Palacio Municipal del ASDE
Palacio Municipal del ASDE

Terminan las fiestas… regresa la realidad; el fantasma de la OISOE planea sobre el Palacio Municipal

Por Robert Vargas
Ya terminaron las fiestas por la Navidad, Año Nuevo y Reyes. Ahora… regresemos a la realidad, sobre todo, a una que amenaza afectar a todos los habitantes del municipio Santo Domingo Este.

Ocurre que el Ayuntamiento de este municipio está repleto de facturas por pagar, que en conjunto se aproximan a la nada despreciable cantidad de mil 200 millones pesos, según fuentes extraoficiales, y “más de mil millones de pesos”, según el Contralor Municipal, Pascual Disla.

El problema es que el ASDE no tiene ni un solo centavo para amortizar esas deudas, ni planea tenerlo en el 2018, lo que tiende a hacer pensar que los suplidores y contratistas que tienen  deudas viejas se quedarán “oliendo donde guisan”.

Es un hecho comprobado que el alcalde Alfredo Martínez no incluyó ninguna partida en el presupuesto de ingresos y gastos del ASDE destinado al pago de las deudas.

¿Qué significa esto?

Sencillo, que muchos suplidores y contratistas que confiaron en la buena fe de la Alcaldía ahora están en riesgo de quiebra inminente puesto que invirtieron sus capitales y pierden la esperanza de recuperar lo invertido y lo ganado.

Mientras esto se desarrolla, esos suplidores y contratistas tienen que pagar a sus empleados; a la banca, a la Dirección General de Impuestos Internos; a quienes les fiaron materiales y… en fin, a todos aquellos a quienes les vendieron a ellos a crédito.

Así, las presiones aumentarán sobre estos suplidores y acreedores quienes, a su vez, se verán obligados a reclamar al alcalde Martínez que les pague lo adeudado.

Esas reclamaciones, es casi seguro, tomarán el camino de los tribunales y, eventualmente, con manifestaciones en las mismas narices del alcalde.

Ciudad Oriental ha visto llorar a al menos dos suplidores que se hunden en la ruina y van al Palacio Municipal cargados con viejas facturas sin lograr que nadie les preste atención.

-“A veces me pagan una factura de 500 mil pesos, pero consumen 900 mil pesos y de esa manera han subido las deudas a nueve millones de pesos”, me comentó con lágrimas en los ojos una suplidora que percibe cómo El Cañero la empuja a la ruina.

Situaciones similares ocurren con contratistas que tomaron las obras de infraestructuras ofertadas por la alcaldía.

Estos invirtieron su dinero y otro que tomaron prestado, construyeron y entregaron, pero ahora nadie les paga y tienden a la desesperación.

Así, el fantasma de la OISOE parece que ronda el Palacio Municipal de Santo Domingo Este.

¿Cómo fue posible llegar a esta dramática situación?

Desde el nacimiento del Ayuntamiento Santo Domingo Este, en el año 2002, con Domingo Batista como alcalde; hasta la muerte del ex líder Juan De los Santos, en diciembre de 2015; el ASDE acumuló deudas por unos 639 millones de pesos.

La aplastante mayoría de esta deuda la contrajo De los Santos para construir el Palacio Municipal e implementar el programa de limpieza automatizado “LIMPIA”.

La sucesora de Juancito, Jeannette Medina, en  solo ocho meses habría subido esa deuda a unos 740 millones de pesos, o sea, cien millones más.

Y, Alfredo Martínez, en un año y tres meses, elevó las deudas hasta “más de mil millones”, (fuentes en la alcaldía aseguran que son unos 1200 millones lo adeudado).

O sea, Martínez, en su afán por crear un impacto visual que derivara en una percepción favorable para su joven gestión, comenzó a gastar a manos llenas el dinero de otros y ahora no tiene ni un centavo para pagarlo.

El Cañero hizo trizas la austeridad de Juancito y Batista y se dedicó a gastar más de lo que recibía.

