Destacadas de CiudadOriental.comOpinionesSin categoría

Los jonrones y la Cámara de Cuentas

Por Valentín Medrano Peña

Aunque no fue sorpresivo en lo absoluto, no deja de ser admirable, el ritmo acompasado en que cantan los comunicadores del gobierno, camuflados en su condición, bien ganada en otras batallas, de imparciales, que los fueron, de comprometidos en su momento con al menos una de las procuras que representaron los mejores intereses de la nación, y hoy cobran por su pasado, crearon famas, claro está que hay excepciones (Jonrón 690 de Albert Pujols), y pueden acostarse a dormir.

Estos comunicadores suelen solo cambiar algunos vocablos pero pronuncian el mismo mensaje. Comienzan muy temprano en la mañana, en radio o televisión, y se van reproduciendo como si participaran en una escuela onírica de pensamiento o como si abrevaran de la misma fuente ideológica o probatoria, así pasan de uno a otro el mensaje que también se escucha en boca de tantas personas e influencers con publicidad estatal, que es imposible que no se trate de una agenda común. Aveces hasta se citan unos u otros como fuente y héroe, se auto exaltan, se ponderan entre sí, constituyendo una especie de secta hermanada por el dinero de la publicidad gubernamental. Lo que no es nuevo, es solo la heredada maquinaria bien aceitada de publicidad negativa y positiva que ahora conducen otros operarios (Jonrón 691 de Albert Pujols).

Esos alineados, que tienen compromisos dispares, es decir que no son constantes en nada, un día abrazan la lucha por el 4% para la educación y al otro justifican la reducción de la partida presupuestal para la educación. Como todo en el país todo es a sigún. (Jonrón 692 de Albert Pujols). Así la democracia para ellos es un asunto de cantidad cuando les conviene y de calidad y no cantidad cuando es de su interés. Somos una nación de mentira.

Las redes sociales y los medios buscaron cualquier razón para minimizar el conflicto interno surgido entre los miembros de la Cámara de Cuentas, y cuando no pudieron aplacarlo y ocultarlo, se idearon el que uno de ellos, el protegido y seleccionado por un poderoso ministro, quien preside el órgano constitucional, es víctima de una trama para hacerlo saltar del puesto porque éste se niega a maquillar auditorías del gobierno anterior que retratan presuntos actos de corrupción. Nada más infeliz, pero admito, muy creativo (Jonrón 693 de Albert Pujols).

En un organismo colegiado, elegido por diputados y senadores de inmensa mayoría gobiernista, si alguna indicación u ordenanza deben tener es maquillar todas esas auditorías para que donde nos hay haya, no al revés. Y sabiendo que el argumento no calaría tan fácilmente debían acompañarlo de descalificaciones de las mismas personas que hace un poco más de un año señalaron como impolutas, imparciales y creíbles. Ufff. (Jonrón por el jardín izquierdo de Pujols, su 694).

El argumento es que, la causa de que tres de cinco miembros, por demás mujeres, acusan de una serie de malas prácticas al presidente del organismo, es porque éste, un ser impoluto y encarnacion de los grandes patriotas, nacido de dioses y criado en celestial hogar, inmaculado y apolítico, aún a pesar de ser hijo también del presiente del PRM en uno de los municipios de la Provincia de Monte Plata, lo que en lo absoluto influyó para su elección, es acosado por estas tres mujeres, que representan la mayoría simple del cuerpo, porque se niega a que se maquillen para bien unas auditorías, y que ello ocurre porque estas ocuparon posiciones secundarias en la administración del gobierno anterior por lo que son fieles a dicho gobierno. Vale establecer que el presidente de la Cámara de Cuentas, el impoluto, también ocupó un puerto secundario en el mismo gobierno señalado, pero que para los fines de los ataques no es importante. (Jonrón 695 de Albert Pujols) Wow qué palo!!!

En democracia y con base en los organismos colegiados, las tres damas, que reiteramos, representan la mayoría en el organismo, no necesitarían del concurso del presidente para aprobar o desaprobar nada, cosa que hace caer en lo absurdo la posición de sus defensores ordenados, ya que el mismo solo podría limitarse a dar un voto disidente o contrario, sin representar sino la minoría que no impediría ninguna acción de esta mayoría decisional que componen las mujeres, por lo que si quisieran maquilar algo poco importa que el Presidente se oponga o no, igual puedan aprobarlo. (Jonrón 696 de Pujols).

Las tres mujeres serán sacrificadas, serán acalladas ó tendrán que alinearse, todo un crimen, ya que este presidente representa los intereses del ejecutivo. Serán objeto de ataques, bochornos, abusos, sindicaciones y golpes bajos desde los medios dominados por la Diccom, poco importará sus condiciones de damas y el trato debido a ellas por esta sola condición. El machismo que se huele en todo el conflicto y la falta de entereza, objetividad y responsabilidad de gobierno y medios pagados harán recrear los males ancestrales de esta institución afectada de una maldición que la ha llevado a ser objeto de un juicio político en el pasado que obligó a su disolución, de un allanamiento prosternador por parte del Ministerio Público y ahora de una insana situación interna de confrontación que no se solucionará con favor a los mejores intereses de la nación sino por el contrario. (Jonrón 697 del gran Albert Pujols).

Los senadores y diputados se perdieron la oportunidad de escoger a Adolfo Salomón como miembro atendiendo a las directrices que le trazaron desde el gobierno, y ahora no quieren que el problema se agrave y les enrostre su terrible error de inventar con una persona sin compromisos e historia.

Al final solo una cosa sale a relucir como cierta y oficialmente aceptado, lo que solo antes se temía y ahora está confirmado, el que era posible maquillar las auditorías de la Cámara de Cuentas. Ya es seguro que puede hacerse, la pregunta es para qué se hará, para salvar o hundir. (Por ahí viene el jonrón 700 de Albert Pujols).

 

Publicado por Julio Benzant

Periodista- Ciudadoriental.com; el primer periódico en Internet de Santo Domingo Este. CONTACTO [email protected]
Compartir:
Botón volver arriba