente, es mentir de manera malintencionada y deliberada a los munícipes.

Las primeras palabras del padre de las incoherencias y de las mentiras cuando asumió las funciones de alcalde de Santo Domingo Este el día 24 de abril 2020 fueron:

“Ya somos el alcalde, las promesas y los discursos ceden el paso a las respuestas” respuestas que no hemos visto, aún las estamos esperando…………

Compartir:
Botón volver arriba