BarriosDestacadas de CiudadOriental.com

El Poli da la cara ante acusaciones en su contra… y lo hace con un documento demoledor + Vídeo

COVID-19 República Dominicana

Confirmados:
140,922
Fallecidos:
2,317
Recuperados:
113,687
Activos:
24,918
Actualizado el: 26 noviembre, 2020 - 11:34 PM (-04:00)

Por Robert Vargas
Las versiones sobre las “cosas buenas”, deben ser promovidas por los interesados por una razón sencilla: las noticias malas corren solas y llegan más lejos aún. Además, “pequeñas noticias buenas” interesan a pocos. Les cuento por qué les digo esto.

El regidor perremeísta Antonio Infante -El Poli-, que no es ningún santo, ni “un niño de teta”, está bajo un ataque feroz de sectores que le adversan con razón o sin ella.

La historia de El Poli, desde hace unos 20 años, ha sido así. Ha estado implicado en todo tipo de denuncias y noticias, buenas y malas.

De tiempo en tiempo, salen en su contra voces feroces que “acaban con él”, y lo acusan de ser un malvado invasor de tierras, de lo que, muy posiblemente, no estén equivocados.

Recuerdo que hace ya más de una década visité junto a El Poli la parte alta del farallón que el martes fue desalojado por el ASDE y el Ministerio de Medioambiente con el uso masivo de fuerzas policiales, de la Fuerza Aérea y de la Armada.

Desde allá arriba, él me mostro todo el farallón y me explicó que lo consideraba una reserva natural que había que defender.

Pero, no era eso lo que él quería mostrarme, sino otra cosa. Y lo hizo apuntando su dedo índice para que yo viera una extensa pared que protegía un enorme terreno.

“¿Tú ves esa pared y ese terreno allá?”, me preguntó aquel día.

-“Sí”, le respondí.

-“Todo eso fue ocupado ilegalmente por el empresario (fulanito de tal).  De él dicen que es  “un inversionista” porque es un súper millonario, pero la ocupación es ilegal. Mira ahora todas esas casitas donde viven esas gentes pobres, a estos los llaman invasores, pero a aquel no“, me comentó El Poli.

Toda el área era de propiedad estatal ocupada ilegalmente por el rico empresario, que tenía el lugar extenso con mejor ubicación a futuro, y, del otro lado, por miles de gentes pobres llegados desde cualquier lugar del país.

Aquella vez, como ahora, El Poli era odiado por unos y amado por otros.

El martes regresé al mismo farallón y al mismo lugar desde el cual El Poli me mostró aquella realidad que les he comentado.

Para llegar hasta ahí, fue necesario dar un enorme rodeo porque todos los accesos estaban bloqueados por fuerzas militares y policiales que impedía en el paso a todo el mundo, y ni qué decir de los periodistas: no nos querían por allí.

Tras burlar todos los controles, pudimos llegar a un lugar donde era realizado el desalojo del mismo farallón que El Poli me comentó, hace más de diez años, que quería proteger de invasores.

Vista desde arriba, toda esa área no es como era antes del año 2010. Es totalmente diferente. Muchas calles asfaltadas o delineadas, servicio de electricidad, de televisión por cable, viviendas modernas, hermosas y costosas e, incluso, un moderno complejo escolar que lleva el nombre de “Los Palmeros” en honor a “los muchachos” que cayeron en un combate desigual con miles de tropas el 12 de enero de 1972.

Los nombres de la mayoría de las calles del barrio que está a la izquierda los asignó, directamente, El Poli, cuando comenzaron las invasiones a principio del Siglo XX.

Las calles tienen nombres de ciudadanos asesinados durante la tiranía de Trujillo o en el gobierno de los 12 años de Joaquín Balaguer.

Hasta hace pocos meses, la única zona que estaba virgen, con su flora natural y sus cuevas donde abunda el agua cristalina usada por la muchachada para sus escapadas era la que estaba próxima al farallón, hoy en disputa.

La advertencia premonitoria de El Poli

Cuando llegó el momento de la transición del gobierno tras la demoledora victoria electoral de Luis Abinader en las elecciones del cinco de julio pasado, cientos de familias comenzaron a ocupar el farallón.

