Destacadas de CiudadOriental.comEconomía

Contratistas de EDEESTE intentan corregir avería eléctrica, pero algo sale mal y luego huyen a toda velocidad + Vídeo

COVID-19 República Dominicana

Confirmados:
145,197
+895 Nuevos
Fallecidos:
2,334
+1 Nuevos
Recuperados:
115,611
Activos:
27,252
Actualizado el: 2 diciembre, 2020 - 12:19 PM (-04:00)

Por Robert Vargas
Varias brigadas de técnicos contratistas de la Empresa de Electricidad del Este, (EDEESTE), intentaron corregir una avería eléctrica sin seguir los protocolos de rigor y, al final, el remedio ha resultado peor que la enfermedad.

Ocurre que durante la madrugada del pasado día viernes, se produjo un corte de electricidad que afectó a los vecinos de al menos una cuadra en la calle Jesús de Galíndez, entre las calles José Cabrera y Curazao.

Antes del amanecer, los vecinos escucharon un estruendo, al que siguió el corte de electricidad. Era el momento en que una brisa relacionada con la tormenta tropical Isaías afectada el barrio.

Desde ese mismo momento varios clientes comenzaron a llamar a la oficina de servicios de EDEESTE para reportar la avería, pero no había forma de que tomaran la llamada.

Tras insistentes diligencias ante funcionarios de la empresa, se logró que al lugar fuera enviada una brigada, casi 20 horas después, de uno de los muchos contratistas que tiene la EDEESTE.

Estos llegaron al lugar, miraron y se marcharon. Alegaron que “el cable se lo robaron”, lo que era falso, puesto que había sido recogido por un extremo y colocado sobre el techo de un establecimiento comercial. El otro extremo estaba atado a lo alto del poste del tendido.

Al día siguiente, casi a las 6:00 PM, llegó otra brigada que instaló un cable nuevo y recogió el averiado y se lo llevó.

Sin embargo, antes de hacer la sustitución del cable, uno de los técnicos, con una larga vara, intentó desconectar el circuito, pero esta hizo un contacto con los cables de alta tensión en la cima y provocó una explosión, lo que  generó una avería en el transformador.

En esas condiciones, tras los técnicos  instalar el cable nuevo, se marcharon y le dijeron al vecindario que “otra brigada es la que tiene que venir porque el transformador se dañó”.

Ninguno, sin embargo, se percató de que en uno de los extremos, el pasado viernes se había producido un fuego de origen no precisado.

Hoy, casi 50 horas después de producirse la avería que dejó el barrio sin energía, llegó una brigada en una grúa, hizo las correcciones de lugar en el transformador y conectó el circuito.

Tan pronto lo hizo, en el otro extremo se produjo una nueva explosión y un fuego que destruyó todas las conexiones que iban a las viviendas de esa cuadra.

Tan pronto se produjo la explosión, los técnicos se fueron a toda velocidad en su camión, mientras el fuego arrasaba con el tendido en el poste.

Ahora, los cables están por ahí, rodando en el suelo y será necesaria una inversión mayor para resolver un problema que pudo ser simple.

Mientras tanto, a  los vecinos se le han dañado los comestibles que guardaban en sus refrigeradores.

Así las cosas, lo que pudo resolverse con una simple inspección y el seguimiento de ciertos protocolos, se ha agravado y esto parece que va para largo.

Esa dejadez, falta de rigor y chapucería con que trabajan muchos contratistas de EDEESTE revela los motivos por los que en varios sectores de este municipio, se han producido estallidos de violencia barrial durante las últimas dos noches.

¿Cuándo resolverán el problema? Quizás cuando la gente se canse de esperar.

¡Ah! Un detalle al margeN, pero curioso, mientras el fuego hacía de las suyas en las alturas, un grupo de evangélicos, que tienen  su iglesia exactamente debajo del poste siniestrado, aumentaron la intensidad de sus prédicas sin inmutarse.

Quizás estaban convencidos de que esa su forma de desafiar “al demonio”.

 

 

Compartir:
Botón volver arriba