Tan pronto asumió ordenó construir aceras, contenes, parques y cuantas obras se le ocurrieron. (Esto llevó a la gente a decir que “el moreno está trabajando” sin conocer el trasfondo del asunto)

No solo eso, sino que el ASDE pareció que se convertía en una “agencia de viajes” al exterior a cargo de las lastimosas cuentas municipales.

De este río de gastos fuera de control se beneficiaron algunas iglesias, cuyos titulares, en el nombre de Dios, como por arte de magia, comenzaron a ver “bondades extraordinarias” en la Administración y adjuraron de sus anteriores simpatías y discursos. 

Con los fondos del municipio, esas iglesias han mejorado sus infraestructuras y es posible que le faciliten el camino al cielo a algunos dadores alegres de los bienes ajenos.

¿Y ahora?

La cuestión es que ahora el ASDE no está seguro de dónde obtendrá dinero para cumplir con lo presupuestado para el año 2018 (poco más de dos mil millones de pesos), y no es muy seguro que los contratistas y suplidores se aventuren a hacer contratos con un cliente que se revela mala paga y, por tanto, es muy posible que algunos le exijan el pago por adelantado para ejecutar obras o servicios.

Quienes se aventuren a hacer contratos con el ASDE comprometiendo sus finanzas particulares, es posible que transiten el mismo camino de sus antecesores y entren de lleno a la lista de acreedores.

El Cañero aspira tener ingresos de poco más de 300 millones de pesos por el cobro de la basura, lo que se produciría si la Empresa Distribuidora de Electricidad del Este (EDEESTE), hace suya la solicitud del ASDE de incluir en sus facturas por el consumo de electricidad los montos mensuales por el cobro de la basura en las residencias.

Pero, aún así, ni uno solo de esos millones estaría destinado al pago de acreencias.

Por el camino que va el Ayuntamiento, se perfila que padecerá grandes apuros y que, es muy posible que lluevan las demandas en los tribunales.

Sin embargo, y sin importar el panorama que se dibuja en el futuro, algunas mentes en el Palacio Municipal acarician la idea de que El Cañero vaya a por la reelección.

Esta posibilidad no se descarta, pero la única salvación  que parece tener Martínez de evitar que un huracán acabe con su proyecto de alcalde es que su amigo, el presidente Danilo Medina, se meta las manos en los bolsillos y saque dinero a borbotones para ayudarle a salir del atolladero en que voluntariamente y por inexperiencia o mala fe se metió.

¿Y en el futuro?

En caso de que El Cañero no deje su hábito de gastar más de lo que recibe en el ASDE, es posible que quien le sustituya en el año 2020 encuentre un ayuntamiento con sacos llenos de facturas vencidas, con todo lo que esto implica.

Si esta situación se mantiene, entonces podríamos ver en cualquier momento que las calles del municipio se llenan de basura, el Palacio Municipal podría ser escenario de protestas por acreedores y comunitarios, estos últimos reclamando la construcción de obras ganadas en el presupuesto participativo.

Quisieramos creer que para el municipio SDE el 2018 será un año feliz, pero, lamentablemente, no vemos indicios que nos lleven a esa conclusión, sobre todo, porque el síndico parece ser una persona que no escucha, no ve ni entiende muchas cosas.

En las manos de Danilo Medina está la suerte de la actual administración del ASDE y, si le entrega la fortuna que este necesita, no es seguro que le den el destino original.

Vea también

Lo revela el SISMAP: El ASDE retrocede del primer al quinto puesto en el ranking municipal

Por Robert Vargas El Sistema de Monitoreo de la Administración Pública Municipal, (SISMAP), ha revelado …

A vista de drone el lugar donde el gobierno pretende construir una parada de guaguas en el Parque del Este

 Por Robert Vargas El activista social Claudio Caamaño ha publicado en su cuenta de Twitter …

Comentarios: