ASDEDestacadas de CiudadOriental.com

Designarán con el nombre de Profesor Juan María Castillo a la calle Prolongación Ñ, en el barrio Puerto Rico

Por Robert Vargas
El Concejo de Regidores del Ayuntamiento de Santo Domingo Este se apresta a debatir este jueves la designación de la calle Prolongación Ñ, del barrio  Puerto Rico, de Los Mina, con el nombre de calle Profesor Juan María Castillo Rodríguez, quien falleció este año a raíz de padecer complicaciones de la Covid-19.

Se trata de una iniciativa del concejal por la Circunscripción 2 Abel Matos.

En caso de ser aprobada por el plenario, la pieza deberá ser enviada a la Cámara de Diputados para su aprobación definitiva.

¿Quién fue Juan Maria Castillo Rodríguez?

Su amigo Domingo Eduardo de Vargas Santana, se refiere a Juan María Castillo en los siguientes términos:

«Juan María Castillo Rodríguez, quien fuera militar, electricista, profesor, líder comunitario, político, contador, administrador, abogado, notario público, se desempeñó en cada área del quehacer, no vamos a dar detalles de cada una de ellas, pero donde más permaneció fue en el área magisterial: como profesor de la escuela San Antonio, Liceo Fabio Amable Mota, Liceo Nocturno Ramón Emilio Jiménez, de donde fue su director por más de 30 años; y en el área del de derecho, donde ejerciendo en esta profesión, culminó sus últimos días sobre la faz de la tierra.

Fallece Juan María Castillo; es una nueva víctima de la Covid-19

Juan María Castillo Rodríguez, fue una persona a carta cabal: Íntegra, intachable, actuando siempre con firmeza, seriedad, honradez, con ideales patrióticos, emulando a Juan Pablo Duarte y Diez, honrándolo en su accionar, asiduo comunicador de sus ideales y de lo que fue la primera constitución redactada por el patricio. Afirmaba que era posible rescatar los ideales de Juan Pablo Duarte, que hicieron posible la Independencia Nacional y la creación de la República Dominicana.

Se caracterizó por ser una persona humilde, sencilla, atenta, servicial, dispuesto siempre a ir en ayuda del necesitado, muy difícil que diera un NO por respuesta, siempre ofrecía una posibilidad o alternativa. Aunque militó en varios partidos políticos, tanto de izquierda como de centro, y actualmente del partito en el poder, nunca objetó a nadie por su etnia ni militancia política, sino que trataba a todos indistintamente de su favoritismo político o religioso, con empatía, y les servía a todos por igual.

Ayudó a formar y asesoró organizaciones religiosas, movimientos políticos, cooperativas barriales, asociaciones de consumidores, organizaciones comunitarias (Juntas de vecinos) con la única remuneración de sentirse satisfecho de haber sido útil de aportar sus conocimientos a una causa justa.

Encaminó con sus consejos, asesorías y conocimientos a innumerables jóvenes de la comunidad, que, descollando como militares, funcionarios, regidores, diputados, empresarios, entre otros tantos, hoy les son útiles a su país y a la sociedad.

No se inmutaba ante la adversidad, sino que la utilizaba como una experiencia más, hasta que el horizonte se despejaba y le permitía continuar su afán de tratar de mejorar las condiciones de los marginados por la sociedad y el sistema, entendiendo que cada acción, cada movimiento, cada paso que daba no quedaba en el vacío, sino que era una piedra más que le ayudaba a formar la calzada por donde caminarían.

Partió de esta tierra dejando recuerdos y hechos, pero se fue llevando su sed de justicia, entendiéndose que partió a nuevos horizontes donde verá su alma saciada y satisfecha al ver fluir aquella justicia anhelada de las manos del dador de la vida, del creador de todas las cosas».

Compartir:
Botón volver arriba