ASDEDestacadas de CiudadOriental.com

¿Qué tiene que ver con el Padre Nuestro este crímen en SDE denunciado por el pastor Dío Astacio?

Por Dío Astacio
La ciudad primada de América, Santo Domingo, empezó en la Zona Oriental.  Intentar vender la calle Olegario Vargas es sin lugar a dudas un enorme error histórico, político y mercadológico.

Nuestro plan de gobierno, al acceder a la sindicatura de SDE consistía en tomar parte de ese espacio y hacer allí una recreación de lo que fue ese momento, y construir pequeñas réplicas de todo lo que aconteció el día que por primera vez se invocó un Padre Nuestro en el nuevo mundo.  Esto sin lugar a dudas puede producir a esta ciudad un promedio de 200 millones de pesos mensuales con la visita de turistas, ventas de regalos, permisos a pequeños artesanos, más los aportes que podría hacerle a la plusvalía de la zona.

El rol de los alcaldes es crear medios para que la ciudad sea más productiva, atraer visitantes y habitantes de calidad.

Vender un patrimonio de valor histórico no es solo un error, es más que eso; es un crimen contra la ciudad que no cabe en la mente de alguien que promueva el desarrollo del municipio.

Nuestro plan de atracción turística incluye un circuito que una el Faro a Colón, el Acuario Nacional, Los Tres Ojos y la primera iglesia del nuevo mundo, algo sin precedente, que se puede incluso recorrer en bicicletas alquiladas por el mismo cabildo y que podría acompañarse de un cordón de seguridad reforzado por la Armada Dominicana que está en el centro de estos destinos turísticos.  

Este tour podría ser mercadeado en Punta Cana y Bávaro con autobuses que podrían buscar a los turistas los cuales en dos horas estaría aquí, podrían disfrutar de un tour de una hora y media y con un costo de 150 dólares esto representaría 150 mil dólares diarios si alcanzamos venderlos a mil turistas.  El equivalente a 6 millones de pesos diarios que multiplicado por 30 días del mes serían 180 millones de pesos de renta para una ciudad que lo necesita. Sin embargo, se quiere vender la calle por un espejito que  malgastaremos en tres días.

No hay que ser un mago del marketing para hacer que ese espacio sea un lugar de alta rentabilidad para nuestro pueblo, pero para ello hay que tener los ojos puestos en la ciudad como un todo, como un centro de producción; no un lugar donde nos servimos por cuatro años complaciendo compañeros y cargando una nómina que no aguanta un empleado más pues hemos tenido que retener los empleados de Juan de Los Santos y nombrar a los de Alfredo Martínez.  

No hay dinero que pueda pagar el valor de este espacio, oro a Dios para que ilumine la mente del alcalde y los regidores del PLD y todos los demás partidos, a fin de dar marcha atrás a este acuerdo.  En lo que a nuestros regidores respecta, pueden tener seguros de que haremos todo lo que sea posible para frenar tan aberrante decisión.

Por último digo, que es un abuso de poder, y una falta de respeto el cerrar ese espacio, y privar a los dominicanos y extranjeros de acceder libremente tan hermoso e histórico lugar. 

Compartir:
Botón volver arriba