Destacadas de CiudadOriental.comPolítica

El espectacular crossover del pastor Dío Astacio para ganar el respaldo de Hipólito Mejía

Por Robert Vargas
Dío Astacio, en sí mismo, es un verdadero espectáculo cuando entra en escena. Con él he conversado en distintos escenarios y lo he visto actuar siempre ajustado a las circunstancias.

En algún momento lo he visto limpiando parques; en otro, en entrevistas a menos de un metro; dando alguna conferencia con cierto despliegue de tecnología o, «sencillamente», realizando una huelga de hambre para denunciar el presunto fraude electoral del año 2016.

Hace un par de días lo ví «dando a Dios lo que es de Dios y a Hipólito Mejía, lo que es de de Hipólito». Y, puedo afirmar, que se ajustó al escenario y le habló a una multitud en el tono y el lenguaje en que a esta y a su líder, Hipólito, le agrada.

Cuando Astacio subió al escenario lo hizo con el rostro lleno de una amplia sonrisa para mostrar su enorme satisfacción por lo que sucedía ante sus ojos, los de Mejía y los oídos de todos los presentes.

-«¡Dío!, ¡Dío!, ¡Dío!, ¡Dío!, ¡Dío!, ¡Dío!».

Gritaba la claque que le acompañó para robustecer la percepción de que él es el más popular de los tres del H20 para obstentar la candidatura a la Alcaldía y derrotar al candidato del Partido de la Liberación Dominicana, sin importar quien sea este.

Dio Astacio

Astacio rió de buena gana y puso su mejor rostro para corresponder a la muestra de cariño espontánea o auspiciada que inundaba el ambiente de aquel Club Flamboyán, en Los Mina Sur.

Inició  su intervención con el ya clásico«Dios les bendiga», después de todo, como pastor al fin, es posible que él se considere un «enviado del señor» para «pastorear a sus ovejas», (aunque, a decir verdad, he visto que lo mismo hacen otros cristianos en distintos lugares, todos se sienten seguros de que Dios les dará el triunfo hasta que llega el  «momento del juicio» con el veredicto de las autoridades electorales).

Astacio mostró allí que es un hombre que sabe vestir en cada momento la ropa que corresponda, por eso alabó a José Fracisco Peña Gómez y exhaltó su acción del 24 de abril del año 1965 cuando este llamó el pueblo a las calles a unirse al contra golpe militar para restaurar la constitución de 1963, derrocada por un golpe auspiciado por Estados Unidos.

Según Dío Astacio, en ese momento, Peña Gómez hizo lo que tenía que hacer.

Este detalle me llamó poderosamente la atención porque el pastor estaba elogiando en ese momento a Peña Gómez, pero parece que él olvidó que quien pretendió aplastar a los constitucionalistas, entre estos Peña Gòmez, y ametralló al pueblo con sus aviones fue nada más y nada menos que el entonces general Elías Wessin y Wessin, quien luego formó al Partido Quisqueyano Demócrata Cristiano, (PQDC), del cual Dío Astacio fue su candidato a sindico en las elecciones del año 2016. ¿?

¿También el golpista Wessin y Wessin hizo lo que tenía que hacer en ese momento?

Pero, no importa, dejemos ese capítulo ahí…

Dío, en su discurso, elogió a Hipólito Mejía por haber promulgado la ley que creó la provincia Santo Domingo.

Cuando elogió a Mejía lo hizo en un tono que llevó a convertirlo en un verdadero agitador de barricadas al exclamar,como si estuviera poseido, que «¡Llegó Papá!».

Para entusiasmar más a la multitud, se exhibió desprendido y admitió la posibilidad de que él no sea el candidato a la alcaldía, sino cualquiera de los otros dos competidores del H20, Adán Peguero y Katy Báez.

Eso sí, dejó bien claro de que tiene en sus manos el cuchillo con el que partir el pastel que, a su juicio, es la Alcaldía de Santo Domingo Este.

Siendo más terrenal y realista que muchos cristianos, el pastor Astacio puso en manos de Hipólito Mejía el poder de decidir quién será el candidato o candidata.

Y, tal como ha aprendido en la biblia, envió un mensaje que es necesario descifrar.

Fue aquel cuando dijo que él no llegó al PRM por alguna circunstancia específica, sino que lo hizo para permanecer en el PRM por los próximos 50 años. Reafirmaba así su decisión de ser perremeísta en aparente alusión a otro recién llegado al PRM, que algunos consideran que podría ser candidato a síndico por otro partido.

Su exposición en el Club Flamboyán sirvió para que todos vieran «en vivo y directo» la forma en que este veterano del marketing y mensajero de Dios vende sus ideas a un electorado que anda en busca de un líder.

 

 

 

Compartir:
  • 42
    Shares
Botón volver arriba