Fernando A. De León
Fernando A. De León

“El presunto dominicano de origen haitiano”, o la “semiótica del perejil”

Por Fernando A. De León
Recientemente un conocido diario digital publicó una crónica que podría inscribirse como una de “semiótica del perejil”, dando cuenta de que un “presunto dominicano de origen haitiano” se resistía a desembolsar 15 dólares por la expedición de una nueva cédula de identidad, en Nueva York.

La especie fue basada sobre una discusión en las oficinas de la Junta Central Electoral (JCE) del Consulado Dominicano en esta urbe-todavía todos los consultados por nosotros no lo han visto- que, presuntamente, circuló en las redes sociales.

Nos sorprendió la reseña en cuestión, porque el neoyorquino de origen haitiano que intentaba obtener el documento-entendemos que no hay otro de su nacionalidad con su nombre-, era el periodista Levi Germán, al que tal vez conozcan más que a nosotros en República Dominicana. En la crónica de marras, por cierto muy escueta, se relata que una persona protestó descalificándolo por pretender obtener el documento gratuitamente, debido a que es un haitiano.

Evidentemente en esta nota hay una aviesa actitud que, por la nacionalidad ancestral de Levi, pretende perjudicarlo. Al margen de esto, nos consta que se está consciente de que Levi Germán, figura como miembro del Colegio Dominicano de Periodistas (CDP).

Pero, astutamente, se obvió ese dato por dos razones: primero para no confrontar a los directivos del organismo, y segundo para referirse, no a que no podía pagar, sino ceñirse al origen haitiano de Levi. Esto, a todas luces, lo hace vulnerable ante cualquier ataque.

Al margen de estos detalles, esa crónica; muy intencionalmente, tiene un sello xenofóbico y racista. Este escrito no nos mueve por rivalidades con el que la haya elaborado, de ningún modo; pero entendemos que los problemas personales, si los hay, deben canalizarse de otra forma. Entre dominicanos, y sobre todo entre los que se suponen colegas, sin importar referentes o destrezas profesionales; no se debe apelar a la tarea malsana de discriminar, cuestionar status; ser racista, y adoptar actitudes xenofóbicas.

VIDEO AUSPICIADO

Hace poco, una cepedeísta, durante un programa televisivo en Nueva York, insinuó que otra periodista residente en esta urbe, no tenía documentos legales. Nadie tiene derecho a ese cuestionamiento, y mucho menos en Nueva York; ello constituye una bajeza, vileza y perversidad. Sobre Levi, se nos ha confirmado que nació en República Dominicana; viaja constantemente a nuestro país, y si acude a obtener un documento en la JCE de Nueva York, es porque aunque tenga ascendencia haitiana, está debidamente documentado. Entonces, eso de que es haitiano, pretende estigmatizarlo.

Los diarios digitales o cualquier periódico escrito, deberían tener mucho cuidado en publicar crónicas como la que acabamos de citar, porque aunque no lo crean, estas especies circulan a nivel internacional y entendemos que ya está bueno de que la comunidad y los organismos internacionales, nos señalen como xenófobos y racistas con respecto a los nacionales haitianos.

El autor es periodista, miembro del CDP en Nueva York, donde reside.

Vea también

Julio Benzant

La vida de Julio Benzant parece que ahora está en las manos de estos oficiales superiores de la FARD

Por Robert Vargas La fuente de judicial es una de las más peligrosas para cualquier …

David Lorenzo, vota en las elecciones del CDP

La noche de los cuchillos largos en el CDP

Por David Roberto Lorenzo Marte Hablar de “La noche de los cuchillos largos” significa en …

Comentarios: