ASDEDestacadas de CiudadOriental.com

Manuel Jiménez da tumbos: tienes dos “intendentes” en el Cuerpo de Bomberos, uno legítimo y otro de facto

COVID-19 República Dominicana

Confirmados:
140,922
Fallecidos:
2,317
Recuperados:
113,687
Activos:
24,918
Actualizado el: 27 noviembre, 2020 - 3:49 AM (-04:00)

Por Robert Vargas
Justo al cumplirse seis meses de su gestión de cuatro años, el alcalde de Santo Domingo Este, Manuel Jiménez, continúa “dando tumbos” y, como consecuencia de una de sus acciones erráticas, tiene dos intendentes en el Cuerpo de Bomberos, (CBSDE), solo que uno es legítimo y legal, y el otro es de facto.

Su aparente falta de orientación legal y su proclividad a realizar acciones impulsadas por su voluntad, al margen de lo que establecen algunas normas legales, lo han llevado a cometer graves errores que han servido para ponerlo en evidencia ante los ojos del municipio al que le prometió una “ciudad justa y creativa”.

Esa forma de actuar de Jiménez sirve para explicar que, debido a su accionar errático, Santo Domingo Este sea el único de toda la República Dominicana que tiene dos intendentes (jefes) en el Cuerpo de Bomberos, lo que convierte a este municipio en al hazmerreir de los bomberos profesionales del país.

Todo inició a primeros del pasado mes de septiembre cuando Jiménez llamó a su despacho al titular del CBSDE, coronel  Rafael Javier Bueno, y al subalterno de este  teniente coronel  Roberto Santos Méndez.

Su intención, y así lo ejecutó, era destituir allí mismo a Javier Bueno y sustituirlo por Santos Méndez, a quien ascendió al rango de coronel y nombró “Intendente” del CBSDE.

Al actuar de esa forma, Jiménez humilló a uno de los bomberos de mayor prestigio y mejor preparados de República Dominicana.

¿Actuó bien o mal el alcalde?

Al parecer, él  destituyó a Javier Bueno y  lo reemplazó por Santos Méndez “porque le dio la gana” o no contó con la orientación legal correcta por parte de su Dirección Jurídica, que parece estar bastante despistada en lo que se refiere a los asuntos jurídicos municipales.

Ocurre que la norma legal establece la forma correcta para designar a un Intendente de los cuerpos de bomberos.

Estos no se designan porque al síndico le de “su santa voluntad”.

Existe un procedimiento previamente establecido que debe ser respetado.

¿Cuál es ese procedimiento?

Es bastante simple: el alcalde debe solicitar al Intendente en vigor que convoque a la Plana Mayor del Cuerpo de Bomberos para que este órgano le suministre una terna de oficiales para, de entre ellos, seleccionar al que deberá ocupar el cargo.

Cada uno de los integrantes de la terna deberán ir acompañado con sus respectivas hojas de vida con la que demostrar sus capacidades técnicas y profesionales.

Aunque el alcalde tenga su favorito, él deberá presentar la terna, con la documentación correspondiente, al Concejo de Regidores para que este adopte una decisión final.

Si, al comparar la hojas de vida observara algún error por parte del alcalde en su escogencia, los regidores podrán devolvérsela para que él haga las correcciones de lugar y se la remita nuevamente.

Pero Manuel Jiménez no actuó así.

Él simplemente destituyó a uno y designó al otro atropellando al Concejo de Regidores.

Al darse cuenta de la “metedura de pata”, varios días más tarde quiso “corregir” lo que hizo. Solicitó la terna a la Plana Mayor, pero dejó como Intendente de hecho al “teniente coronel” Santos Méndez, sin poder remover a Javier Bueno.

Ocurre que, para poder ser reconocido como Intendente del Cuerpo de Bomberos, Santos Méndez debe ser confirmado mediante resolución por el Concejo de Regidores, lo que todavía no se produce debido a varias razones que mencionaremos más adelante.

Así, la firma que vale y es legal en el CBSDE es la de Javier Bueno, quien sigue cobrando como tal y está a la espera de su jubilación, pero el “intendente impuesto” es Santos Méndez, quien carece de base legal para actuar como Intendente por no haber sido reconocido por el Concejo de Regidores y cobra no como titular del puesto que le asignó por la fuerza Jiménez, sino como teniente coronel.

¿Qué sucede en el Concejo de Regidores?

El expediente sobre esta situación tragi-cómica de la autoría del alcalde fue enviado a una comisión de estudios para que la evalúe y emita su opinión.

Sin embargo, Jiménez envió al Concejo de Regidores solo el expediente de su favorito, Santos Méndez, y guardó no se sabe donde los expedientes de los otros dos miembros de la terna que le sometió la Plana Mayor del CBSDE.

Los tres coinciden en ser bomberos profesionales, pero tienen “pequeñas diferencias” académicas entre ellos.

Uno de los tres es médico, además de bombero profesional.

Otro es licenciado en Administración de Empresas, además de bombero profesional y, el tercero, que es el favorito de Jiménez, es bombero profesional y solo es bachiller.

Este último fue el que sometió Jiménez al Concejo de Regidores sin darle la oportunidad a los concejales para que evalúen las capacidades de los otros dos.

Hasta la fecha, ninguno de los tres ha sido entrevistado por los regidores, que son quienes, mediante resolución, deberán designar al Intendente de ese cuerpo especializado.

Otra metedura de pata de Manuel Jiménez

No conforme con los errores que ha cometido en este caso, el alcalde Manuel Jiménez entregó al Concejo de Regidores los nombres de los miembros de la terna, con el currículum de solo uno de ellos, y acompañando con su recomendación fechada con anterioridad a la conformación de los tres propuestos por la Plana Mayor.

En pocas palabras, el mismo documento con el que él destituyó a Javier Bueno y “designó” a Santos Méndez.

Esta por verse cómo los concejales resolverán este embrollo que ha hecho el alcalde Jiménez quien, con su actuación, ha logrado que quienes conocen del funcionamiento de los cuerpos de bomberos en RD se rían de lo que sucede en Santo Domingo Este, el municipio más grande de esta nación.

Preguntas al margen: Si en SDE se produjera un siniestro importante, ¿Quién deberá dar explicaciones? ¿Javier Bueno o Santos Méndez? ¿El intendente legal o el impuesto?

Mientras se está a la espera de que este problema sea resuelto, Jiménez y una comitiva de cinco personas adicionales andan por Estados Unidos gastando más de un millón 282 mil pesos propiedad de la Ciudad en un viaje oficial que el Concejo de regidores le autorizó realizar a él, pero que en ninguna parte consta que el ASDE gastaría esa suma de dinero para pagar el viaje a otras personas.

Compartir:
  • 100
    Shares
Botón volver arriba