El comportamiento de estos concejales refleja la pobreza del Concejo de Regidores del ASDE + Vídeo

Por Robert Vargas
La ausencia de solemnidad y rigor protocolar en el Concejo de Regidores del Ayuntamiento Santo Domingo Este es algo tan común que ya en la Sala Capitular nadie se asombra de lo que allí ocurre. El comportamiento deplorable de algunos es menudo corriente.

Si antes esa solemnidad era pobre, ahora es peor, lo que se acentúa por ocurrir en un ambiente elegante, que podría llamar a un comportamiento un tanto exquisito.

Sin embargo, para cualquier observador simple que se fije en los detalles de lo que allí sucede, lo menos que puede brotarle es vergüenza y decepción por lo que podría ver al percatarse del destino que tienen sus impuestos pagados a un grupo de personas, varios de los cuales carecen de cualidades para ser líderes de la ciudad más grande de la República Dominicana.

Concejales que están allí totalmente distraídos sin prestar atención a los planteamientos de sus colegas.

Otros que nunca en su vida han tomado un turno para fijar una posición ante nada.

Algunos más, sobre todo varias mujeres, se pasan el tiempo comentando entre ellas las incidencias de las sesiones tal cual si fueran comadres de barrio, sin atreverse a ponerse de pie para respaldar o rechazar con sus discursos cualquier proyecto.

Ya se les conoce como las del grupo del “cuchicheo”.

Lo interesante es que algunos de los regidores y regidoras más mediócres y con la cabeza peor amuebladas se consideran con capacidad para presidir el Concejo, lo que no se puede descartar que ocurra dado lo deplorable del escenario.

Allí hay al menos un regidor que solo se asegura que estará presente en las sesiones cuando se requiere su voto para un caso específico, pero en los dos últimos años solo ha tomado un turno.

Otra concejala está allí sentada y da la sensación de que ha perdido por completo la claridad de los conceptos espacio-temporales, eso sí, siempre está lista para votar a favor de las peores resoluciones.

Una regidora más  ha tenido que sentarse lejos de sus colegas, porque  da la impresión que no la quieren cerca.

Solo un puñado muy pequeño de regidores merecen el cargo. Otros solo sirven para que la ciudad haga gastos innecesarios.

Sin la mayoría de ellos ese concejo podría funcionar perfectamente.

Incluso, un pastor evangélico que es regidor y muy exigente él en el cumplimiento del horario del inicio de las sesiones, parece que ya aprendió el “truquito” y tiene varias ausencias en la lista de asistencia.

Eso no parece importarle porque, de todos modos, le pagan casi tres millones de pesos  anuales, vaya o no a las sesiones; igual que hacen con una perremeísta que no puede entrar al Concejo, pero tiene oficina y la alcaldía le regala 220 mil pesos mensuales.

Ojalá que en el año 2020 el Concejo de Regidores que resulte de las elecciones sea algo diferente al actual.

En archivo tenemos vídeos de todas las sesiones que han sido realizadas desde el 16 de agosto del año 2016 con los que podemos demostrar cuál es el pobre comportamiento de muchos de los regidores, aunque, a decir verdad, dos o tres son excelentes y justifican su paga.

El resto, es digno de vergüenza.

Vea también

Juan López

SISMAP: Ranking sobre buenas prácticas en los ayuntamientos

Por Juan López / Desde el Municipio  Esta reflexión fue inducida por la sentencia que, el …

“¡Que bueno que lo haga solo, porque él (Cañero) va a caer preso solo!” + Vídeo

Por Robert Vargas Si lo dijo Manuel Soto Lara, es necesario prestarle atención puesto que …

Comentarios: