COVID-19 RD
Confirmados: 121,973 Fallecidos: 2,204 Recuperados: 99,271 Activos: 20,498 Actualizado el: 21 octubre, 2020 - 9:35 AM (-04:00)
Destacadas de CiudadOriental.comOpiniones

Por estos motivos debe imponerse la Biblia como valor jurídico por encima de la Constitución de la República

COVID-19 República Dominicana

Confirmados:
121,973
Fallecidos:
2,204
Recuperados:
99,271
Activos:
20,498
Actualizado el: 21 octubre, 2020 - 9:35 AM (-04:00)

Por Orbis Beltré
La Biblia es tan provechosa moralmente, que deberíamos preguntarnos por qué incluso no la adoptamos como valor jurídico por encima de la Constitución.

Si adoptásemos la Biblia como valor jurídico por encima de la Constitución tendríamos un Estado como el vaticano, caracterizado por sostener una sociedad honesta, pacífica, respetuosa de los derechos humanos y esculpida sobre los criterios más refinados de justicia (así por fin sería imposible que hubiera maricones y violadores de niños).

¿En qué lugar de este mundo se lee más la Biblia, que en la Iglesia? La Iglesia por eso, sin importar si se trata de católica o protestante, nunca se ha visto envuelta en ninguna acción reñida con la moral.

Aquí en República Dominicana, como no hay una iglesia en cada esquina, como no nos meten la Biblia por ojo, boca y nariz, desde la radio, desde la televisión, en el metro, en la guagua voladora, en el carro de concho, desde el Facebook, desde los grupos de Whatsapp, en los parques y las plazas públicas, necesitamos que se imponga en la escuela, la lectura de ese gran libro.

Es inaceptable que se quiera desconocer que nuestra sociedad es una nación cristiana.

Deberíamos proponer que la Biblia se estampe en el escudo nacional, y que la palabra “Dios” también sea parte de nuestros símbolos patrios, aunque los símbolos patrios no sean una propiedad exclusiva de los cristianorreligiosos.

Deberíamos proponer que la Ley No. 66-97 sobre Educación diga en su Artículo 4 Literal E, que “todo el sistema educativo dominicano se fundamenta en el cristianismo”; con eso resolveríamos las carencias que tenemos en la materia.

También deberíamos proponer que el Gobierno exonere todos los impuestos a las iglesias y que les regale tierras, edificios…

Otra cosa que deberíamos rogar es que el Presidente de la República al asumir su cargo jure por dios cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes. Así ahora no tuviéramos este lío de reformar la Carta Magna para la reelección. Además, si nuestros presidentes jurasen por dios al asumir el cargo, serían muy serios y coherentes en el desempeño de sus funciones y jamás podrían comerse un tiburón podrido.

Casi ¡me se! olvida: si tuviésemos una ley que obligara a nuestros diputados y senadores a invocar un pasaje bíblico antes de sesionar, nos hubiéramos librado de los contratos firmados sin ser leídos y de los contratos para obras sobrevaluadas como las de ODEBRECHT.

En los tribunales de la República deberíamos tener al cristo en cada estrado. Así nuestros jueces serían probos… ni hablar, no existiría la tremenda mora judicial que se muestra como invencible en ese poder del Estado.

También deberíamos asignarles santos, arcángeles y vírgenes protectoras a instituciones como el Ejército, Fuerza Aérea y la Armada. Así tendríamos un país libre del tráfico internacional de drogas prohibidas; así no tendríamos la trata de blanca por la frontera con Haití; así no tendríamos los viajes ilegales en yola a Puerto Rico; así el espacio aéreo dominicano no podría ser vulnerado por el crimen transnacional.

Por cierto, si la Policía Nacional tuviera un santo patrón, los policías ganarían un sueldo justo por su trabajo tan importante y riesgoso y no habría en dicha institución actos de corrupción de ninguna naturaleza. Si la Policía Nacional tuviera su san Judas Tadeo, por ejemplo, y si al mismo tiempo cada provincia y municipio del territorio nacional tuviera su respectiva divinidad protectora, el país sería modelo de seguridad ciudadana y prosperidad, y no un arrabal como Higüey, por solo citar un caso.

O sea, concluyendo, si tuviéramos la Biblia, a su dios, los rezos y oraciones hasta en la sopa, República Dominicana no fuera el atolladero que es hoy.

Compartir:
Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar