ASDEDestacadas de CiudadOriental.com

¡Marrullero! Alfredo Martínez parece “un niño de teta” ante Manuel Jiménez + Vídeo

Por Robert Vargas
El alcalde de Santo Domingo Este, Manuel Jiménez, ha quedado en evidencia como un tipo potencialmente marrullero, que no se diferencia en algunas de sus acciones de su predecesor, Alfredo Martínez, (El Cañero). Es más, este parece un “niño de teta” ante el actual síndico. De Jiménez se esperaban otras actuaciones.

Antes vamos a decirles que el portal definiciones-de-com, define el concepto “marrulla” como “un engaño donde se aparenta debilidad, amabilidad o buena intención para luego conseguir algo”.

Y eso es lo que, a todas luces, ha pretendido hacer el alcalde Jiménez en su afán por lograr que sea instalado un vertedero de basura en El Tamarindo.

A ese vertedero no lo llaman así, sino con el nombre más bonito de “relleno sanitario”. Pero, vaya usted a ver lo que será al final.

¿Cuál es la “marrulla” que convierte a Jiménez en una persona con las mismas características que El Cañero?

Veamos: es de todos conocidos que el Tribunal Constitucional ha fallado de manera definitiva y concluyente que el otorgamiento de las licencias de uso de suelo es una facultad única del Concejo de Regidores, a solicitud de la Alcaldía.

Por tanto, a los alcaldes, legalmente, no les está dado otorgar licencias de uso de suelo.

Eso lo conocía perfectamente el ex alcalde Alfredo Martínez. Sin embargo, a lo largo de su gestión de cuatro años (2016-2020), El Cañero con frecuencia se abstuvo de enviar al Concejo los proyectos que requerían de la intervención de este ente para aprobar los usos de suelo.

El Cañero, con la sola opinión de su Director de Planeamiento Urbano, asumía una facultad que no le está dada por el Tribunal Constitucional, con lo que usurpaba las funciones del Concejo-

Martínez, que no es ningún tonto, solo derivaba hacia el Concejo de Regidores los proyectos de uso de suelo cuando estos eran temas espinosos y podrían derivar en consecuencias eventualmente graves.

Solo en esas circunstancias enviaba Martínez a los regidores los usos de suelo. Lo hacía cuando quería compartir responsabilidades.

En caso contrario, él y su Director de Planeamiento Urbano, Ysidro Romano, se las arreglaban para actuar a su antojo pasando por encima  al fallo del TC.

Sin guardar las apariencias, pero pretendiendo que lo vean distinto

El actual alcalde de Santo Domingo Este, Manuel Jiménez cimentó su campaña electoral de cinco años en duras críticas tanto al fallecido síndico Juan de los Santos como al sucesor de este, Alfredo Martínez.

Nunca, a lo largo de su dilatada campaña electoral, Jiménez  “bajó los puños” y “golpeaba” sin detenerse la presunta ilegalidad del “falso alcalde” y no paraba de criticarle.

Él juraba que sería distinto.

Pero no hay motivos para creer a ojos cerrados en las palabras de ciertos políticos. Es mejor observar sus acciones.

Ocurre que, una vez se sentó en el mismo sillón que antes estuvo sentado su otrora adversario Alfredo Martínez, el síndico Jiménez ha seguido los mismos pasos que aquel, incluso con el respaldo de su Director de Planeamiento Urbano,  Ángel Sosa.

Desde que Jiménez asumió el cargo ha estado aprobando de manera unilateral y sin contar con el Concejo de Regidores, una cantidad indeterminada de licencias de uso de suelo, tal como lo hacía El Cañero, en abierto desafío al Tribunal Constitucional.

Sin embargo ahora, ante un caso espinoso, él ha enviado al Concejo un proyecto de resolución que autorizaría el otorgamiento del uso de suelo para la instalación del vertedero en El Tamarindo.

Y aquí está la marrulla de Jiménez: quiere hacerle creer a los regidores que él es institucionalista y respetuoso de la Ley al enviarle el proyecto de uso de suelo del “relleno sanitario”, con lo que pretende halagar a los concejales y mostrarse ante el municipio como institucionalista.

Sin embargo, ¿Por qué no actuó de forma similar con los usos de suelo que ha otorgado a lo largo del primer año de su gestión? ¿Por qué con los otros no y con este si?

La respuesta está en el dinero… solo hay que seguir su rastro

En el proyecto de instalación del vertedero (relleno sanitario) en El Tamarindo está de lleno un funcionario del gobierno, Neney Cabrera, quien fue designado por el presidente Luis Abinader para actuar junto a Jiménez.

La cuestión es que en su vida privada, el gran negocio de Neney Cabrera es … ¡La basura!

Ahí es que está el dinero, en la basura.

Y Neney Cabrera sabe perfectamente que el banco que deberá erogar los fondos para ese proyecto no soltará ni un solo chele si Jiménez no le entrega la resolución del Concejo de Regidores que autorice el uso de suelo.

Por eso, por el dinero, Jiménez está empecinado en lograr que los regidores “cumplan la ley”, la misma que él ha violado a lo largo de este último año, tal como lo hacía Alfredo Martínez.

¡Ah! lo que hace el dinero…

Tiene Manuel Jiménez tanto apuro para que el asunto le sea resuelto por los regidores, que el tema fue enviado a una comisión especial por el Presidente del Concejo, Franklin Marte, a solicitud del alcalde, sin que este tema fuera introducido previamente en una sesión anterior, lo que fue denunciado por la regidora Evelyn Fernández,.

De todas maneras, es bastante posible que sobre el cielo del Concejo se coloquen ciertos nubarrones y más de un concejal esté dispuesto a empaparse, como ya lo han hecho otros en otras ocasiones.

Regresaremos sobre este tema, que apenas comienza.

Me olvida…

En el título de esta información se refiere a la nueva evidencia de que Manuel Jiménez no es tan diferente a El Cañero. ¿Cuál es la otra? Recuerden que Jiménez, entre los suplidores del ASDE, se va ganando el mote de “mala paga”, igual que como le decían a El Cañero.

 

COVID-19 República Dominicana

Confirmados:
277,188
Fallecidos:
3,582
Recuperados:
233,830
Activos:
39,776
Actualizado el: 17 mayo, 2021 - 10:04 AM (-04:00)
Compartir:
Botón volver arriba