Destacadas de CiudadOriental.comPolítica

En este aspecto de la política, la FP «se come con yuca» o «como cacaítos» al PLD

Por Robert Vargas
Es imposible ocultarlo y, quien lo niegue, se expone a hacer el ridículo. Existe un aspecto en el que el partido Fuerza del Pueblo está «destrozando» al Partido de la Liberación Dominicana, cuyos altos cargos no parece que aún entiendan la fase social y política en la que están inmersos.

Los de la FP se los están comiendo como si fueran «cacaítos».

Para los de fuera de República Dominicana que desconocen el concepto «cacaíto», les decimos que este es un sub producto del cacao, que se comercializa en porciones pequeñas de «chocolate» algo dulce y que, generalmente, agradan a grandes y chicos.

Bueno, los de la FP se están vendiendo en porciones pequeñas agradables y crean la percepción de que «le gustan a todo el mundo».

¿De qué me estamos hablando?

Sencillo: los de la FP están «destrozando» a los peledeístas en la creación de la percepción que los presenta como una entidad que tiene un crecimiento imparable, mientras al PLD lo muestran no solo como «frizados», sino en franco retroceso.

La Fuerza del Pueblo les está ganando la batalla por la percepción al PLD y, eventualmente, podrían ganarle la guerra electoral.

En el fondo, no existe diferencia filosófica, ideológica ni política entre el PLD y la FP. Son dos palos de la misma astilla.

Ninguno de los dos partidos proponen un cambio profundo en la infraestructura ni la superestructura social dominicana.

Son las mismas gentes con distintos colores. Esa es la percepción generalizada.

.

Sin embargo, los de la FP, con el uso masivo y eficaz de las redes sociales, le hacen creer a la población que ellos están como los spaguetis aquellos.

Los del PLD, sin embargo, lucen rezagados en el uso de las redes y ni siquiera son capaces de aprender de los estrategas que crearon el personaje «Don Chencho», cuando este se paraba en cualquier lugar y decía que «esto, lo hizo Balaguer».

Los del PLD no aprendieron de la lección de Febrero

Resulta claro que los dirigentes del PLD no aprendieron nada de la lección que les dio Febrero del 2020 cuando, falsamente, se hizo creer a la población de que estaba siendo víctima de un supuesto fraude electoral, nunca demostrado.

En esa ocasión, perremeístas y los de la FP se unieron y se fueron a la Plaza de la Bandera a denunciar «el fraude» que no ocurrió, mientras los peledeístas se arrinconaron y fueron incapaces de reaccionar ante lo que les estaba ocurriendo.

Fue tan efectiva la creación de la percepción del supuesto «fraude», que cientos de miles de peledeístas la creyeron y, en consecuencia, ni siquiera fueron a votar.

La FP, que pretendió proyectarse como la segunda fuerza política, le hizo creer a muchos esa falsedad, lo que quedó demostrado en las elecciones presidenciales, congresuales y municipales posteriores,  cuando quedaron relegados a un lejano tercer lugar.

Aún así, los de la FP no se han detenido en esta «guerra política» y «revientan las redes» con sus anuncios de nuevos ingresos de militantes que le quitan al PLD y ya hasta auspician la divulgación de «encuestas científicas» que los muestran como presuntos ganadores en una segunda vuelta electoral.

Los del PLD, ante esta masiva y eficaz campaña de propaganda, lucen paralizados y sin un norte claro, al menos en la creación de la percepción a su favor.

Algunas debilidades de la FP

Una de las grandes debilidades de la FP es que su crecimiento lo muestra solo como el resultado de la erosión del PLD, no con gentes nuevas y que su existencia parece depender solo de la buena salud de su líder Leonel Fernández.

Además, en el ámbito local, no envían señales de que estén creando liderazgos fuertes  con los que puedan presentarse a las elecciones del 2024 a enfrentarse a sus aliados del PRM y a sus adversarios del PLD.

Hasta ahora, la FP se muestra «sólida» y «unida», pero es necesario esperar lo que sucederá cuando llegue el momento de la elección de sus candidatos al congreso nacional y a los municipios.

Lo del  PLD

Como el PRM, que ganó y aún no sabe por qué triunfo; en la dirección del PLD todavía no parece que se den cuenta por cuáles motivos perdieron.

Aún se sienten arrinconados, contra la pared por las denuncias de corrupción en su contra y no se atreven a hacer una oposición firme.

De hecho, los peledeístas (y por extensión, los de la FP), nunca han sabido hacer oposición y sus triunfos solo han estado relacionados a circunstancias muy específicas.

Si no lo creen, que saquen a Juan Bosch de la tumba y le pregunten cuál fue la oposición que él le hizo a Balaguer (1966-1978) y al PRD (1978-1986). A lo sumo, un par de álbumes de la corrupción y la división del mayor gremio de trabajadores de entonces, la Central General de Trabajadores, para crear la Central Mayoritaria de Trabajadores (CTM), que nunca fue mayoritaria.

Los peledeístas no han sabido explotar la realidad de las redes sociales, como sí lo hacen los de la FP y los del PRM.

Esto lleva a importantes cargos del PLD a considerarse derrotados desde ya, lo que los motiva a guardar silencio y colocarse a la espera del momento oportuno para enviar una carta a Danilo Medina en la que le dicen a este que ya no creen en el PLD que los ayudó a hacerse ricos.

A pesar de esa situación de los peledeístas, ellos tienen la fuerza de que la gente recuerda, para bien o para mal, las realizaciones de los gobiernos del partido de la estrella amarilla y la bandera morada.

Mientras tanto, los de la FP, en las redes, se comen al PLD «con yuca».

Compartir:
Botón volver arriba