Embargo a la discoteca Euphoria
Embargo a la discoteca Euphoria

¿Es el embargo a la discoteca Euphoria una señal del ocaso de Av. Venezuela como “capital de la diversión”?

Por Robert Vargas
En la avenida Venezuela del ensanche Ozama han brotado señales de que esa vía, que llegó a ser considerada la “capital de la diversión”, se encamina hacia el ocaso como tal, si no es que los empresarios que allí han hecho sus inversiones se reinventan en coordinación con las autoridades municipales.

El reciente embargo a la discoteca Euphoria, a la que los acreedores les llevaron hasta las sillas y las mesas, es un hecho contundente que refleja la realidad actual de los negocios de diversión en esa popular vía.

Por igual la quiebra aparente de “La Barrica” y  otros populares establecimientos no dejan mucho espacio para las dudas sobre el descalabro del negocio de la alegría en la que fuera la avenida que parecía tener un imán para atraer a quienes buscan divertirse hasta la madrugada.

El “derrumbe” no inició ahora, sino hace varios años con la quiebra de varias discotecas ubicadas entre la calle José Contreras y la avenida Las Américas.

En el extremo norte de ese tramo se vieron obligados a cerrar sus puertas Latino`s, D`Caballeros, el Súper AA, Makumba y algunos más.

En el extremo Sur, se fueron a la deriva las discotecas Waoo!, Cool Bar, Eclipse y algunas más que estaban levantadas a medio camino.

Algunos empresarios han tenido la visión y la inteligencia de reinventarse, como lo hizo el propietario de la desaparecida House´s Drinks, que le cambió el nombre y el concepto y hasta le hizo una decoración atractiva.

Simultáneamente, en el entorno, han sido construidos nuevos establecimientos comerciales que combinan las bebidas, con la diversión y las comidas.

Otros han buscado su blanco de público entre aquellos que gustan de tomar unos tragos y comer mientras en les lavan sus vehículos.

La comida cobra fuerza en la Venezuela y su entorno

Lo que sí parece tener un empuje bastante fuerte en el entorno de la avenida Venezuela son los establecimientos de comida exquisita con el establecimiento de franquicias, algunas internacionales, que han buscado espacio en Santo Domingo Este.

La ruina se veía llegar

Desde hace mucho tiempo, algunos empresarios que han levantado sus establecimientos a puro sudor, pronosticaban que el negocio de la diversión en la avenida Venezuela se hundiría por una razón simple: una sola persona era el propietario de la mayoría de las discotecas, o al menos eso decían.

-“Cuando ese empresario tenga dificultades económicas, eso tendrá repercusiones en las discotecas”, comentó un empresario mientras que otro, propietario de un establecimiento de diversión también decía lo mismo y se reinventó a tiempo.

Entran las iglesias en escena

Mientras las discotecas tienden a hundirse en la avenida Venezuela, el otro tipo de establecimientos que tiende a afianzarse en esa vía son las iglesias evangélicas, que requieren escasa inversión y tiene un retorno económico impresionante, por lo que algunos lo consideran “un negocio redondo”, tal como sucede en la avenida San Vicente de Paúl, donde una discoteca en quiebra fue transformada en una iglesia impresionante con abundantes donaciones “para la obra del Señor”.

En la avenida Venezuela se estableció hace muchas décadas, cuando nadie imaginaba que esa vía tendría el empuje actual, la iglesia Adventista del 7mo Día, frente al parque Juan Pablo II.

En el lugar donde están instalados nunca hubo discotecas, distinto a lo que sucede con las que ahora se instalan por allí. Dicen que el de Dios, es “un buen negocio“.

Resulta curioso que los nuevos vecinos religiosos de la avenda Venezuela evitan que sus prédicas y cantos ruidosos salgan al exterior con el uso de cristales y paredes  a prueba de ruidos, mientras en los barrios no hay quien los soporte con sus sonidos fuera de control “en el nombre de Dios”, sin importarles que molesten a los vecinos. Dos maneras de actuar muy distinta en lugares distintos.

Golpe doloroso

Durante los últimos meses, la Corporación de Acueductos y Alcantarillados de Santo Domingo, ha golpeado con dureza demoledora al negocio de la diversión la mantener abierta “la panza” de la avenida, para realizar unos trabajos que no parece que tengan fin.

El reto

El reto es simple: los empresarios de la diversión se reinventan, se van a otro lugar o se hunden.

No duden ustedes que, si no se ponen las pilas, en poco tiempo esa vía se llene de tiendas chinas con sus clásicas “traperas”. Cuando llegue la primera, por ahí entran las otras y entonces sí, adios diversión, y establecimientos de comida de categoría.

 

Vea también

Miguel Ángel Rojas Alcántara (a) Tony Pelota y/o El Churro

“Tony Pelota” condenado a 30 años de prisión, ahora por un asesinato en la Venezuela

En el mes de abril de este año, “Tony Pelota” fue condenado a 20 años …

Protesta de vecinos frente a la planta de AES Dominicana en la avenida Venezuela

¿Se hacen realidad los temores de Danilo Mesa con la generadora de AES Dominicana de la Av. Venezuela?

Por Robert Vargas Una protesta protagonizada anoche por decenas de vecinos del barrio Ambar, en …

Comentarios: