Destacadas de CiudadOriental.comNacionales

30 de Mayo 1961: Dia de la Libertad

Manifiesto
COMITÉ PATRIÓTICO “FRANCISCO ALBERTO CAAMAÑO DEÑÓ”
El 30 de mayo es el Día de la Libertad establecido por ley para celebrar la fecha en que fue ajusticiado por un grupo de valientes ciudadanos dominicanos, el tirano Rafael Leónidas Trujillo, quien había gobernado a sangre y fuego el país durante más de treinta años.

La dictadura de Trujillo, considerada la más sanguinaria de América y el Caribe, no sólo sumió al pueblo dominicano en el oscurantismo más profundo, sino que llenó de luto y dolor a miles de familias por el asesinato o desaparición de sus hijos opositores a la tiranía, puesto que desde su asunción al poder, instauro un régimen de terror, oprobio y represión contra la población, creando centros de torturas en gran parte del territorio nacional , como las célebres cárceles de la 40 y la del kilómetro 9 de la carretera Mella, entre otras, además del terrible y temido Servicio de Inteligencia Militar, SIM, órgano represivo responsable de muchos de los crímenes cometidos por sus sicarios y calieses.

El tirano Trujillo había asumido el poder en 1930, tras un golpe de Estado al gobierno de Horacio Vásquez, quien pretendió continuar gobernando el país más allá del periodo constitucional de cuatro años para el que fue electo, mediante una farsa electoral organizada por sus secuaces políticos, en la cual los demás candidatos fueron obligados a retirarse por las acciones de terror de la banda criminal llamada La 42 contra sus opositores de ese momento.

63 años después del ajusticiamiento de Trujillo, es importante reflexionar sobre ese tenebroso pasado de nuestra historia reciente, más cuando todavía hoy gravitan en algunos sectores de la sociedad dominicana prácticas y actitudes propias de ese oprobioso régimen como el autoritarismo, la corrupción y la impunidad, males que han hecho mucho daño al desarrollo social, político, cívico, institucional y patriótico de la Nación, pero sobre todo, debemos poner atención al rebrote del trujillismo a través de una entidad policía liderada por un nieto del tirano.

No obstante esas y otras circunstancias que tenemos en el escenario nacional, los dominicanos y dominicanas de sentimientos democráticos, patrióticos y progresistas, debemos levantar en alto la bandera de lucha de todos los héroes y heroínas que ofrendaron sus vidas luchando contra la oprobiosa y sangrienta dictadura trujillista en aras de la libertad del pueblo dominicano, emulando su ejemplo de dignidad, decoro, lucha y unidad, trabajando para conquistar una genuina DEMOCRACIA PARTICIPATIVA, que garantice un verdadero progreso económico y justicia social para todos quienes conformamos la Patria de Duarte, Luperón, Jiménez Moya, Minerva, Manolo, Fernández Domínguez y Caamaño.

Compartir:
Botón volver arriba