Sucesos

Extremas medidas de seguridad en torno al sacerdote gay sospecho asesinato

Por Julio Benzant
Las autoridades han dispuesto extremas medidas de seguridad en torno al sacerdote gay que habría confesado que mató con un martillo y un cuchillo a un jovencito de 16 años, que fue su pareja sexual durante los últimos tres años.

Aunque los investigadores policiales concluyeron la fase inicial de sus averiguaciones y entregaron ayer el sospechoso al Minsiterio Público, este se abstuvo de trasladarlo a la «carcelita» de la Fiscalía de la provincia Santo Domingo, ubicada en la carretera Mella, en San Luis, junto al Cementerio Cristo Salvador.

El presunto asesino del adolescente Fernely Carrión es el sacerdote Ervin Taveras Guzmán, según distintas fuentes.

Ciudad Oriental ha conocido que el sospechoso aún está bajo custodia de la Policía, que ayer lo habría llevado al Departamento Ensanche Felicidad, en Los Mina y luego trasladado a un lugar no precisado, aunque anoche habría sido recluido en el cuartel policial del Ensanche Ozama.

Incluso este día miércoles, cuando se le deberá conocer medidas de coerción, su nombre no estaba escrito en el rol de audiciencias.

Las autoridades creen posible que el sacerdote gay pueda ser objeto de un atentado, aunque no está claro desde donde llegaría la acción.

Lo cierto es que se trata de un caso extraño en el que las autoridades se han esmerado en el cuidado de este sospechoso, quizás por tratarse de un sacerdote católico, quienes en dominicana gozan de amplios privilegios.

Según ha publicado el periódico El Nacional, el sacerdote asesinó con un martillo y un cuchillo al chico porque, supuestamente, este lo extorsionaba con amenazas de publicar en las redes vídeos y fotos de ellos dos sosteniendo relaciones sexuales.

En distintas partes del mundo ya son corrientes las noticias de sacerdotes católicos que abusan sexualmente de niños.

Entre los abusadores sexuales hay obispos y cardenales, algunos en la sede del Vaticano.

 

Compartir:
Botón volver arriba