Destacadas de CiudadOriental.comOpiniones

El Permiso de Circulación Nacional y las aeronaves de matrícula extranjera

Por Atahualpa Ramos Gatón (*)
Si es usted dominicano u extranjero, que tiene para su transporte el uso frecuente de una o más aeronaves considere leer este artículo.

Si es estudiante de Derecho o abogado que inicia el ejercicio, le exhorto a que lea hasta el final ya que este artículo ofrece pinceladas de un derecho del que pocas o ninguna universidad en el país imparte cátedra.

Si por el contrario es un experto jurista con años de experiencia y una amplia cartera de clientes a que atender, entonces “afánese” aún más que los dos grupos anteriores por entender lo que aquí se va exponer.

Con el paso del tiempo un gran número de dominicanos y extranjeros, muchos de ellos empresarios y hasta famosos tienen como medio de transporte, entre puntos muy distantes de la isla, el uso aeronaves.
Si, así es, aeronaves, por lo que no debe de llamarse a sorpresa.

Puede que la aeronave se trate de ala fija o rotativa, el aspecto técnico relativo al tipo de aeronave y a su clasificación poco importa ahora.

El uso de este medio de transporte se debe, por lo regular, a que poseen la propiedad del aparato, tan sencillo como eso, o porque pertenece a la empresa para la cual laboran y su afanada y moderna vida depende del uso de la misma.

Las razones, los porqués del uso pueden ser más de dos. Lo que sí es común es que no se trata de un uso comercial ofrecido o brindado a ellos por una empresa de transporte.

Otro elemento también muy común es que estas aeronaves por lo regular no tienen las siglas HI en su matrícula.
Desde este punto en adelante abra más los ojos ya que viene lo bueno y, como tal, se sirve de a poco.

No tener estas dos letras indica que las misma, la aeronave, es extranjera, para aclarar, no es de nacionalidad dominicana.

Así las cosas sus operaciones sobre nuestro espacio aéreo se encuentran limitadas.

Limitadas en cuanto al tiempo.

Es decir, en el número de días, semanas o meses que podrán hacer operaciones en el espacio aéreo perteneciente a la República Dominicana desde luego.

En muchos casos esta limitante resulta incómoda, molesta y hasta perjudicial económicamente.

Si le incomoda, le molesta o le perjudica sepa que la legislación dominicana ofrece solución de fácil acceso a su problema.

La solución se encuentra descrita en el literal ñ), artículo 26, Sección II, Capítulo II de la ley 491 del 28 de diciembre del 2006.

Y se llama Permiso de Circulación Nacional.

Así de simple, basta con hurgar la referenciada ley para darse cuenta.

La misma le atribuye al Instituto Dominicano de Aviación Civil (IDAC) el poder para autorizar operaciones de aeronaves particulares extranjeras.

Las autorizaciones son para aquellas aeronaves con más de 90 días de estadía ininterrumpidos en el territorio nacional.

Ahí está la solución a su problema de tiempo.

Ahora vayamos al cómo, al acceso a la misma, ya que no es suficiente con que la ley diga que el IDAC tiene la facultad de dar autorizaciones.

Usted debe solicitar dicha autorización.

Y como se hace esto?

Fácil.

Para ello el Instituto Dominicano de Aviación Civil publicó en su portal web la Resolución No. 016/2020.

Fácil, otra vez.

La antes citada resolución contiene una breve lista de requisitos con los que se deberá cumplir para ser titular de un Permisos de Circulación Nacional y con ello poder operar aeronave en el espacio aéreo dominicano por un año.

Puede que, y es altamente recomendable y provechoso a sus fines, necesite de un jurista experto en la materia.

Por otra parte, sepa que la obtención del Permiso de Circulación Nacional es de pleno cumplimiento, lo que quiere decir que satisfecho lo indicado en la Resolución No. 016/2020 , el IDAC deberá dar poso a lo expuesto en la ley.

El Permiso de Circulación Nacional que con tanta facilidad consiguió, puede ser negado y/o revocado, para enterarse de la razón lea Resolución No. 016/2020 hasta el final o siga visitando ciudadoriental.com.

Perdón, pero todo no es color de rosa.

(*) Abogado/Jurista
[email protected]

Compartir:
Botón volver arriba