ASDEDestacadas de CiudadOriental.com

Peñagomistas, encabezados por Felito Rodríguez, le “doblan el brazo” a enemigos de Peña Gómez en el ASDE

No es que al alcalde Alfredo Martínez de repente  le han brotado un buen corazón y sentido de justicia que lo han llevado colocar el nombre de José Francisco Peña Gómez al Palacio Municipal de Santo Domingo Este, sino que él se ha visto obligado a hacerlo para evitar una acción judicial en su contra que ya estaba en camino y fue motorizada por el regidor Felito Rodríguez, según este le ha dicho a Ciudad Oriental. Solo después de esta iniciativa, y luego tres años de gestión, El Cañero cambia la forma de actuar y decide a acatar la Resolución 02-02, del año 2002, autoría de Domingo Batista.

Por Robert Vargas
Esta es una parte de la historia no contada, pero real: los peñagomistas, encabezados por el único regidor perredeísta en el Ayuntamiento de Santo Domingo Este, Felito Rodríguez, le han doblado el brazo a los peledeístas, comenzando por el del alcalde Alfredo Martínez.

Otros pretenderán llevar para sus casas “la gloria”, pero el artífice y quien hizo el trabajo de “carpintería” final para arribar al acto de este miércoles en el que el Palacio Municipal de Santo Domingo Este será designado, definitivamente, con el nombre de José Francisco Peña Gómez, es Felito Rodríguez, el mismo a quien dirigentes de su organización, el PRD, traicionaron para que no fuera más candidato a regidor.

Esta historia es extensa y se remonta por allá, por el año 2002 cuando Domingo Batista era el alcalde de Santo Domingo Este, y continuó con una multitud de peñagomistas rociados con gases lacrimógenos frente al antiguo local del ASDE, mientras en su interior la entonces regidora Fanny Santana,a, junto a otros, “paraban el pecho” frente a los peledeístas radicalizados (ahora algunos de la Fuerza del Pueblo) que odiaban a Peña Gómez, aún después de muerto.

Yo estuve allí, cuando el ASDE era escenario de choques, incluso con la Policía. Nadie me lo contó y se lo cuento a ustedes tal como lo recuerdo y lo grabé en audio y vídeo.

Vamos ligeramente al inicio, cuando Domingo Batista era alcalde de Santo Domingo Este.

Batista fue el primer síndico que tuvo el municipio Santo Domingo Este, después de que la descentralización municipal fue auspiciada por el mayor líder de masas que ha tenido la República Dominicana, aquel hombre de piel tan negra como la noche sin luna.

Corría el año 2002 y Domingo Batista apenas se estrenaba. Además, la muerte de Peña Gómez había ocurrido apenas algunos años antes y el país no había sucumbido en medio de la crisis bancaria que llevó al descalabro al gobierno perredeísta de Hipólito Mejía.

Fue en la segunda sesión del Concejo de Regidores del ASDE cuando, a iniciativa de Batista, los regidores aprobaron a unanimidad que el Palacio Municipal de Santo Domingo Este llevaría por nombre José Francisco Peña Gómez.

Lo hicieron mediante la resolución número 10-02 del año 2002.

Desde entonces, todos los documentos oficiales del ASDE estaban encabezados, en el membrete, como Ayuntamiento de Santo Domingo Este, Palacio Municipal José Francisco Peña Gómez.

A la Sala Capitular, que es donde sesionan los regidores, le pusieron por nombre Ignacio Martínez H., en honor a aquel munícipe y ex diputado balaguerista que auspició una gran cantidad de obras en lo que entonces era la Zona Oriental del Distrito Nacional.

Cuando Batista ganó las elecciones del año 2002 y asumió la alcaldía, solo le entregaron un papel que lo acreditaba como tal. Lo mismo hicieron con los regidores.

Papeles, más nada. Ni siquiera una silla.

Por tanto, los flamantes nuevos funcionarios tuvieron que dedicarse a fondo para construir la estructura del Ayuntamiento, que entonces se extendía hasta el entorno de Guerra.

Las nuevas autoridades lograron que un empresario, Jangle Vásquez, quien es el dueño del consorcio Credigas-Nativa, les rentara un estrecho local en la carretera Mella y allí establecieron su “Palacio Municipal” y su “Sala Capitular”, hasta que pudiera tener un edificio propio y moderno.

Poco antes de perder las elecciones del año 2006 a manos del peledeísta Juan de los Santos, Batista logró obtener una parte de los terrenos y de la vieja edificación que albergaban a la quebrada Industria Textil Los Mina.

Batista quiso construir allí el Palacio Municipal pretendiendo adecuar la edificación industrial, pero la derrota electoral no le permitió avanzar más de ahí.

Juan de los Santos asumió la alcaldía de SDE el 16 de agosto del año 2006 y, desde el principio, no le gustó la idea ni la concepción de Batista y se planteó construir el Palacio Municipal desde cero, digno del municipio más grande de la República Dominicana.