Ocurrió como si tratara de un acto de magia.  Todo era invadido con celeridad.

En ese momento, y observando a la distancia lo que ocurriría con el farallón, Antonio Infante, se puso en contacto con el Ayuntamiento de Santo Domingo Este, donde él es regidor por el Partido Revolucionario Moderno.

Escribió una carta dirigida al Ministro de Medioambiente, Orlando Jorge Mera; al Alcalde de Santo Domingo Este, Manuel Jiménez y al Director de Medioambiente del ASDE, José Antonio Trinidad.

Eso ocurrió el 20 de agosto de este año.

La carta fue dirigida a esos funcionarios vía el Presidente del Concejo de Regidores del ASDE, Franklin Marte.

En ella le pedía a Jorge Mera, Jiménez y a Trinidad Sena que intervinieran para que acabaran con la ocupación del farallón.

“... Tengo a bien solicitarle la recuperación del farallón que se encuentra en medio de Agua Loca y los Altos del Poli (que) están en estos momentos siendo invadidos por desaprensivos , así aprovechar dichas áreas verdes en construcción de parques y áreas deportivas para la recreación de la comunidad, ya que han dicho la comunidad que no tienen áreas de recreación y deportivas para sus hijos”.

O sea que, El Poli se adelantó por mucho y, con documento escrito, se dirigió a quien él entendía tienen la responsabilidad de cuidar ese recurso natural.

Sin embargo, su solicitud cayó en “saco roto”. Le hicieron poco caso y la invasión continuó hasta el desenlace del martes.

Antes de ese día, el ex diputado de Alianza País, Fidelio Despradel, colgó en Youtube un vídeo en el que acusa a El Poli de ser el presunto promotor de esa invasión al farallón y de, presuntamente, amenazar de muerte a un ciudadano de nombre Ramón Vargas, quien lo señala como el auspiciador de las ocupaciones.

Los vecinos del lugar le dijeron a Ciudad Oriental que Vargas sería un supuesto ocupante de un terreno en el que tiene construida una vivienda de dos niveles.

Ellos, según los vídeos en nuestro poder, dicen que Vargas también tiene su residencia en un lugar, a poca distancia del farallón, que “también fue invadido”.

-Aquí todos somos invasores”, dijo uno de los denunciantes que se queja por el hecho de que “solo son desalojados los pobres que están de este lado de la calle, pero los ricos que están cruzando la calle y arriba del farallón no son tocados”.

Críticas y ataques en los medios y en las redes contra El Poli

Tras la denuncia de Fidelio Despradel y de Ramón Vargas, en los medios de comunicación y en las redes sociales ha sido desplegada una campaña de denuncias contra El Poli a quien, incluso tachan de ser un presunto criminal.

Algunos, simplemente reclaman que sea encarcelado y que tiren las llaves al decir que este regidor es el peor de los peores.

Respuesta de El Poli

Ayer, en instantes en que es sometido a intensas denuncias, El Poli convocó a una rueda de prensa en un establecimiento comercial que posee al lado del Hipódromo V Centenario.

Su convocatoria no fue atendida por muchos medios de prensa. Parece que algunos no consideraban necesario escuchar su versión.

Ciudad Oriental fue hasta allá para escucharle y hacerle algunas preguntas. Queríamos escuchar su verdad.

Y él la dijo. A su manera, con su hablar tosco y sin palabras rebuscadas.

Entre todo lo que dijo, hay un detalle que llamó mucho la atención y es el siguiente:

Según él, la campaña mediática en su contra ha sido iniciada con intensidad desde que él ha llamado la atención en el Ayuntamiento de Santo Domingo Este sobre los planes por el alcalde Manuel Jiménez de llamar a la licitación para la contratación de una compañía de basura que tendría algunos aspectos “llamativos”.

En una de las sesiones recientes del Concejo de Regidores, El Poli provocó que fuera abortada una iniciativa poco clara relacionada con la contratación de una nueva compañía recolectora de desperdicios.

En unas declaraciones anteriores, el polémico regidor había recordado que la Vice Alcaldesa de Santo Domingo Este es dirigente del partido Alianza País, del que también es dirigente Fidelio Despradel.

