ASDEDestacadas de CiudadOriental.com

SDE sucumbe ante los “teteos”, la contaminación sónica y la incapacidad de Manuel Jiménez y el Ministerio de Medioambiente para contenerlos

Le dejan su trabajo a la PN

Por Robert Vargas
Santo Domingo Este, un municipio que estuvo a punto de ser declarado libre de contaminación sónica, se ha transformado en uno de los territorios más ruidosos del país ante la aparente incapacidad o indiferencia del alcalde Manuel Jiménez y el Ministerio de Medioambiente para acabar con esa situación.

Bajo la administración de Jiménez, SDE ha vuelto a convertirse en un municipio caótico, donde cualquiera que quiera ocupar los espacios públicos para hacer sus “teteos” y fiestas clandestinas lo hace sin temor a padecer consecuencias.

Al alcalde que prometió en campaña hacer de SDE una ciudad “justa y creativa” prefiere fijar su atención en lavadores de vehículos y otros similares a quienes desaloja manu militari, pero mira hacia otro lugar cuando de controlar los ruidos se trata.

Es posible que muchos crean que el control de la contaminación sónica y la invasión de los espacios públicos durante los denominados “teteos” es un asunto que debe ser resuelto por la Policía Nacional, pero la experiencia en SDE demuestra lo contrario.

La policía interviene dejar libre una calle de Los Mina, que había sido bloqueada con vehículos y una piscina
La policía interviene dejar libre una calle de Los Mina, que había sido bloqueada con vehículos y una piscina..

Para los recién llegados, nos permitimos recordar que en el año 2011, el entonces líder del municipio, Juan De los Santos, dio luz verde al mayor e impactante proyecto de combate a la contaminación sónica y ocupación de espacios públicos entonces generados desde los “drinks”, colmadones y discotecas.

La fiscal Raquel Cruz, que todavía estaba adscrita al ASDE, diseñó un proyecto completamente apegado a las normas legales y al debido proceso.

Juancito, que respaldó su iniciativa, le entregó a Cruz hombres, armas, herramientas, vehículos y locales para secuestrar los equipos de sonido propiedad de los ruidosos.

Al mismo tiempo, la Fiscal Cruz solicitaba y recibía el apoyo de la fuerza policial.

Como primer paso, Cruz notificaba a los ruidosos de sus violaciones a la ley medioambiental y a algunos artículos de la Ley 176-07 y de aquella que protege a niños, niñas y adolescentes.

Les hacía entender que, como ruidosos, estaban actuando de espalda a la ley y les decía cómo resolver su situación.

Si eran reincidentes, entonces ella llegaba a los establecimientos, incluso de madrugada, para hacer mediciones de la intensidad del sonido, medida en decibeles.

Las mediciones la hacían los técnicos de Medioambiente del ASDE. La magistrada y su equipo hacían fotos y vídeos que servían como evidencias para mostrar las infracciones.

Con todo esto en las manos, Raquel Cruz iba donde un juez y solicitaba una orden de clausura de los establecimientos y el secuestro de los equipos.

En este punto, Juancito le entregaba a la fiscal Raquel Cruz todos los vehículos, herramientas, hombres y armas que ella necesitara.

La Policía, de su lado, servía de apoyo enviando decenas de miembros de la fuerza y algunos camiones para transportar las tropas.

Nunca, ningún caso se cayó en los tribunales.

Así, todas las discotecas comenzaron a colocar cristales y túneles para evitar que el sonido saliera de los locales. Y solo podían comenzar a operar cuando el Cuerpo de Bomberos de Santo Domingo Este, que entonces era dirigido por el coronel Rafael Javier Bueno, lo autorizaba y el departamento de medioambiente del ASDE también hacía su parte.

Así, la acción combinada de la fiscal Raquel Cruz, el ASDE y la PN, dieron los resultados esperados y SDE se convirtió poco a poco en un lugar apacible.

La primera gran operación anti ruidos fue desplegada en la avenida Venezuela, que hoy se ha convertido en un espacio infernal donde los ruidosos tienen el control total, incluso, estacionando vehículos sobre las aceras, algo que ya había sido eliminado por Juancito.

Lo iniciado por Juancito continuó con el alcalde Alfredo Martínez, quien le asignó a Cruz un despacho en el Palacio Municipal.

Con Manuel Jiménez, todo se derrumbó

Poco antes de Manuel Jiménez asumir el cargo de alcalde, la lucha contra la contaminación sónica en SDE padeció un severo golpe cuando Cruz fue cambiada de puesto y llevada a la Fiscalía de SDE por el actual titular del Ministerio Público.

A ella la sustituyó un funcionario de la Procuraduría de Medioambiente, el cual, junto a su equipo, ocuparon la oficina que antes tenía Cruz en el Palacio Municipal.

Pero Jiménez, que no le da importancia a la lucha contra la contaminación sónica, no de palabras, sino en los hechos, obligó a los funcionarios de la Procuraduría de Medioambiente a abandonar el Palacio Municipal y los envió a una estrecha oficina, calurosa e incómoda, en Estación 3, en Los Mameyes.

Ahora, de tiempo en tiempo, los fiscales de Medioambiente hacen alguna intervención, que se pierde como si fuera una gota de agua en un océano.

Manuel Jiménez no actúa como Juancito, que entregaba hombres, herramientas, vehículos y armas a la fiscal.

Y, además, los actuales fiscales no tienen la pasión que demostró Raquel Cruz por su trabajo.

Todo ha quedado en manos de la Policía Nacional, que no cuenta con los instrumentos jurídicos armonizados por cruz cuando Juancito.

Consecuencias

Las consecuencias de la pésima gestión de Jiménez en este aspecto ha dejado a la población indefensa ante los ruidosos, quienes hacen “teteos” a cualquier hora y en cualquier lugar.

La avenida Venezuela y su entorno, por ejemplo, se han convertido en vías infernales con nuevos, elegantes y ruidosos establecimientos cuyos clientes ocupan las aceras.

En los barrios se reúnen multitudes al rededor de drinks y colmados para escandalizar a gusto, sin que el alcalde tenga interés en enfrentar esa situación.

Todo se lo dejan a la Policía, la que parece insuficiente para afrontar la situación, porque ella debería servir de respaldo y apoyo al Ayuntamiento y a los ministerios Público y de Medioambiente.

Esta es la ciudad justa y creativa que prometió Manuel Jiménez, de donde mucha gente quisiera largarse porque se percata que la situación va de mal en peor.

Videos relacionados

COVID-19 República Dominicana

Confirmados:
277,188
Fallecidos:
3,582
Recuperados:
233,830
Activos:
39,776
Actualizado el: 17 mayo, 2021 - 8:19 AM (-04:00)
Compartir:
Botón volver arriba