Opiniones

Por el Código Penal RD y las tres causales

Por Juan López
El vigente Código Penal RD tiene más de un siglo (136 años, aprobado en 1884). Durante 23 años (desde 1997) y en seis diferentes Congresos Nacionales han fracasado los esfuerzos por su actualización y adecuación a los cambios jurídicos, sociales y culturales de nuestro país y los avances de las ciencias.

Varios factores han obstaculizado la necesaria actualización del Código Penal RD, destacándose la férrea oposición del sector conservador que lideran las cúpulas de las iglesias católica y evangélica para que no se le incluya las tres causales para la interrupción voluntaria del embarazo (IVE).

A esa oposición, fundamentada en creencias religiosas, se le adiciona las consecuencias que atemorizan a ciertos liderazgos políticos, que se reflejan directamente en el accionar de nuestros legisladores.

La permanente objeción a la aprobación de las tres causales para la IVE se ha evidenciado: a) En 1997, cuando el presidente Fernández designó una comisión para revisión y modificación del Código Penal RD.

b) En el 2005, el Código Penal RD aprobado por el Congreso Nacional fue devuelto por el Presidente Fernández con la finalidad de que se volviera a discutir. c) Durante el proceso de elaboración y aprobación de la Constitución del 2010, los sectores conservadores consiguieron imponer el Art. 37, para constitucionalizar que “…la vida empieza desde la concepción”.

En otras dos ocasiones (abril del 2014 y diciembre del 2016) el Presidente Medina devolvió el Código Penal RD solicitando la inclusión de las tres causales para la IVE. La presión ejercida por los conservadores consiguió que el Congreso Nacional “archivara el expediente, impidiendo la aprobación del Código Penal RD, hasta la fecha”.

Ahora retorna el debate del tema con la firme oposición de los sectores conservadores contra las tres causales para la IVE en el Código Penal RD y también en contra del proyecto de Ley que propone su aprobación fuera del Código Penal RD.

No obstante la radical y sistemática oposición de un sector de la comunidad religiosa a la IVE, las estadísticas sanitarias registran que en la RD todos los años se realizan miles de abortos ilegales e inseguros que producen entre 10 % y 15 % de las muertes maternas productos de abortos clandestinos.

El nuevo resurgimiento de la confrontación entre los sectores conservadores y liberales en torno a las tres causales es consecuencia de estas recientes declaraciones del Presidente Abinader:
“Yo estoy en desacuerdo, como lo está la mayoría de la población, …con el aborto libre, pero sí pienso que tienen que haber causales que permitan la interrupción del embarazo. Esa ha sido la posición oficial de nuestro partido.”

La Encuesta de Opinión Pública, realizada en junio del 2018, refleja que la mayoría de los dominicanos, incluyendo algunas organizaciones cristianas, están de acuerdo con la aprobación de las tres causales para la IVE:
“El 79 % de los encuestados consideran que el aborto no debería ser penalizado cuando la vida o la salud de la mujer está en riesgo. Un 76 % cuando el embarazo no es viable por mal formación del feto; mientras que el 67 % aprueba la IVE cuando el embarazo sea resultado de una violación o incesto.”

En los tres casos siempre será imprescindible contar con el consentimiento de la mujer y la opinión formal de profesionales de la medicina.

Favorecemos la aprobación de las tres causales para la IVE en el Código Penal RD. Pero, en última instancia, aceptamos la aprobación del proyecto de Ley que, por separado, contempla las normativas y protocolo para la implementación de las tres causales para la IVE en nuestro país.

Consecuente con ese predicamento, el 25 de diciembre del 2016, publicamos nuestra reflexión titulada “Un veto oportuno, necesario, humano y valiente” apoyando las observaciones que hizo el Presidente Medina para que se incluyeran las tres causales en el Código Penal RD.

Es propicio el inicio del 2021 para reiterar el contenido de esa reflexión, razón por la cual exhortamos a un acuerdo entre los sectores conservadores y liberales en pugnas mediante esta fórmula:

a) Aprobación del Código Penal RD sin las tres causales. b) Que los movimientos feministas y líderes religiosos acepten la aprobación del proyecto de ley con las tres causales. c) Que los líderes de la comunidad religiosa incentiven sus ideas y creencias sobre la concepción y respeto de la vida entre sus respectivos feligreses.

Es provocativo e imprudente que un sector pretenda imponer a los demás (en este caso a la mayoría) sus creencias. Por eso, democráticamente y respetando la convivencia plural y pacífica de las ideas, propugnamos para que se apruebe la necesaria actualización del Código Penal RD, lo cual urge y se precisa para seguir avanzando en la meta de construir una RD en la que reine la equidad, la democracia, el respeto a los derechos humanos y la justicia social.

Compartir:
Botón volver arriba