El Poli ve cierta relación entre sus denuncias en la Sala Capitular y la campaña en su contra “para desacreditarme y evitar que yo siga defendiendo los intereses del municipio”, según dice.

En ciertas áreas del ASDE se comenta que la empresa a la que se pretende adjudicar el multimillonario contrato de recogida de basura en las tres circunscripciones de SDE estaría relacionada con “unos colombianos” y con un funcionario designado por el Presidente Luis Abinader, que antes era del Partido Revolucionario Dominicano y que su especialidad es el negocio de la basura.

O sea, que el asunto no parece ser tan simple como se puede ver desde afuera.

Desde el punto de vista de El Poli, algunos populares creadores de opinión que actúan en su contra podrían haber sido “manipulados” al manejar solo “una parte de la verdad”.

Breve historia política de El Poly, a partir del 2006

El municipio Santo Domingo Este conoció de la existencia de este político a partir del 16 de agosto del año 2006 cuando ganó el puesto de regidor en la boleta del Partido de la Liberación Dominicana.

Entró al ASDE junto con el entonces alcalde Juan De los Santos, contra quien libró duras batallas por diversos motivos, entre estos, el tema de la basura.

El Poli, siendo peledeísta, llegó a convertirse en uno de los más feroces adversarios de Juancito.

Para las elecciones municipales  del año 2010 intentó ser repostulado al cargo de regidor por el PLD y participó en sus elecciones primarias.

La Comisión Electoral del PLD  determinó que los votos que él obtuvo lo relegaban a ocupar un puesto no ganador en la boleta morada.

Sin embargo, El Poli denunció, mostrando pruebas, que no le fueron contados una gran cantidad de mesas electorales.

Fue el momento en el que el PLD bloqueó el ingreso a la boleta como candidatos a diputado de otros líderes locales en SDE y Santo Domingo Norte.

Así, el Poli quedó fuera de la boleta no porque perdió, sino porque no le contaron sus votos como él reclamó con una manifestación a las puertas de la casa nacional de la organización morada, lo que nunca le perdonaron en el PLD.

Para las elecciones del año 2016, hubo un intento de acercamiento entre él y el PRD, pero esto no se concretizó y, rumbo a las elecciones municipales del año 2020, el entonces candidato a alcalde por el PRM “encantó” a El Poli y lo atrajo a su redil.

De hecho, pocos días antes de las elecciones municipales de Marzo, Manuel Jiménez destacó el poder electoral de El Poli y lo defendió a capa y espada.

Aseguró que con sus votos ayudaría al PRM a ganar las elecciones municipales.

Y, en efecto, El Poli fue determinante para a victoria electoral del PRM en la Circunscripción 3.

Ahora, el Ministro de Medioambiente, Orlando Jorge Mera, habla de que al frente de la invasión en los farallones estarían “políticos transfugas” sin mencionar a nadie directamente por su nombre.

Sin embargo, Antonio Infante asegura que él ganó las elecciones con sus seguidores a quienes denomina “polistas”.

¿Quienes son y donde viven los “polistas”?

Se trata de miles de vecinos de los barrios pobres del extremo oriental de Santo Domingo Este. Solo lo siguen los pobres. Los ricos, claro está,  no lo quieren.

El Poli y la Justicia

El regidor. en sus declaraciones de ayer, ha pedido ser investigado y ha retado a que se demuestre en los tribunales que él es un criminal, como lo definen algunos políticos de alto perfil.

Una realidad inocultable

Ahora bien, lo que nadie puede ocultar es que en Los Farallones,  Brisas del Este y otros barrios próximos existen poderosas y criminales bandas que controlan todo lo que allí sucede, incluidas las invasiones de solares y el tráfico de drogas.

Esto las autoridades lo saben perfectamente y conocen a todos los protagonistas, civiles, militares,  policiales y políticos de varios partidos.

Todos están juntos y reburujaos, cada cual con su respectiva área de influencia.

A las autoridades, si es que quieren y dudo que quieran, es a quien le corresponde determinar quién es quién y sus niveles de responsabilidad aportando pruebas en los tribunales.

Compartir:
  • 81
    Shares
Botón volver arriba