ASDE

La extraña lógica de El Cañero: deja que Molinos Modernos «se coja» una calle o se la vende

Por Robert Vargas
El alcalde de SantoDomingo Este, Alfredo Martínez, ha confirmado que tiene la intención de vender a la empresa Molinos Modernos la calle Olegario Vargas que lleva hasta la Ermita del Rosario, primera iglesia construida por los conquistadores españoles, en el Siglo XVI, y que fue declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO.

La pasada semana Ciudad Oriental reveló los planes del síndico.

El monumento está en el lugar donde fue fundada la ciudad de Santo Domingo, en Villa Duarte.

El síndico no toma en cuenta el valor histórico de ese templo para decantarse por la venta de la única calle que permite su acceso al templo.

Su argumento es simple:

«O dejamos que Molinos Moderno se coja los 1300 metros de calle, que no le pague un peso a la ciudad, o le cobramos los 16 millones de pesos», según él mismo le dijo en directo  a un panel de periodistas de la emisora Zol FM.

Con esa expresión el alcalde reveló su falta de autoridad en defensa de un bien de dominio público y prefiere doblegarse ante los empresarios que se han apropiado de manera ilegal del  acceso a la ermita.

Según el síndico no hay otras opciones, ni siquiera una más.

Sin embargo, el pastor Dío Astacio, en un artículo publicado recientemente en Ciudad Oriental estableció varias formas de mercadeo con las que el municipio puede obtener altos beneficios de la explotación turística de ese bien. (Ver aquí articulo de DíoAstacio).

Con su postura, el síndico desafía la Ley 176-07 que en el Párrafo I del artículo 179 establece que «son bienes de dominio público local, los caminos y carreteras, plazas calles, paseos, parques, aguas, fuentes, canales, puentes y demás obras públicas de aprovechamiento o utilización generales cuya conservación y vigilancia sean de la competencia del municipio».

Más adelante, en el artículo 180 de esa ley se precisa que «son bienes patrimoniales,los que siendo propiedad del municipio, no estén destinados a uso público no afectados a algun servicio público y pueden constituir fuentes de ingreso para el mismo».

Capilla del Rosario
Capilla del Rosario vista desde el río Ozama

Por tanto, de acuerdo con esta ley 176-07, el alcalde no puede vender la calle Olegario Vargas y debe proteger el acceso a la ermita del Rosario, que es un bien patrimonial.

El artículo 181 , que trata del Régimen de Protección de los Bienes del Dominio Público establece que «los bienes de dominio público son inalienables, inembargables e imprescriptibles y no están sujetos a a tributo alguno».

Para justificar su intención de vender la calle Olegario Vargas a Molinos Modernos, el alcalde se apoya en un informe de la Direccción de Planeamiento Urbano que dice, textualmente que:

«Esta porción de terreno (la calle OlegarioVargas) solo sirve de acceso exclusivo a las instalaciones de la Empresa Molinos del Ozama, localizada en las parcelas  mencionadas de su propiedad en el sector de Villa Duarte».

Ese informe está firmado por la entonces Directora de Planeamiento Urbano, Kenya Cruz.

Sin embargo, ella ocultó que esa calle lleva directamente hacia la Ermita del Rosario, por lo que se trata de un informe redactado sobre bases falsas.

Vista aérea de la calle que El Cañero quiere vender a Molinos del Ozama y cómo afectaría a la capilla.
Vista aérea de la calle que El Cañero quiere vender a Molinos del Ozama y cómo afectaría a la capilla.

Cambiando su postura escrita entregada al Concejo de Regidores, El Cañero le dijo al panel de periodistas que admitía como favorable la venta de la calle porque Molinos Modernos lo necesita para dotar demás seguridad a su empresa, que opera un muelle.

El síndico, en una muestra de dudosa capacidad, le dijo al panel que él desconoce los mecanismos mediante los cuales la empresa se apoderó de un terreno que está detrás del munumento y en el que construyó oficinas administrativas.

Su condición de alcalde le permite investigar si esa apropiación del terreno fue legal o no.

Vista aérea dellugar donde está la capilla en disputa
Vista aérea del lugar donde está la capilla en disputa

Tratando de justificar la venta de la calle, El  Cañero le dijo al panel de periodistas que en el lado norte hay un camino por el que se tiene acceso a la ermita.

Sin embargo, él mismo le entregó al Concejo de Regidores un documento del consorcio Sansouci, firmado por Lisandro J. Macarrulla T., que establece que por ese camino lateral solo es posible tener acceso dentro de la propiedad de Sansouci, y que para acceder a la ermita del Rosario se requiere de un permiso de Molinos Modernos.

Ciudad Oriental tiene en su poder copia de la comunicación de Sansoucí a la Directora de Patrimonio Monumental, que reclama sea abierto el paso hacia el histórico monumento.

Hace pocas semanas, guardias de seguridad armados de esa empresa impidieron a un grupo de regidores ingresar a la ermita por la calle Olegario Vargas.

En ningún momento, en su llamada telefónica al programa radial, El Cañero hizo alusión a ese incidente que aplastó la autoridad de los concejales.

Tampoco mencionó los obstaculos que, según la denuncia de Lisandro Macarrulla, se coloca para el acceso a la Ermita del Rosario.

El síndico también prefirió guardar silencio sobre el hecho de que hombres armados impidieron a un grupo de regidores caminar por la calle Olegario Vargas, la misma que el alcalde le quiere vender a Molinos Modernos.

Los regidores Luis Flores, Leo Calderón y Nancy Cuevas han anunciado su rechazo a los planes de compra-venta de la calle.

Sin embargo, aparentemente, varios concejales habrían sido «convencidos» para aprobar la venta que quiere hacer y ha solicitado el alcalde Alfredo Martínez.

 

 

Compartir:
  • 1
    Share
Botón volver arriba