COVID-19 RD
Confirmados: 122,398 +425 Nuevos Fallecidos: 2,206 +2 Nuevos Recuperados: 100,051 Activos: 20,141 Actualizado el: 21 octubre, 2020 - 7:49 PM (-04:00)
Economía

Discriminación y doble moral de los directivos de la COOPNAMA en SDE

COVID-19 República Dominicana

Confirmados:
122,398
+425 Nuevos
Fallecidos:
2,206
+2 Nuevos
Recuperados:
100,051
Activos:
20,141
Actualizado el: 21 octubre, 2020 - 7:49 PM (-04:00)

Por Robert Vargas
Santo Domingo Este.- Tras aquella puerta de cristal hay un celoso hombre armado con una escopeta calibre 12 en las manos. Los directivos de la Cooperativa Nacional de Servicios Públicos de los Maestros, (COOPNAMA), le asignaron a este contratista de seguridad la “riesgosa misión” de cerrarle el paso a las socias que quieran acceder hasta su tienda si van van vestidas con blusas que no les cubran totalmente los hombros.

Tampoco pueden entrar a las áreas de servicios (tienda y el lugar donde buscan préstamos), si las maestras van vestidas con pantalones cuyos ruedos estén  sobre las rodillas.

Los “pundonorosos” dirigentes de la COOPNAMA también le han dado la orden al guardián de que impida el paso, escopeta en manos, a cualquier varón, sea o no socio, si va vestido con pantalones cortos hasta las rodillas y, peor aún, sI va calzado con sandalias.

Para asegurarse de que su orden sacrosanta y discriminatoria sea cumplida, los dirigentes de la COOPNAMA tienen colgado un cartel a la entrada del establecimiento en el que dicen textualmente que con ese tipo de vestimentas no nadie puede ingresar a las áreas de servicios.

¡Increíble!

Se trata de dirigentes de una cooperativa de maestros que se comportan como fundamentalistas.

Ellos pretenden que los socios y socias vayan vestidos como si fueran ¡Para una iglesia!

El fundamentalismo y la discriminación en la Coopnama queda expresado en este cartel colocado a las puertas de sus establecimientos
El fundamentalismo y la discriminación en la Coopnama queda expresado en este cartel colocado a las puertas de sus establecimientos.

¿Rechazan en cualquier tienda de electrodomésticos de la República Dominicana a una cliente porque lleve una blusa que deje ver sus hombros?

¿Rechazan en cualquier dienta de electrodomésticos de la República Dominicana a una cliente que va vestida con pantalones cortos?

¿Rechazan a un cliente varón porque vaya vestido con pantalones cortos y camiseta sin mangas?

¿En los bancos comerciales rechazan a ese tipo de clientes?

La respuesta es clara y firme: No.

Lo que sucede es que en las altas instancias de la COOPNAMA existe un claro espíritu de discriminación contra sus propios socios pretendiendo ellos presentarse con un puritanismo que no le luce.

Ellos no pueden darse el lujo de atropellar ni violentar la individualidad de las personas.

¿Por qué en todas las tiendas y en los bancos comerciales atienden a todos los clientes por igual sin importar cómo vayan vestidos ni calzados?

Sencillo, porque hacen negocio y a precios mejores que los que oferta la COOPNAMA a sus socios.

Entonces, ¿Cómo es que los directivos de la COOPNAMA se atreven a humillar a sus socios de esa manera?

Simple: porque estos son clientes cautivos que se ven obligados a buscar sus servicios por las facilidades de pago de las deudas contraidas.

La pasada semana Ciudad Oriental fue testigo de una escena en la que empleados de la institución se propusieron diligentes a “prestarle una blusa” a una cliente para que ¡Se cubriera los hombros!

Sin embargo, (agárrense) el mismo guardia de seguridad que no permite a las maestras y maestros ingresar a la tienda y al área de servicio sin van vestidos “de forma inadecuada”, les deja el paso libre a los clientes que van hacia el restaurante que está en el tercer piso.

Es esta una expresión concreta de la doble moral de esos cooperativistas.

¿Cómo se explica que los clientes puedan entrar al restaurante vestidos como les venga en ganas y los socios no puedan ir a su tienda a comprar si se le ven los hombros” o llevan “pantalones cortos”?

La respuesta también es sencilla: los clientes del restaurante no son cautivos. Son empleados o trabajadores del entorno que, si los tratan mal, se van con su dinero a otra parte.

Es perfectamente entendible que en las áreas donde se maneja mucho dinero en efectivo no se admitan personas con gafas oscuras, armas de fuego o gorras, por cuestión de seguridad.

Pero lo otro roza con el fundamentalismo, la irracionalidad y la discriminación.

Observen el cartel que ellos tienen a la puerta del establecimiento y saquen sus conclusiones.

Eso lo pueden hacer porque, lamentablemente, parece que los socios y socias de la COOPNAMA olvidaron los ríos de sangre que ha padecido este país para disfrutar de la libertad que tenemos.

Cuando vi lo que hacen los dirigentes de la COOPNAMA recordé aquellos tiempos en los que las mujeres eran arrestadas si vestían pantalones o a cualquiera que vestía de rojo y negro o verde y negro.

A lo mejor a los dirigentes de la COOPNAMA se les ocurre que las mujeres, para poder ingresar al área de servicio, vayan vestidas con burkas, como hacen en los países regidos por la sharia.

No estaría demás que alguien arme un buen caso con un abogado y entable una demanda judicial contra la COOPNAMA por discriminación y violentar la individualidad de sus socios y socios.

Compartir:
Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar