ASDE

¿Cuáles «fantasmas» persiguen a Alfredo Martínez?

Ayer fue evidente que el alcalde electo de Santo Domingo Este, Alfredo Martínez, tenía ganas inmensas de decirle algunas «verdades» a los opositores que gritan a los cuatro vientos que él no ganó las elecciones, sino que fue impuesto en base a supuestas trampas masivas.

 El Cañero aprovechó su discurso tras recibir el certificado que lo acredita como nuevo alcalde para demostrar que es un tipo que «no baraja pleitos» y que a la primera oportunidad, devuelve golpe por golpe.

Es más, ni siquiera le importa que su «contra golpe» se produzca en un «acto solemne» convocado por la Junta Electoral.

Allí, en el Club del Legislador, llamó las cosas por su nombre, elevó el tono de voz, agitó las manos y en el rostro se le dibujaron algunos rictus que reflejaban su estado de ánimo.

Es evidente que le molesta que le griten «tramposo».

A lo mejor también se molestó porque fuera del Club del Legislador, donde él estaba, decenas de opositores  le gritaban expresiones hirientes.

Es posible que también estuviera disgustado porque debió entrar a su Club por una puerta trasera, no por el frente que da a la calle Jacinto de los Santos.

A lo mejor entró por esa puerta trasera para evitar posibles fricciones con los manifestantes quienes, a pesar de todo, estaban rodeados por un impresionante dispositivo de seguridad a cargo de paracaidistas y fuerzas especiales de la Marina de Guerra.

Esto sin contar con que allí estaban, además, soldados adscritos al servicio de inteligencia militar conocido como A-2, especializado en persecución política y que antes se han visto implicados en denuncias de torturas a ciudadanos y hasta  en la desaparición de Narciso González, Narcizaso, hace varios años.

Además, el escenario en el que estaba carecía de elegancia y muchas de las sillas destinadas a ser ocupadas por los regidores electos y sus suplentes estaban vacías.

Cuando daba su discurso, El Cañero hasta saludó a los «33 regidores», sin tomar en cuenta que allí no estaban los concejales que siguen a Dio Astacio ni a Manuel Jiménez, ni Tácito Perdomo, tampoco Manuel Soto Lara, ni Robert Arias, entre otros.

Eso sí, después que saludó a todos y de decir que su gestión junto a su compañera de boleta, Jacinta Estevez, será para servir a todos los munícipes, entonces la emprendió contra los denunciantes del supuesto fraude, lo que evidencia que esos gritos de la oposición, de alguna manera lo perturban.

Le dijo a todos y a todas que «los que alegan fraude, deben de entender que el Partido de la Liberación Dominicana y Alfredo Martínez ganó todos los centros de votación instalados en Santo Domingo Este; oigase bien, ganamos todos los centros de votación».

Lo dijo casi gritando «para que quede claro» que la Junta Municipal Electoral de Santo Domingo Este hizo su trabajo. No se confabuló con nadie. Todo eso es mentira,».

Tras esa andanada le dijo a los jueces electorales que estaban allí sentados que «ustedes tienen que sentirse orgullosos» por su desempeño en el proceso electoral.

Se lo dijo en público al grupo de jueces electorales que están sumidos en el descrédito ante los ojos de la oposición, que los tildan de parcializados.

Claramente irritado, se quejó de que existen personas que «salen gratuitamente a difamarles».

A seguidas pidió «un fuerte aplauso» para los jueces de la JE que, desde su punto de vista, han sido«vilmente calumniados» por personas que perdieron las elecciones .

Su discurso, improvisado, envió una clara señal de que El Cañero, crecido en Corte Bolo de San Luis, no está dispuesto a barajar pleitos y que afrontará los retos que se le presenten con las habilidades que le ha dado la vida.

También mostró que está listo para enfrentar a los «fantasmas del fraude» que parecen perseguirle desde el pasado 15 de mayo.

Compartir:
Botón volver arriba