Destacadas de CiudadOriental.comPolítica

Paliza y Carolina imponen límites a la libertad de expresión de los perremeístas

Por Robert Vargas
En lo que parece ser un intento por controlar a los dirigentes del Partido Revolucionario Moderno en su relación con los medios de comunicación, el Presidente y la Secretaria General de esa organización, José Ignacio Paliza y Carolina Mejía, respectivamente, han emitido un memorandum en el que establecen límites a los dirigentes perremeístas.

-“Por medio del presente memoramdun se les invita a canalizar sus mensajes públicos, notas de prensa, y documentación en general a través de las vías institucionales establecidas”, le dicen Paliza y Mejía a los Secretarios Nacionales, Directores de Departamentos y Frente Sectoriales.

Advierten que “cuando se trate de fijar posición en nombre del partido, favor de recordar que el PRM tiene procedimientos para tales fines, por los que los temas para fijar posición deberán ser llevados ante los organismos correspondientes y refrendados ante la Dirección Ejecutiva para que mantengamos un discurso colectivo unificado como institución”.

Las limitaciones impuestas por los dos altos cargos del PRM se extienden, incluso, a las notas de prensa o cualquie rotro documento público en que sea mencionado el partido.

-“En el caso de las notas de prensa, ruedas de prensa, o documento público mencionando al partido, deberán ser canalizadas a través de la Secretaría Nacional de Comunicaciones, desde donde se le dará el curso institucional  correspondiente”, puntualiza el momoramdun.

Este se produce poco después de que la diputada perremeísta Farides Raful ha puesto al gobierno “contra las cuerdas” al revelar una serie de acciones presuntamente irregulares ejecutadas por la administración del presidente Danilo Medina en sus relaciones con el publicista brasileño Joaa Santana.

La ofensiva de Raful ganó la simpatía de amplios sectores nacionales.

No está claro si la centralización y verticalización pretendida de las relaciones de los perremeístas con los medios de comunicación pudiera estar interesada en contener a Raful y otros que actúen de manera similar.

También pudiera estar orientada a evitar que la opinión pública esté al tanto de las agudas pugnas grupales que estremecen al PRM.

Se trata, sin embargo, de una situación novedosa en el PRM, pero que es similar a la que aplica la Procuraduría General de la República, que prohíbe a los fiscales hablar sobre cualquier tema que esté bajo su responsabilidad.

Esa pretendida centralización de las comunicaciones de los petrremeístas se produce en una etapa histórica en que ya nada puede mantenerse oculto porque las redes sociales lo destapan.

Compartir:
Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar