Opiniones

Segunda Mayoría

COVID-19 República Dominicana

Confirmados:
140,922
Fallecidos:
2,317
Recuperados:
113,687
Activos:
24,918
Actualizado el: 26 noviembre, 2020 - 11:19 PM (-04:00)

Por: Valentín Medrano Peña

“Tema complejo el de la segunda mayoría. Cualquier tesis tendrá sólidos fundamentos en la realidad actual. ¿Quién representa en el Senado a la segunda mayoría?, ¿Es el PRM primera mayoría por la cantidad de senadores?, ¿Sgda. mayoría se limita al hemiciclo o al universo electoral?”. (Twit).

Al derecho, que precede a la política, le obnubila el interés político. Analizar el derecho desde el derecho mismo pareciera un ejercicio objetivo, cientista, pero desarroparnos de los intereses e ideologías es un ejercicio de verdaderos eruditos, de titanes.

Debo hacer un reconocimiento sincero a la postura del gran abogado, maestro ético y mejor dominicano Enmanuel Esquea Guerrero, a quien todos le reconocen un inmenso amor por todo lo que huela a Peñagomismo, una férrea militancia ayer en un partido compartido con el líder negro del partido blanco, que le llevó a ser Presidente de ese partido y ocupar puestos electivos y administrativos. Para el Dr. Esquea Guerrero la segunda mayoría parece devenir del resultado electoral en el ánfora de votaciones, es decir, de cual partido político resultó sucundariamente más votado por el universo de electores, lo que otorgaría al PLD tal representación.

La postura del Dr. Esquea Guerrero no carece de lógica y hasta consagra niveles de justicias en el sentido de representación en función de la segunda intención más marcada por el pueblo que otorga la representación.

Sin embargo, la otra postura, que en definitiva fue la asumida por la primera mayoría, que tenía a su haber la decisión final al respecto de este asunto, no es para nada descabellada, ya que se basa justamente en el sentido intrínseco del sistema representativo, que no responde a mayorías numéricas sino a mayorías cualificadas que a su vez representan una manifestación regional o focalizada donde las mayorías fluctúan o pueden diferir de la mayoría general o nacional.

Dicho de otra forma, el PRM como partido político fue la fuerza más votada en términos globales a nivel congresual, sin embargo no ganó esa representación en Barahona, San Juan, San Pedro y otras demarcaciones, en las que, la voluntad de la mayoría regional le denegó la potestad de representarles, y visto que, en el sistema electoral dominicano actual, un gran porcentaje de esa intención marcada recae sobre el candidato, por efecto del ejercicio del sufragio preferencial para los diputados y por ejercicio selectivo en caso de las ofertas senatoriales.

De ahí que, el ejemplo al que se acude, de la posibilidad de que la segunda mayoría en el universo de votos pudiera no tener representación congresual, da pie a entender que la Constitución dominicana, cuando habla de un senador o senadora escogido por el Senado que pertenezca al partido o bloque de partidos diferentes al del Presidente del Senado y que ostente la representación de la segunda mayoría, se limite al concierto de representaciones ante el hemiciclo.

El tema es interpretativo, no es pacíficos y la Constitución no ofrece solución, ya que como hemos visto la única confusión, que a la vez es aclarando, vendría dada si la interpretación se enfoca en la expresión “bloque de partidos” que comporta la Constitución, y si ésta se asimila a la de “alianza” a la que se contrae la ley 33-18 sobre Partidos y agrupaciones políticas, lo que daría un matiz diferente a lo analizado y haría levantar la mano de ganador a otro grupo.

Lo cierto es que la discusión mueve a reformas y aclarándos normativos, pues aunque es una realidad poco frecuente simplemente ocurrió.

Compartir:
  • 1
    Share
Botón volver arriba