Excursión a la isla Saona, una experiencia agradable, placentera y excitante + Vídeos

Por Robert Vargas y Cinthia Polanco
Nosotros aprovechamos el pasado sábado para ir a conocer la isla Saona, en el mar Caribe, en el sureste de República Dominicana. Ninguno de los dos la habíamos visitado.

Tras concluir el recorrido, podemos decir que se trató de una experiencia agradable, excitante y placentera.

Se trató de una jornada de turismo interno para conocer un pedacito de nuestro país que es visitado cada año por cientos de miles de turistas extranjeros, que llegan desde cualquier parte del mundo a los hoteles del Este dominicano y otros lugares.

Llegamos a Bayahíbe en nuestro vehículo particular.

Hicimos el viaje de ida a la isla en un catamarán y regresamos en una lancha rápida. No hubo mareos ni siquiera en los niños de hasta cinco años que vimos abordo.

Es muy distinto a lo que sucede en el océano Atlántico, en la bahía de Samaná, cuando viajamos a ver las ballenas jorobadas. 

El trayecto desde la playa de Bayahíbe, en la provincia La Altagracia, en el catamarán fue bastante emocionante y animado con el equipo de Taino Tour

Al desconocer nosotros cuál es la forma de contratar el servicio para ir hasta la isla, buscamos en Google y nos encontramos con esta empresa, que se dedica a organizar ese tipo excursiones, Tainotour.com.

Leímos toda su literatura y lo que prometían. Finalmente, encontramos el precio: 45 dólares por persona, lo que consideramos asequible.

Ofrecen el viaje de ida en catamarán y el regreso en lanchas rápidas. Le agregan una fiesta en el catamarán, “open bar”, un bufete típico en la playa, tumbonas, una parada para  bucear (Snorkeling) y ver unos pecesitos de colores en una zona determinada (facilitan el equipo de buceo sin costo adicional), y otra parada en una piscina natural en medio del mar con agua poco profunda, con otro “open bar” (un muchacho va sirviendo refresco de cola y ron en vasos “cerveceros” a todos los que están en el agua).

En el catamarán tiene servicio de sanitarios, igual que en la playa, donde hay duchas disponibles.

La llegada a la isla fue espectacular, sobre todo para quienes la visitan por primera vez.

Hay cocoteros por todas partes, y el graznido de las aves es continuo. Parece que ellas tuvieran una “orquesta”.

El agua es cristalina y la arena muy fina y blanca.

Eso sí, el sol “da duro”, por eso recomiendan llevar gafas de sol, protector solar y zapatos cómodos. Claro, cada cual lleva su traje de baño y su toalla.

Tener a mano una cámara fotográfica o de vídeo es genial para regresar con los recuerdos a casa.

La partida desde Bayahíbe es próximo a las 9.30 am y el regreso cerca de las 5:30 PM.

Es una aventura de un solo día.

Claro, si alguien desea permanecer varios días, puede optar por contratar un alojamiento en el poblado cercano de Mano Juan.

A Cinthia y a mí nos encantó el viaje a la isla Saona y ahora planeamos regresar con los muchachos para que ellos la conozcan  no solo en los libros y en los vídeos publicados en Youtube, sino para que vivan esa experiencia.

Nos agradó la seguridad en la isla y en el trayecto de ida y vuelta, la empatía del personal con los excursionistas. Siempre se esforzaban por agradarnos y lograr que nos sintiéramos en forma estupenda.

Allí vimos a ciudadanos estadounidenses, españoles, rusos, bolivianos, cubanos, puertorriqueños, chilenos y dominicanos. 

Como la playa es inmensa, había espacio cómodo para todos, y sobraba.

Una de las partes más emocionante del trayecto fue la “Piscina Natural”, que no es otra cosa que un lugar en medio del mar con aguas poco profundas, donde llegan las embarcaciones y los excursionistas se hacen al agua durante unos 40 minutos en un ambiente alegre.

En ese lugar, en el fondo, se pueden observar “estrellas de mar”, que no deben ser sacadas del agua por estar en extinción.  Sin embargo, como siempre, algunas personas no hicieron caso a esas recomendaciones y sacaron una del fondo del mar, solo por capricho y llevar la contraria. Siempre hay alguien así.

En otro sitio, destinado a hacer Snorkeling, nadie quiso hacerse al agua porque era necesario ser “experto nadador”, pero la oferta, sin costo adicional por el equipo de buceo, estaba ahí.

Así es que, si Usted quiere disfrutar de un día de aventura, esta puede ser una buena idea. Haga su reserva para garantizar espacio en las embarcaciones y los servicios en la playa.

Cinthia Polanco y Robert Vargas

Uno de los guías nos informó de que los viajes a la isla se pueden hacer a partir de diez personas en adelante.

¡Ah! Me olvidaba decirles que es buena idea llevar suficiente agua para tomar o cualquier otra bebida rehidratante. Nosotros lo hicimos y nos dio buenos resultados.

Las bebidas en la playa son gratis, es opción del cliente si quiere comprar algo extra como un coco de agua, o una cerveza en botella, pero el bufete está incluido en el costo de los 45 dólares que cobran las gentes de Taíno Tour, a quienes conocí en Google y cumplieron lo que prometieron, además de que mantuvieron contacto telefónico con nosotros para guiarnos en el trayecto, lo que nos generó más confianza en ellos.

Al llegar a Bayahíbe comprobamos que en torno a la Isla Saona hay toda una industria turística.

Ojalá que en Santo Domingo Este, las autoridades no hagan trizas el parque de Los Tres Ojos y se pueda construir la ruta turística que lleve a los turistas nacionales y extranjeros a esas cuevas, al Faro a Colón, a la Ermita del Rosario y a un recorrido por el río Ozama en catamarán, hasta llegar al Cachón de la Rubia, así se le sacaría ventajas a esas riquezas que existen en nuestro municipio y que no están suficientemente explotadas.

Vea también

“Caos y pánico” en el crucero Carnival Sunshine que atracó el martes en R. Dominicana

Fue tanto el miedo que padecieron los cruceristas, que varios de ellos decidieron abandonar en …

Regidores ASDE concluyen jornada capacitación en Bávaro con fiesta al ritmo de Alibabá + Vídeo

Por Robert Vargas Un vídeo que fue transmitido en directo y que ha sido puesto …

Comentarios: