Destacadas de CiudadOriental.comEducación

Un error grave cometido por el rector del ITSC en su primer discurso a la academia + Vídeo

COVID-19 República Dominicana

Confirmados:
145,197
Fallecidos:
2,334
Recuperados:
115,611
Activos:
27,252
Actualizado el: 3 diciembre, 2020 - 9:20 AM (-04:00)

Por Robert Vargas
Cuando el flamante rector del Instituto Superior Comunitario, (ITSC), dio su primer discurso a la academia cometió un gravísimo error que sirvió para colocar sobre  la mesa el alcance de su mentalidad en relación a esa institución.

Se trató de un error que  quedará grabado para la historia, sea para bien, o para mal del ITSC, una institución que durante siete años se ha dedicado a formar técnicos de altísima calidad y que hoy formar parte del aparato productivo nacional en condiciones ventajosas.

José Altagracia Sánchez,  es el nombre real del nuevo rector del ITSC, pero a quien todos conocen como José Sánchez, tanto en el mundo político local, en la escuela de nivel medio donde impartió docencia, en la Asociación Dominicana de Profesores y en la Cooperativa de los maestros.

Por tanto, hablemos de José Sánchez, así. A secas.

Ocurre que de repente, casi como “por arte de magia” y tras estar alejado de las aulas y de las actividades académicas durante muchos años, José Sánchez saltó desde la Dirección Técnica del Ayuntamiento de Santo Domingo Este a ser nada más y nada menos que el rector del único Instituto Superior de es tipo que existe en el país.

Sánchez llega al ITSC dejando tras al ASDE, una institución que se desploma de manera estrepitosa en materia de transparencia y otros renglones, según el Sistema de Monitoreo Municipal (SISMAP).

El recién estrenado rector del ITSC hasta hace poco era el responsable de informar al SISMAP sobre el cumplimiento del ASDE en distintas áreas, pero no logró hacerlo como se esperaba, y bajo su gestión el ayuntamiento pasó de la posición número 12 al deplorable puesto número 18 constituyéndose en un ejemplo de gestión negativo para todos los ayuntamientos del país.

Ahora, José Sánchez, a quien se le considera un verdadero “fajador”, un trabajador político incansable, ha dado el salto de un político de calle y funcionario del ASDE con poco brillo, a ser el rector de una institución que, en las actuales circunstancias de pandemia por la Covid-19 ha sabido colocarse a la altura de los acontecimientos manteniendo conectados a sus miles de estudiantes e impartiendo docencia de manera virtual con sus 1600 secciones.

Él tendrá bajo su responsabilidad administrar esto de más abajo, más o menos:

  • Cerca de 600 millones de pesos al año en el Presupuesto.
  • En la parte administrativa, 350 empleados, con todos los perfiles.
  • Hay 300 docentes contratados;
  • Tiene 7 mil estudiantes cursando  24 carreras, en 7 facultades;
  • También tiene un acápite de becas del Ministerio de Educación Superior donde se entregan de 3 y 5 mil pesos en efectivo a los estudiantes para gastos de pasaje;

¿Dónde está el error?

Se suponía que, en su primera comparecencia ante la academia, en un lugar solemne, el rector daría un discurso dirigido a los docentes, a los empleados y a los estudiantes para hablarle sobre sus proyectos para mejorar la formidable plataforma educativa que Luis Abinader le colocó en las manos.

Sánchez no habló de curriculums; de estrategias educativas; de conectividad; de ciencia y tecnología; etcetera.

El hombre parece que no se estaba dando cuenta que no estaba en el local municipal del PRM, sino en un lugar solemne en el que su discurso debería estar ajustado al ambiente.

Es más, los profesores que allí estaban quedaron prácticamente “aplastados” por la multitud de compañeritos de la base y dirigentes medios del PRM que acudieron con deseos de ser contratados como empleados en esa institución.

Por eso, dos profesores que estaban a mi lado, reaccionaron con los ojos casi brotando de las cuencas y la boca abierta al escuchar las palabras de la persona que se ocupará de dirigir esa institución en lo adelante.

Uno de ellos posó sus codos sobre sus propias piernas y se tapó la cara con las dos manos. El asombro era total.

Aquel salón  dedicado a la academia fue convertido de repente en un escenario para que el rector diera un discurso de contenido político y sin nada de academia.

El mismo José Sánchez, en medio de su discurso, pidió disculpas por romper la solemnidad del lugar. Pero ya era tarde.

Su gran error consistió en olvidar o ignorar que la academia no es lo mismo que el partido.

Miles de familias que tienen a sus hijos estudiando en ese lugar quieren que el ITSC mantenga la excelencia exhibida hasta ahora, pero la presentación del rector dejó mucho que desear.

Puede decirse que, “rompió una copa de cristal tan pronto entró”.

Si quiere favorecer a sus compañeros del partido, que lo haga, pero debe recordar que la academia es la academia.

Y, que quede claro, a la academia no le gustó su primer discurso.

Compartir:
  • 52
    Shares
Botón volver arriba