Fue así que, años más tarde, Juancito logró hacer una permuta de los terrenos de la vieja textil Los Mina, por los que ocupaban la también quebrada fábrica de Pinturas Dominicanas CxA, (PIDOCA), donde hoy está el Palacio Municipal.

No vamos a entrar en si la obra fue sobrevalorada o no. Eso es otra historia.

La cuestión es que Juancito se empleó a fondo para dejar ese legado, construyendo una edificación moderna. cada sábado visitaba la obra para ver su progreso.

El problema surgió cuando Juancito, peledeísta al fin, parece que no quería saber mucho de Peña Gómez (no hay que olvidar que Juan Bosch tachó al líder perredeísta de ser un “degenerado”) y logró convencer  a la mayoría de los regidores de su Partido de la Liberación Dominicana,para que abogaran porque el nombre del nuevo edificio no fuera el de José Francisco Peña Gómez, sino el de Juan Pablo Duarte, pero la Sala Capitular seguiría como Ignacio Martínez H, lo que evidenciaba la repulsa de los oficialistas al negro líder socialdemócrata.

Cuando este tema llegó a la Sala Capitular en el viejo edificio, los peñagomistas, encabezados por la regidora Fanny Santana, José Antonio Trinidad y otros, estallaron en ira.

A las puertas de la vieja edificación llegaron activistas y dirigentes del PRD a defender el nombre de Peña Gómez, la policía los roció con gases lacrimógenos y varios fueron apresados. Hablamos de octubre del año 2015, dos meses antes de que Juancito fuera asesinado.

Juancito, quien había sido el artífice de la idea cambiar el nombre de José Francisco Peña Gómez al Palacio Municipal, se retractó y “tiró al medio” a sus regidores peledeístas.

En una de esas visitas a Punta Cana, al ser cuestionado por Ciudad Oriental sobre el tema, él reculó y declaró que no se imaginaba que ese cambio provocaría la ira de los peñagomistas y que no vería mal que a la nueva edificación le pusieran el nombre de José Francisco Peña Gómez.

Esta nueva postura de Juancito molestó a varios regidores peledeístas, que se disgustaron con el entonces alcalde.

Las declaraciones de Juancito en ese momento sirvieron para calmar los ánimos.

Sin embargo, el 15 de diciembre de 2015, cuando el edifico estaba listo para ser inaugurado, Juancito fue asesinado y el asunto tomó otro rumbo.

El nuevo edificio fue inaugurado y por ninguna parte apareció el nombre de Peña Gómez.

Desde entonces, los regidores peñagomistas divididos entre perremeístas, perredeístas y del BIS, de tiempo en tiempo reclamaban que se cumpliera la resolución del año 2002 auspiciada por Domingo Batista, a lo que siempre la mayoría peledeísta respondía con burlas o, sencillamente, haciendoles “el caso del perro”.

Incluso, Manuel Antonio Todman, del Movimiento Rebelde, llegó a amenazar con inmolarse a las puertas del Palacio Municipal para lograr que se cumpliera con aquella resolución.

Nadie les hacía caso.

Ni el alcalde Alfredo Martínez ni ninguno de los presidentes del Concejo, todos del PLD, que hasta borraron de los documentos de ese órgano el nombre de José Francicos Peña Gómez y simplemente hablaban de Palacio Municipal del Ayuntamiento Santo Domingo Este.

El factor Felito Rodríguez

El asunto toma un giro, cuando el único regidor perredeísta en el ASDE, Felito Rodríguez, pasó a vías de hecho, sobre todo después de que el regidor peledeísta Rafael Hernández, (Comesolo) ninguneara a Peña Gómez.

Felito se reunió con la viuda de Peña Gómez; con los hijos de este; con Miguel Vargas y decide ejecutar acciones “contundentes”, que, sin embargo, no se materializaron porque él prestó atención al presidente del PRD y optaron por tomar el camino de los tribunales para ir directamente contra el alcalde Alfredo Martínez.

Cuando Alfredo Martínez vio que “la cosa iba en serio” y en medio del descalabro de la imagen de su gestión, se vio obligado a acceder a colocar el nombre de José Francisco Peña Gómez al edificio para evitar un proceso judicial y un ruido innecesario.

Es así como este miércoles será realizado un acto para hacer justicia en el que algunos intentarán apropiarse de los éxitos de otros.

Incluso,aún está fresca en la memoria la forma en que cierto regidor perremeísta rió de buena gana cuando Peña Gómez era ninguneado por el regidor Comesolo.

Pero, ironía de la vida, fueron dirigentes del PRD quienes traicionaron a Felito para que este no continuara de regidor en el ASDE, quizás para complacer a cierta persona que quería quitarse “esa espina de la garganta”.

 

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar