COVID-19 RD
Confirmados: 108,783 Fallecidos: 2,054 Recuperados: 82,274 Activos: 24,455 Actualizado el: 22 septiembre, 2020 - 12:34 PM (-04:00)
Destacadas de CiudadOriental.comSucesos

En medio del toque de queda llamó al 911 por una discusión de pareja y se presentaron 15 soldados y policías + Vídeo

COVID-19 República Dominicana

Confirmados:
108,783
Fallecidos:
2,054
Recuperados:
82,274
Activos:
24,455
Actualizado el: 22 septiembre, 2020 - 12:34 PM (-04:00)

Por Robert Vargas
Después de más de 15 días en toque de queda, algunas situaciones entre parejas se acentúan y muchas de ellas terminan de bruces con llamados al servicio de urgencias 911, que no siempre concluyen como lo espera quien toma el teléfono para hacer la llamada.

Eso fue lo que sucedió ayer con una joven pareja residente en el ensanche Ozama, un barrio de clase media de Santo Domingo Este.

Ya había pasado poco más de una hora después del inicio del toque de queda dispuesto por las autoridades para obligar a la población a mantener el propuesto distanciamiento social para prevenir más contagios por el mortal nuevo coronavirus.

Las patrullas habían salido a cumplir con sus funciones de obligar a los vecinos a resguardarse en sus hogares.

Una de esas patrullas estaba integrada por un puñado de policías, soldados de la Fuerza Aérea de la República Dominicana que llevaban rifles de asalto, y varios miembros del temido servicio de inteligencia A-2, de la FARD.

Se desplazaban en dos camionetas y varias motocicletas. En total la patrulla estaba formada por unos 15 soldados y policías, al mando de un oficial superior de apellido Ramos.

Sus alarmas fueron disparadas cuando recibieron una llamada desde el servicio de emergencias 911, que daba cuenta de que habían recibido un pedido de auxilio desde una vivienda en el Ensanche Ozama.

Sin pensarlo mucho, la patrulla completa se dirigió al lugar señalado pero, al llegar, todo estaba en silencio. Cada vecino dentro de su vivienda. Es común que en el Ensanche Ozama los vecinos no se enteren de lo que sucede al lado de su vivienda, aunque al frente tengan un despliegue de tropas tan grande.

Nada parecía que algo perturbaba el ambiente, pero aún así, el oficial de mayor rango, asistido por otro oficial, hicieron sonar el candado de la verja una y otra vez, pero nadie respondía.

La tropa completa estaba a la expectativa puesto que no sabía de qué se trataba lo que allí ocurría.

Finalmente, una mujer joven abrió la puerta de madera de la casa, pero no así la puerta de hierro y, desde el fondo.

Cuando apareció, el mayor Ramos le preguntó, desde lejos si desde esa vivienda habían hecho una llamada de auxilio al 911.

La mujer lo admitió, pero explicó que “fue una discusión familiar, pero no pasa nada”.

Parecía que ella se había impresionado al ver a las tropas y los vehículos frente a su casa.

Tras una breve conversación a la distancia, los policías lograron convencerla para que ella diera su nombre, abriera la puerta y se aproximara a la verja.

Allí ella dijo que se trató de una discusión, sin entrar en mayores detalles.

Los policías le pidieron que llamara a su pareja y este, quien dijo ser ingeniero, llegó rápidamente a la puerta.

Allí le dijo a los oficiales que su pareja “me entró a palos” y que él tenía los vídeos grabados por su cámara de seguridad, los que podía mostrar para justificar que él fue vìctima de la presunta agresión, aunque, aparentemente, ella fue quien llamó al 911.

Sin que se lo preguntaran, el hombre le dijo a los policías que la situación se había presentado después de tantos días encerrados por el toque de queda.

Les explicó que él tiene una hija con otra ex pareja, a la que le estaba explicando cómo estaba la niña, lo que habria provocado que su pareja  lo golpeara con un palo.

Finalmente, los dos fueron conducidos en un transporte al cuartel policial más cercanos para que le dieran sus explicaciones al Ministerio Público.

Tras ello quedó un niño de unos cuatro o cinco años al cuidado del abuelo paterno.

Ahora los dos corren el riesgo se contagiarse por el coronavirus en una cárcel. Aunque él llevaba puesto guantes y una mascarilla.

Los vecinos ni siquiera se dieron cuenta de ese drama.

Fuentes próximas a la PN y al Ministerio Público confirman que  los conflictos de pareja se han disparado en medio del toque de queda impuesto para detener la pandemia del coronavirus

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar