Destacadas de CiudadOriental.comOpiniones

Al Maestro… con cariño

Por Francisco Santana
Corrían los mediados de los 80. Yo acababa de llegar «verdecito» de mi campo Las Galeras de Samaná. Para continuar mis estudios secundarios, me matriculé en el Liceo Ramón Emilio Jiménez, en la tanda nocturna, ya que trabajaba en un colmado durante el día, . Allí tuve mi primer contacto con el Maestro Robert Vargas, quien impartía la asignatura de Matemáticas.

Mi recuerdo del Maestro Robert de esa época es la de un docente preparado, adelantado a su tiempo, dedicado y que hacia un gran esfuerzo por hacernos comprender las difíciles ecuaciones trigonométricas, por lo menos para mi. Un Maestro responsable en su trabajo y siempre dispuesto a ayudar al alumno inclusive fuera del plantel escolar y de su horario de trabajo.

En algunos apartados comencé a conversar con Robert y de una vez caímos en el tema de su gran pasión, la fotografía y los cursos que impartía.  Ese Robert conversador y motivador cambió mis perspectivas de la fotografía y comencé a verla como un arte, y como una fuente de generar algunos ingresos, convenciéndome a estudiar una rama especializada de esta; la fotografía de prensa. Luego estudiaría otras rama como la fotografía infantil, revelado a blanco y negro entre otras. Efectivamente de la fotografía viví por mucho tiempo y ella me llevó al periodismo y el periodismo a la docencia tanto preuniversitaria como superior. Siempre traté de tener presente al Maestro, por eso  invitaba a Robert con frecuencia a contarle su experiencia a los estudiantes de periodismo en la universidad, a donde llegaba cargado con todo sus equipos y sus sabios consejos, siempre dispuesto a compartir su experiencia. Sí, porque Robert, como el mismo lo decía, no se debía albergar temor de hablar y  compartir las cosas que sabemos y que nos han dado buenos resultados. Cuando alguno de sus alumnos se superaba y destacaba, se sentía orgulloso y satisfecho.

Robert, el Maestro, fue siempre un motivador de las nuevas generaciones. Siempre decía «debes de creer en lo que haces». Y hacia la pregunta: «si tu mismo no cree en lo que haces, cómo espera que los otros crean en ello?.

Por eso, puedo concluir que Robert es, sin duda, un referente del periodismo en la República Dominicana y una marca de la comunicación comunitaria, en específico de su comunidad, el Municipio de Santo Domingo Este.

Compartir:
Botón volver arriba